Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


7. La elevación y la caída

Pbro. Dr. PabloArce Gargollo
13 abril 2008
Sección: Resumen doctrina

Adán y Eva no obedecieron al Señor. Eva se dejó seducir por el demonio, quien le dijo que si comían serían como dioses, sabedores del bien y del mal. Comió, pues, del fruto, y luego se lo presentó a Adán, quien por complacerla también comió (cfr. Gen. 3).

7. LA ELEVACIÓN Y LA CAÍDA DE LAS CRIATURAS ESPIRITUALES

7.1 LA PROVIDENCIA: LA CONSERVACIÓN Y EL GOBIERNO DIVINO DEL MUNDO

7.1.1 Noción de Providencia

Se llama Providencia el cuidado y gobierno que Dios tiene de todas las criaturas, a las que dirige convenientemente a su fin.

Dios tiene Providencia especial del hombre. Su sabiduría le exige que cuide con mayor solicitud de las criaturas más nobles. "Antes se olvidará la madre de su hijo que Dios de nosotros" (Is. 49,15).

7.1.2 Conservación y gobierno de las criaturas

La Providencia abarca dos cosas: la conservación de las criaturas y el gobierno de ellas.

lo. Dios conserva a las criaturas, haciendo que permanezcan en el ser. Como necesitaron de Dios para salir de la nada, así necesitan de El para mantenerse en el ser y no volver a la nada.

El ser contingente recibe el ser en todos los momentos de su existir, y no sólo en el primero; para él el instante que precede no es razón suficiente de su existencia en el instante que sigue; sino que depende en todo momento de quien le dio el ser, de la misma manera que el arroyo depende de la fuente que lo alimenta. En otras palabras, las criaturas no pueden seguir existiendo "por su propio impulso", porque en ese caso serían independientes de Dios, existirían por sí mismas, lo cual es imposible en los seres contingentes.

Con toda verdad, pues, se dice que la conservación es una creación continuada.

2o. Dios gobierna también los seres, dirigiéndoles a los fines para los cuales los creó. En especial dispone todas las cosas para provecho espiritual del hombre: "Todas las cosas contribuyen al bien de los que aman a Dios" dice San Pablo (Rom. 8, 18).

Pero la acción de la Providencia no destruye la libertad; de manera que, desgraciadamente, el hombre puede contrariarla y perderse eternamente.

7.1.3 Existencia de la Providencia

La Escritura nos revela en todas sus páginas su existencia: "Tu Providencia, oh Dios, gobierna el mundo", leemos en la Sabiduría (14, 3); y el Salvador nos dice: "No os acongojéis por hallar qué comer o cómo vestiros. Bien sabe vuestro Padre que de ello necesitáis"" (Mt. 6, 31).

Dios cuida hasta de las cosas más pequeñas, sin que ello desdiga de su grandeza, puesto que todos son obras de sus manos. Ni un cabello cae de nuestra cabeza sin que El lo quiera (cfr. Luc. 21,18).

La existencia de la Providencia es también una verdad de fe definida: "Todo lo que Dios creó, con su Providencia lo gobierna y conserva" (Conc. Vat. I, Dz. 1789).

Dios providente es una consecuencia de su infinitud: nada, en ningún aspecto, escapa a su Ser y a sus perfecciones infinitas; todo lo ve, todo lo conoce, todo lo dispone o lo permite, todo lo orienta a Su Gloria y a nuestra felicidad.

La aceptación y profundización de esta verdad dogmática supondrá en nuestra vida un aumento de fe: todos los acontecimientos, en lo personal y a nuestro alrededor, provienen de la mano amorosa de Dios, que siempre, a veces de modo difícil de comprender, los orienta a nuestro bien.

7.1.4 Cosas que parecen oponérsele

Tres cosas parecen oponerse a la divina Providencia:

lo. El mal físico, sean los sufrimientos, enfermedades, la muerte y demás flaquezas del hombre.

2o. El mal moral, o sea el pecado.

3o. La prosperidad de los malos y sufrimiento de los buenos. Estudiemos este triple aspecto de la cuestión.

a) El mal físico

El mal físico, como la ignorancia, pobreza, enfermedades y la muerte no va contra la divina Providencia:

lo. Porque estos males o son inherentes a nuestra condición imperfecta de criaturas, o una consecuencia y castigo del pecado.

2o. Porque estos males no lo son en realidad, sino sólo en apariencia; pues sufridos con resignación, se convierten en bienes, es decir:

* hacen posible expiar nuestros pecados pasados. En efecto, el sufrimiento cristianamente aceptado, es un medio de expiación.

* con ellos podemos probarle a Dios nuestra fidelidad, reconociendo como Job que de El vienen tanto los sucesos prósperos como los adversos.

* ayudan a acrecentar el mérito y virtud; pues no están estos en servir a Dios cuando todo sale bien, sino cuando la necesidad o el dolor nos visitan.

b) El mal moral

El mal moral, o sea el pecado, no tiene su causa en Dios, sino en el hombre, esto es, en el mal uso que hace de su libertad. Por ello, no se opone a la Providencia de Dios, que es siempre santa. (cfr. Dz. 514, 816).

Expliquemos esta doctrina en sus diversos puntos:

lo. Dios no es el autor del pecado. El autor y responsable del pecado es el hombre, por el abuso de su libertad.

2o. Dios tampoco quiere el pecado, sino que por el contrario lo aborrece supremamente, y lo prohibe y castiga con gran severidad.

3o. Dios únicamente permite el pecado; y esto por muy graves motivos:

a) Por respeto a la libertad del hombre. Dios la respeta tanto, que no impide la libre acción de éste, aunque le disguste infinitamente.

b) Porque quiere que el hombre tenga mérito y derecho a recompensa. Si Dios lo forzara a obedecer, no tendría una cosa ni la otra.

c) Porque Dios es suficientemente sabio para sacar bienes aun del abuso de nuestra libertad.

"Dios no permitiría el mal, dice San Agustín, si de él no pudiera sacar bienes". Ejemplos: La historia de José, la traición de Judas, las persecuciones de la Iglesia. La liturgia entona el Sábado Santo las siguientes palabras, referentes al pecado de Adán: "¡Oh feliz culpa! que nos mereció tan grande y excelente Redentor".

c) El sufrimiento de los buenos y la prosperidad de los malos

La prosperidad de que gozan los malos y los sufrimientos de los buenos tampoco se oponen a la divina Providencia.

Digamos en primer lugar que hay muchas excepciones. Con sobrada frecuencia los buenos prosperan y los malos se ven arruinados. Además la prosperidad de los malos y los reveses de los buenos tienen muchas veces clara explicación natural; a saber, hay personas muy buenas, pero carecen de las dotes naturales necesarias para prosperar en un negocio: inteligencia, previsión, tacto, constancia, etc. Y los malos pueden tener estas dotes en grado muy superior.

Pero aun descontando esto, decimos que la prosperidad de los malos y los sufrimientos de los buenos no van contra la Providencia:

lo. Porque la Justicia Divina no se cumple definitivamente en esta vida sino en la otra. Muchas veces los que gozan aquí irán a sufrir allá. Como nos enseña Cristo en la parábola del rico Epulón (cfr. Lc. 16, 19).

¿Cómo es posible -podría preguntar más de uno- que tantos malos en esta tierra triunfan en su vida personal y parece que lo tienen todo?: honores, riquezas, mando, goces para su baja sensualidad. Y, también: ¿cómo es que tantos gobiernos -la historia habla-, pueden por años y lustros atropellar la libertad de los hombres, de naciones enteras que, violentados y avasallados, tienen que vivir heróicamente su fe?

Una maravillosa respuesta daba un sacerdote santo. Sin ser palabras textuales decía: no hay nadie tan malo en el mundo (aunque nunca le gustó dividir a las personas en buenas y malas), no hay gente de intención tan miserable y ruín, que no haya hecho algo virtuoso en su vida. Dios, es la Bondad, y premia ese bien que han hecho: premia en esta vida, (quizá con bienes, felicidad aparente, etc.) porque después ya no será posible.

2o. Porque el sufrimiento, lejos de ser una señal del abandono de Dios, lo es de su predilección. El bendice con la cruz.

Los Proverbios enseñan que: "Dios castiga a los que ama" (3,12). Y el arcángel San Rafael dijo a Tobías, al devolverle la vista: Porque eras justo, fue necesario que la tribulación te probara" (12,13). Además, Dios retribuye a los malos el bien que hacen con bienes temporales, ya que no podrá premiarlos con los eternos.

7.1.5 Confianza en Dios

El pensamiento de la Providencia debe movernos:

a) confiar en Dios sin vacilar, pidiéndole lo que necesitamos.

b) a recibir con sumisión los males de esta vida; sin rebelarnos contra sus designios.

San Pedro nos escribe: "Humillaos bajo la mano poderosa de Dios, descargando en su amoroso seno todas vuestras solicitudes, pues El tiene cuidado de vosotros" (I Pe. 5, 6).

Recordemos también, que es necesario poner de nuestra parte los med¡os necesarios para conseguir lo que necesitamos. Quedarnos de brazos cruzados y dejarlo todo a la Providencia equivale a tentar a Dios, pues es exigirle milagros sin necesidad. Resulta, pues, verdadero el refrán: "Ayúdate que Dios te ayudará".

Respecto a las realidades terrenas (la política, las ciencias, etc.) Dios las deja a la libre responsabilidad de los hombres, porque gozan de autonomía. "Sin embargo, si por "autonomía de las realidades terrestres", se entiende que las cosas creadas no dependen de Dios y que el hombre las puede utilizar de modo que no las refiera al Creador, no habrá nadie de los que creen en Dios que no se dé cuenta hasta qué punto estas opiniones son falsas. La criatura sin el Creador se esfuma" (Conc. Vaticano II, Const. past. Gaudium et Spes. num. 36). Cfr. Puebla, nn. 216, 276, 279, 436 y 454.

7.2 LA ELEVACIÓN AL ORDEN SOBRENATURAL

El plan providente que Dios realizó con las criaturas espirituales es un plan sorprendente: las elevó a un orden superior al suyo propio, haciéndolos participar de la misma vida divina. Lo hizo llevado por su gran bondad, en virtud de que el ser racional -creado a su imagen y semejanza- es capax Dei: capaz de recibir la vida divina. Veremos con detalle esa elevación sobrenatural del hombre.

7.2.1 Diversos dones concedidos a Adán

Dios enriqueció al hombre con tres clases de dones: los naturales, los preternaturales y los sobrenaturales.

a) Naturales son los debidos a la naturaleza humana.

En sentido absoluto, ningún don es debido al hombre, puesto que no le es debida la existencia. Pero una vez que Dios le da la existencia, debe darle los dones que exige su naturaleza. En este sentido se dicen dones naturales, por ejemplo, la inteligencia, la voluntad, los dones o cualidades corporales, la libertad, etc.

b) Preternaturales son los que están por encima de la naturaleza humana, pero no por encima de otras naturalezas creadas.

Un ejemplo nos explicará esto. El don de la inmortalidad, está por encima de la naturaleza humana, pues todo ser material naturalmente debe morir, pues la materia es de suyo corruptible. Pero no está por encima de la naturaleza angélica, porque los espíritus no tienen germen ninguno de corrupción o muerte.

La inmortalidad, pues, que es un don natural para elángel, es don preternatural para el hombre.

c) Sobrenaturales son los que están por encima de toda naturaleza creada o creable. Son principalmente la gracia y la gloria.

En consecuencia, no sólo por encima de la naturaleza humana, sino también de la angélica. Son dones plenamente divinos, y una participación gratuita de lo que es propio de la Naturaleza de Dios.

7.3 FIN NATURAL Y FIN SOBRENATURAL

7.3.1 Fin natural del hombre

lo. Dios tuvo que señalar un fin al hombre, ya que es propio del ser inteligente proponerse un fin en lo que hace.

2o. El fin del hombre debe estar de acuerdo con su naturaleza; y satisfacer las facultades de su cuerpo y de su espíritu.

El fin natural del hombre consistiría en que su cuerpo poseyera los suficientes bienes corporales, su entendimiento conociera las suficientes verdades, y su voluntad amara y poseyera los suficientes bienes para ser feliz.

3o. El último fin del hombre hubiera sido el dar gloria a Dios mediante el conocimiento imperfecto que tiene de El a través de las criaturas, y el haberlo amado de acuerdo a ese limitado conocimiento.

La felicidad del hombre estaría limitada por su misma capacidad conocer y amar. Para hacerlo capaz de una felicidad mucho mayor, Dios quiso señalarle un fin sobrenatural.

7.3.2 Fin sobrenatural del hombre

El hombre con su sola fuerza no conoce a Dios sino de un modo imperfecto; no es capaz de verlo en su misma Esencia, pues ésta es del todo trascendente a un ser creado.

Pero Dios quiso procurar al hombre un conocimiento mucho más perfecto de Sí: quiso que lo contempláramos cara a cara en el cielo, tal cual es, de modo inmediato, intuitivo y facial, a lo cual se sigue inefable interminable gozo. Y en esto consiste precisamente el fin sobrenatural, en la llamada visión beatífica (Dz. 530, 570, 693, 1647, 1928, etc.).

Este fin sobrenatural, gratuito por parte de Dios, es obligatorio por parte del hombre. No puede renunciar a él, para contentarse con un fin meramente natural, porque la elevación al orden sobrenatural es universal y absoluta.

De modo que a todo hombre se le presenta este dilema o ser inmensa y eternamente feliz, gozando de la visión de Dios en la gloria, o verse para siempre privado de Dios y castigado a eterna desdicha: tertium non datur.

Esta simple consideración nos prueba con cuánto esmero debemos tender a la consecución de nuestro último fin.

7.3.3 El orden sobrenatural

El orden sobrenatural consiste propiamente en dos cosas:

lo. En el fin sobrenatural a que Dios destinó al hombre.

2o. En los medios sobrenaturales que Dios le dio para conseguir este fin, de los cuales el más importante es la gracia santificante que se infunde en los sacramentos.

7.4 ELEVACIÓN DEL HOMBRE AL ORDEN SOBRENATURAL

7.4.1 Noción

Dios elevó desde un principio a nuestros primeros padres y a todos los hombres al orden sobrenatural (cfr. Conc. Vaticano I, Const. dogm. Dei Filius, c.2). Esto es:

a) Le señaló como último fin su eterna posesión en el cielo, por la visión beatifica.

b) Para poder llegar a este fin les concedió medios sobrenaturales a propósito, de los cuales el principal es la gracia.

El estado en que Dios creó a nuestros primeros padres recibe dos denominaciones:

a) Estado de inocencia, porque ellos no fueron formados en el pecado, mientras que todos sus descendientes sí nacen en el pecado.

b) Estado de justicia original. Con estas palabras se comprenden los diversos dones sobre. naturales y preternaturales con que Dios los enriqueció.

7.4.2 Dones sobrenaturales. La gracia. Filiación divina

Los dones sobrenaturales son principalmente la gracia, las virtudes teologales y los dones del Espíritu Santo.Baste por ahora, dar una noción somera de lo que es la gracia, pues un estudio más completo de esta realidad sobrenatural y de los medios por los que nos llega -los sacramentos- se estudia en la Teología Sacramentaria.

La gracia santificante es una participación de la Naturaleza divina, que nos hace hijosadoptivos de Dios y herederos de la gloria.

lo. Es una participación de la naturaleza divina (cfr. 2a. Epístola de San Pedro 1, 4,). Como dijimos, los dones sobrenaturales, y entre ellos la gracia, son divinos en sentido estricto, esto es, propios de Dios.

2o. Que nos hace hijos de Dios. Por naturaleza somos tan sólo criaturas, siervos de Dios. La gracia, por sobre la naturaleza, nos hace sus hijos.

Dos diferencias principales hay entre el hijo y el siervo:

a) El hijo participa de la naturaleza de sus padres, de quienes recibió la existencia; el siervo es un extraño en la familia.

b) El hijo tiene derecho a la herencia de sus padres; el siervo no.

La gracia nos hace hijos de Dios no por naturaleza, sino por adopción. A veces en una casa recogen un niño huérfano, lo educan con esmero, llegan a adoptarlo por hijo, le dan el apellido familiar y una participación en la herencia. Algo así hace Dios con nosotros, participándonos algo de su Naturaleza, y dándonos derecho a su heredad. Sólo Jesucristo es Hijo de Dios por naturaleza.

3o. La gracia no es una participación sustancial de la naturaleza divina, sino una participación accidental; pues la misma substancia divina es incomunicable.

7.4.3 Dones preternaturales

Dios adornó a nuestros primeros padres con cuatro dones preternaturales muy excelentes. Dos se refieren al alma, la ciencia y la integridad; y dos al cuerpo: la inmunidad y la inmortalidad.

a) La ciencia consiste en que poseyeron sin estudio gran número de elevados conocimientos, en especial religiosos y morales que por referirse a Dios son más sapiencíales.

b) La integridad, en el orden perfecto de toda su naturaleza. Las pasiones estaban perfectamente sometidas a la razón, y ésta por entero a Dios. Por ello, era imposible un pecado pasional, pues para ello tenía antes que darse la ruptura de la razón con Dios. Por ello, nuestros primeros padres en estado de inocencia no podían pecar venialmente.

c) La inmunidad, en que no estaban sometidos al dolor. La misma ley del trabajo era para ellos suave y deleitosa.

d) La inmortalidad, en que no debían morir; sino que después de algún tiempo deberían ser trasladados al cielo sin pasar por la muerte.

7.4.4 Dones permanentes y transmisibles

Estos dones, tanto los sobrenaturales, como los preternaturales, tenían dos propiedades: eran permanentes y transmisibles.

lo. Eran permanentes. Esto es, Dios se los concedió a nuestros primeros padres, no por algún tiempo, sino de modo permanente, mientras no se hicieran indignos de ellos por el pecado.

2o. Eran transmisibles. Esto es, Adán los transmitirla por naturaleza a todos sus hijos. De manera que si Adán no hubiera pecado, todos los hombres nacerian en estado de gracia, con derecho al cielo, y adornados de los dones preternaturales.

7.5 LA CAÍDA DEL ESTADO DE JUSTICIA POR EL PECADO

"Sin embargo, el hombre constituido por Dios en estado de inocencia, ya en el comienzo de la historia abusó de su libertad, inducido por el Maligno, alzándose contra Dios y pretendiendo alcanzar su fin fuera de Dios (. . .). Lo que nos enseña la Revelación divina coincide con la misma experiencia. Pues el hombre al observar su corazón hecha de ver que también está inclinado hacia el mal y sumergido en una multitud de maldades que no pueden venir de su Creador, que es bueno". (Conc. Vaticano II, Const. past. Gaudium et Spes, num. 13; cfr. Conc. de Trento, Decreto sobre el pecado original, Dz. 782-792. Vid. Puebla, nn. 281, 328 y 330).

7.5.1 El precepto y la desobediencia

Dios colocó a nuestros primeros padres en un delicioso jardín, llamado el paraíso terrenal, donde gozaban de tranquila felicidad (cfr. Gen. 1, 26). Los elevó, además, a un orden sobrenatural con el cual eran capaces de lograr el fin sobrenatural de la visión beatifica. Sin embargo, por ser infinitamente justo, dispuso que ese fin lo obtuvieran por méritos propios, de acuerdo a la naturaleza libre de su ser.

Para ello, les impuso un precepto, a saber, el no comer de una fruta que se encontraba en medio del paraíso, amenazándolos de muerte si desobedecían (cfr. Gen. 2, 17).

Adán y Eva no obedecieron al Señor. Eva se dejó seducir por el demonio, quien le dijo que si comían serían como dioses, sabedores del bien y del mal. Comió, pues, del fruto, y luego se lo presentó a Adán, quien por complacerla también comió (cfr. Gen. 3).

7.5.2 El pecado

El pecado de nuestros primeros padres no fue un simple pecado de gula, sino un gravísimo pecado de soberbia, al pretender ser iguales al Altísimo.

En virtud del don de integridad, el pecado no podía ser de pasión -rebelándose éstas al dictado de la razón-, pues le estaban perfectamente sujetas. Tenía que venir la ruptura por la rebeldía de la razón, no sujetándose ésta al designio divino.

Además, hizo más grave su pecado la circunstancia de que el mandato era fácil de guardar, y de que ellos no tenían ni ignorancia que cegara su mente, ni concupiscencia que los arrastrara al mal.

7.5.3 El castigo

Nuestros primeros padres, no solamente fueron arrojados del paraíso en castigo de su pecado, sino que:

lo. Fueron privados de los dones sobrenaturales, a saber: de la gracia y del derecho a la gloria; y quedaron esclavos del demonio y condenados a eterna perdición, si Dios no los perdonaba.

2o. Fueron privados de los dones preternaturales, y así:

a) En vez de la ciencia se vieron sometidos a la ignorancia.

b) En vez de la integridad, sintieron el desorden en su naturaleza; a saber, la concupiscencia, o rebelión de la carne contra el espíritu, y la inclinación al mal por parte de la voluntad.

c) En vez de la inmunidad se vieron sometidos a toda clase de privaciones y sufrimientos.

d) Y en vez de la inmortalidad, se vieron castigados con la muerte.

7.6 EL PECADO ORIGINAL

7.6.1 Su naturaleza

El pecado de Adán no es exclusivo de él, sino que se transmite a todos los hombres. Se llama pecado original porque nos viene a consecuencia de nuestro origen.

Este pecado nos viene a consecuencia de nuestros origen, porque Adán era cabeza y fuente de todo el humano linaje. Adán, pues, con su pecado hizo que la naturaleza humana se rebelara contra Dios; y por eso, al nacer, recibimos la naturaleza humana privada de la gracia y del derecho al cielo.

"Creemos que todos pecaron en Adán pues, esta naturaleza humana caída de esta manera, destituida del don de gracia de que antes estaba adornada, herida en sus mismas fuerzas naturales y sometida al imperio de la muerte, es dada a todos los hombres; por tanto, en este sentido, todo hombre nace en pecado. Mantenemos, pues, siguiendo al Concilio de Trento, que el pecado original se transmite, juntamente con la naturaleza humana, "no por propagación ni por imitación", y que se halla como propio de cada uno" (Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios, n. 16).

7.6.2 Verdadero pecado, pero no es pecado personal en nosotros

El pecado original es verdadero pecado, pero no es en nosotros pecado personal.

lo. Es verdadero pecado. Porque nos despoja de la gracia y del derecho al cielo. Por su causa nacemos "hijos de la ira", como nos dice San Pablo; esto es, privados de la justicia original (cfr. Ef 2, 3).

Para comprender mejor esta noción conviene tener presente la diferencia entre el acto de pecado y el estado de pecado. Pongamos por ejemplo un robo grave. El acto de pecado, o sea la misma acción de robar, pasa. El estado de pecado, o sea la privación de la gracia que el pecado produjo en nuestra alma, perdura hasta que el pecado se nos perdone.

Pues bien, tratándose del pecado original cabe la misma distinción. El acto fue cometido por Adán y pasó. Las consecuencias de ese acto, o sea la privación de la gracia y del derecho al cielo, perduran y afectan a todos sus descendientes.

2o. Pero no es en nosotros pecado personal. Este pecado evidentemente es distinto en Adán y en nosotros.

a) En Adán fue pecado personal, cometido por un acto de su voluntad.

b) En nosotros no es cometido por un acto de nuestra voluntad, sino que nos viene sin quererlo, a consecuencia de nuestro origen.

Por lo mismo que no hay acto ninguno de nuestra parte en él, no hay tampoco nada positivo. En nosotros el pecado original es una simple privación, a saber, la privación de la gracia con que hubiéramos nacido si no viniéramos al mundo manchados con él.

7.6.3 Sus efectos

Por el pecado original, el hombre:

a) Nace despojado de los dones sobrenaturales, de la gracia y del derecho al cielo.

b) Se ve privado de los dones preternaturales y sometido a la ignorancia, la concupiscencia, los sufrimientos y la muerte.

c) Por último, su misma naturaleza quedó debilitada.

Así dice el Concilio de Trento: "Todo Adán por el pecado pasó a peor estado en el cuerpo y en el alma "

Una de las más desagradables consecuencias del pecado original es la inclinación al mal y la concupiscencia. lo.

1o. El pecado disminuyó en el hombre la inclinación al bien. La inclinación a la virtud es natural al hombre, porque obrar conforme a la virtud, es obrar conforme a la razón; pero, después del pecado, tender a la virtud resulta difícil y costoso.

Sin embargo, es falsa la doctrina protestante según la cual la naturaleza humana quedó a tal grado corrompida, luego del pecado original, que ya es incapaz de obrar el bien. La fe católica indica que quedó herida, enferma, pero no corrompida.

2o. La concupiscencia -o inclinación al pecado – de suyo no es pecado. El Concilio de Trento condenó el error de Lutero, que confundía a la concupiscencia con el pecado original; y así el bautismo nos borra este pecado y nos deja la concupiscencia. Pero si es una de nuestras mayores mortificaciones y la raíz de mayor número de pecados. Preocupado por esa inclinación al mal exclamaba San Pablo "¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" (Rom. 7, 24).

a) No supone injusticia por parte de Dios

Dios no fue injusto en castigar a todos los hombres por el pecado de uno solo; en efecto:

lo. Si se trata de los dones sobrenaturales y preternaturales.

a) No eran dones debidos a la naturaleza del hombre, sino sobreañadidos por pura bondad.

b) Y Dios era libre de concedérselos bajo una condición. Y no cumplida ésta, pudo quitárselos sin injusticia.

Ejemplo: Un maestro ofrece a sus alumnos un paseo si determinados discípulos se portan bien. Si ellos se portan mal, puede el maestro sin injusticia privar a todos del paseo.

c) En fin, el pecado original puede privar de la felicidad del cielo; pero por el puro pecado original nadie se condena.

Si se trata de niños que mueren sin bautismo, su destino es el limbo. Si de adultos, nadie se condena sin haber cometido una transgresión grave y voluntaria de la ley de Dios.

2o. Si se trata del debilitamiento que el pecado dejó en la naturaleza, tampoco obró Dios con injusticia, porque nos brindó medios muy propios para fortificarnos, y vencer la tendencia al mal.

Dios la remedia dándonos la gracia de que el pecado nos privó.

La gracia nos ayuda eficazmente en el vencimiento del mal y la práctica del bien.

b) Dogma y misterio

El pecado original es dogma de fe, definido por el Concilio de Trento, y expresado claramente en la Escritura.

Así dice San Pablo: "Como el pecado entró en el mundo por un solo hombre, y la muerte por el pecado, así la muerte ha pasado a todos los hombres, habiendo pecado todos en uno solo" (Rom. 5, 12). Consta, pues, que tanto el pecado como la muerte son efecto del pecado de uno solo.

Mas el pecado original también es un misterio. Hay en él cosas que no podemos comprender, aunque tampoco enseña nada que contradiga de lleno la razón.

Por ejemplo, de Adán no recibimos sino el cuerpo; ¿Cómo es posible que se nos transmita el pecado, que reside en el alma? Contestan los autores que tal cosa no es imposible, como lo vemos en la ley de la herencia, pues con frecuencia los hijos heredan no sólo las cualidades físicas, sino también las intelectuales y morales de sus padres. Hay esta otra explicación, más fundamental: en razón del pecado de Adán, Dios crea para cada uno de sus descendientes el alma sin adornarla de la justicia original.

Por otra parte, el dogma del pecado original ayuda mucho a explicar la debilidad y malas inclinaciones del hombre, que de otra suerte quedan sin explicación satisfactoria.

7.6.4 Excepción al pecado original

Todos los hombres contraen el pecado original, con excepción de Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen María.

lo. Cristo no incurrió en él por derecho de naturaleza, ya que por su concepción milagrosa no estaba sometido a la triste herencia de Adán.

2o. La Virgen María tampoco lo contrajo, aunque ya no por derecho, sino por especial privilegio de Dios, que se llama su Inmaculada Concepción.

La Inmaculada Concepción de María consiste en que María por especial privilegio de Dios, y en previsión de los méritos de Cristo, desde el primer instante de su ser se vio adornada con la gracia. Se dice:

a) Por especial privilegio, porque María, como descendiente de Adán, hubiera debido contraer el pecado original; y, si no lo contrajo, fue por especial gracia o privilegio de Dios.

b) En previsión de los méritos de Cristo, porque María necesitó ser redimida, como los demás hijos de Adán. Sólo que en ella la redención fue más admirable: a nosotros nos levanta después de caídos en el pecado; a María no le permitió caer.

c) Desde el primer instante de su ser se vio adornada con la gracia, es decir, desde que su alma se juntó con su cuerpo, estuvo aquélla revestida de la gracia santificante.

7.7 LA PROMESA DEL REDENTOR

Los hombres, después del pecado de Adán, ya no podrían salvarse al no usar Dios de especial misericordia con ellos.

Pero Dios tuvo compasión del hombre caído, e inmediatamente después del pecado le prometió un Redentor.

Su oficio principal debla ser el de mediador entre Dios y los hombres, para levantar al hombre caldo y acercarlo de nuevo a Dios.

A nuestros primeros padres en el paraíso ya les dio la esperanza de un Salvador. Y a Abrahárn le hizo la siguiente promesa: En un descendiente tuyo serán benditas todas las naciones de la tierra (Gen. 22, 18).

En los mismos términos renovó la promesa de Isaac y luego a Jacob: "Serán benditas en ti y en el que nacerá de ti todas las tribus de la tierra". A Judá, hijo de Jacob le prometió: "El cetro no será quitado de Judá… hasta que venga el que ha de ser enviado, y éste será la esperanza de las naciones". Y a David le anunció también que de su descendencia nacería el Mesías (cfr. Gen 26, 4-28, 14-49,10).

Comentarios
No hay comentarios en “7. La elevación y la caída”
  1. Yonairo Dijo:

    Pecado original Originante: sería la transgresión que en los albores de la humanidad habrían cometido nuestros protoparentes considerados como pareja o genéricamente, según parece apuntar la voz hebrea ADAMAH que significa tierra, aludiendo al género humano y por extensión a sus primeros representantes.

  2. jesus adame martinez Dijo:

    Efectivamente todos contraemos el pecado original excepto Nuestro Señor Jesucristo y la Viregen María




Our prices are compared canadian pharmacies price comparison from our prescription service.