Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La Oración


4 marzo 2008
Sección: Resumen doctrina

La oración no siempre se facilita, y con frecuencia no sabemos hacerla. Aquí encontrarás tipos de oración, oración vocal, oración meditada, oración contemplativa, el combate en la oración.

Oración y vida cristiana son inseparables porque se trata del mismo amor y de la misma renuncia que procede del amor. “Orad continuamente” (1 Tesalonicenses 5, 17). Orar es siempre posible. Es incluso una necesidad vital.

 

Tipos de Oración

La Iglesia invita a los fieles a una oración regulada: oraciones diarias, Liturgia de las Horas, Eucaristía dominical, fiestas del año litúrgico.

La tradición cristiana contiene tres importantes expresiones de la vida de oración. Las tres tienen en común el recogimiento del corazón:

• Oración vocal

Fundada en la unión del cuerpo con el espíritu en la naturaleza humana, asocia el cuerpo a la oración interior del corazón a ejemplo de Cristo que ora a su Padre y enseña el “Padre Nuestro” a sus discípulos.

• Meditación

Es una búsqueda orante, que hace intervenir al pensamiento, la imaginación, la emoción, el deseo. Tiene por objeto la apropiación creyente de la realidad considerada, que es confrontada con la realidad de nuestra vida.

• Oración contemplativa[2]

La oración contemplativa es la expresión sencilla del misterio de la oración. Es una mirada de fe, fijada en Jesús, una escucha de la Palabra de Dios, un silencioso amor. Realiza la unión con la oración de Cristo en la medida en que nos hace participar de su misterio.

Recordad lo que, de Jesús, nos narran los Evangelios. A veces, pasaba la noche entera ocupado en coloquio íntimo con su Padre. ¡Cómo enamoró a los primeros discípulos la figura de Cristo orante!

San Lucas, con una pincelada, retrata la manera de obrar de los primeros fieles: animados de un mismo espíritu, perseveraban juntos en oración.

El temple del buen cristiano se adquiere, con la gracia, en la forja de la oración. Y este alimento de la plegaria, por ser vida, no se desarrolla en un cauce único. El corazón se desahogará habitualmente con palabras, en esas oraciones vocales que nos ha enseñado el mismo Dios, Padre nuestro, o sus ángeles, Ave María. Otras veces utilizaremos oraciones acrisoladas por el tiempo, en las que se ha vertido la piedad de millones de hermanos en la fe: las de la liturgia —lex orandi—, las que han nacido de la pasión de un corazón enamorado, como tantas antífonas marianas: Sub tuum praesidium…, Memorare…, Salve Regina…

En otras ocasiones nos bastarán dos o tres expresiones, lanzadas al Señor como saeta, iaculata: jaculatorias, que aprendemos en la lectura atenta de la historia de Cristo: Domine, si vis, potes me mundare, Señor, si quieres, puedes curarme; Domine, tu omnia nosti, tu scis quia amo te, Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo; Credo, Domine, sed adiuva incredulitatem meam, creo, Señor, pero ayuda mi incredulidad, fortalece mi fe; Domine, non sum dignus, ¡Señor, no soy digno!; Dominus meus et Deus meus, ¡Señor mío y Dios mío!… U otras frases, breves y afectuosas, que brotan del fervor íntimo del alma, y responden a una circunstancia concreta.

Gracias a esos ratos de meditación, a las oraciones vocales, a las jaculatorias, sabremos convertir nuestra jornada, con naturalidad y sin espectáculo, en una alabanza continua a Dios. Nos mantendremos en su presencia, como los enamorados dirigen continuamente su pensamiento, a la persona que aman, y todas nuestras acciones —aun las más pequeñas— se llenarán de eficacia espiritual.

Por eso, cuando un cristiano se mete por este camino del trato ininterrumpido con el Señor —y es un camino para todos, no una senda para privilegiados—, la vida interior crece, segura y firme; y se afianza en el hombre esa lucha, amable y exigente a la vez, por realizar hasta el fondo la voluntad de Dios.

Orar en los acontecimientos de cada día y de cada instante es uno de los secretos del Reino revelados a los “pequeños”, a los servidores de Cristo, a los pobres de las bienaventuranzas. Es justo y bueno orar para que la venida del Reino de justicia y de paz influya en la marcha de la historia, pero también es importante impregnar de oración las humildes situaciones cotidianas. Todas las formas de oración pueden ser la levadura con la que el Señor compara el Reino (cf. Lucas 13, 20-21).

El Combate de la Oración

La oración supone un esfuerzo y una lucha contra nosotros mismos y contra las astucias del tentador. El combate de la oración es inseparable del “combate espiritual” necesario para actuar habitualmente según el espíritu de Cristo: Se ora como se vive porque se vive como se ora.

• Dificultades principales que encontraremos en el ejercicio de la oración:

— La distracción.

— La sequedad.

El remedio está en la fe, la conversión y la vigilancia del corazón.

• Tentaciones frecuentes que amenazan la oración:

— La falta de fe.

— La acedía que es una forma de depresión o de pereza debida al relajamiento de la ascesis y que lleva al desaliento.

—Debemos también hacer frente a concepciones erróneas, a diversas corrientes de mentalidad, a la experiencia de nuestros fracasos.

A estas tentaciones que ponen en duda la utilidad o la posibilidad misma de la oración conviene responder con humildad, confianza y perseverancia.


[1] Cf. CEC, 720-1724; 2752-2755; 2760;

[2] Cf. FG, 119.

Comentarios
No hay comentarios en “La Oración”
  1. ANTONIO LEDESMA PORRAS Dijo:

    A QUIEN CORRESPONDA:USTEDES ESTAN EN LA CIUDAD DE MEXCIO, TOME EL TAKK¡LLER ORACION Y VIDA EN MONTERREY, VIVO ACTUALMENTE EN LA CD. DE MEXICO

  2. ANTONIO LEDESMA PORRAS Dijo:

    A QUIEN CORRESPONDA:USTEDES ESTAN EN LA CIUDAD DE MEXCIO, TOME EL TAKK¡LLER ORACION Y VIDA EN MONTERREY, VIVO ACTUALMENTE EN LA CD. DE MEXICO

  3. ANTONIO LEDESMA PORRAS Dijo:

    A QUIEN CORRESPONDA:USTEDES ESTAN EN LA CIUDAD DE MEXCIO, TOME EL TAKK¡LLER ORACION Y VIDA EN MONTERREY, VIVO ACTUALMENTE EN LA CD. DE MEXICO




css.php