Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El crecimiento del reino de Dios según las parábolas


17 junio 2008
Sección: Reino de Dios

No es posible comprender el origen de la Iglesia sin tener en cuenta todo lo que Jesús predicó y realizó (Cfr. Hech 1, 1)

1. Como dijimos en la catequesis anterior, no es posible comprender el origen de la Iglesia sin tener en cuenta todo lo que Jesús predicó y realizó (Cfr. Hech 1, 1). Precisamente de este tema habló a sus discípulos, y nos ha dejado su enseñanza fundamental en las parábolas del reino de Dios. Entre éstas, revisten importancia particular las que enuncian y nos permiten descubrir el carácter de desarrollo histórico y espiritual que es propio de la Iglesia según el proyecto de su mismo Fundador.

 

2. Jesús dice: "El reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que Él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega" (Mc 4, 26.29). Por tanto, el reino de Dios crece aquí en la tierra, en la historia de la humanidad, en virtud de una siembra inicial, es decir, de una fundación que viene de Dios, y de uno obrar misterioso de Dios mismo, que la Iglesia sigue cultivando a lo largo de los siglos. En la acción de Dios en relación con el Reino también está presente la "hoz" del sacrificio: el desarrollo del Reino no se realiza sin sufrimiento. Éste es el sentido de la parábola que narra el evangelio de San Marcos.

 

3. Volvemos a encontrar el mismo concepto también en otras parábolas, especialmente en las que están agrupadas en el texto de Mateo (13, 3.50).

 

"El reino de los cielos, leemos en este evangelio, es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas" (Mt 13, 31)32). Se trata del crecimiento del Reino en sentido "extensivo"

 

Por el contrario, otra parábola muestra su crecimiento en sentido "intensivo" o cualitativo, comparándolo a la "levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo" (Mt 13, 33).

 

4. En la parábola del sembrador y la semilla, el crecimiento del reino de Dios se presenta ciertamente como fruto de la acción del sembrador; pero la siembra produce fruto en relación con el terreno y con las condiciones climáticas: "una ciento, otra sesenta, otra treinta" (Mt 13, 8). El terreno representa la disponibilidad interior de los hombres. Por consiguiente, a juicio de Jesús, también el hombre condiciona el crecimiento del reino de Dios. La voluntad libre del hombre es responsable de este crecimiento. Por eso Jesús recomienda que todos oren: "Venga tu Reino" (Cfr. Mt 6, 10; Lc 11, 2). Es una de las primeras peticiones del Pater noster.

 

5. Una de las parábolas que narra Jesús acerca del crecimiento del reino de Dios en la tierra, nos permite descubrir con mucho realismo el carácter de lucha que entraña el Reino a causa de la presencia y la acción de un "enemigo" que "siembra cizaña (gramínea) en medio del grano". Dice Jesús que cuando "brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña". Los siervos del amo del campo querían arrancarla, pero éste no se lo permite, "no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero" (Mt 13, 24.30). Esta parábola explica la coexistencia y, con frecuencia, el entrelazamiento del bien y del mal en el mundo, en nuestra vida y en la misma historia de la Iglesia. Jesús nos enseña a ver las cosas con realismo cristiano y a afrontar cada problema con claridad de principios, pero también con prudencia y paciencia. Esto supone una visión transcendente de la historia, en la que se sabe que todo pertenece a Dios y que todo resultado final es obra de su Providencia. Como quiera que sea, no se nos oculta aquí el destino final .de dimensión escatológica de los buenos y los malos; está simbolizado por la recogida del grano en el granero y la quema de la cizaña.

 

6. Jesús mismo da la explicación de la parábola del sembrador a petición de sus discípulos (Cfr. Mt 13, 36)43). En sus palabras se transparenta la dimensión temporal y escatológica del reino de Dios.

 

Dice a los suyos: "A vosotros se os ha dado el misterio del reino de Dios" (Mc 4, 11). Los instruye acerca de este misterio y, al mismo tiempo, con su palabra y su obra "prepara un Reino para ellos, así como el Padre lo preparó para él [el Hijo]" (Cfr. Lc 22, 29). Esta preparación se lleva a cabo incluso después de su resurrección. En efecto, leemos en los Hechos de los Apóstoles que "se les apareció durante cuarenta días y les hablaba acerca de lo referente al reino de Dios" (Cfr. Hech 1, 3) hasta el día en que "fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios" (Mc 16,19). Eran las últimas instrucciones y disposiciones para los Apóstoles sobre lo que debían hacer después de la Ascensión y Pentecostés, a fin de que comenzara concretamente el reino de Dios en los orígenes de la Iglesia.

 

7. También las palabras dirigidas a Pedro en Cesarea de Filipo se inscriben en el ámbito de la predicación sobre el Reino. En efecto, le dice: "A ti te daré las llaves del reino de los cielos" (Mt 16, 19), inmediatamente después de haberlo llamado piedra, sobre la que edificará su Iglesia, que será invencible para las "puertas del Hades" (Cfr. Mt 16, 18). Es una promesa que en ese momento se formula con el verbo en futuro, "edificaré", porque la fundación definitiva del reino de Dios en este mundo todavía tenia que realizarse a través del sacrificio de la cruz y la victoria de la resurrección. Después de este hecho, Pedro y los demás Apóstoles tendrán viva conciencia de su vocación a "anunciar las alabanzas de Aquel que les ha llamado de las tinieblas a su luz admirable" (Cfr. 1 Pe 2, 9). Al mismo tiempo, todos tendrán también conciencia de la verdad que brota de la parábola del sembrador, es decir, que "mi el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer", como escribió san Pablo (1 Cor 3, 7).

 

8.. El autor del Apocalipsis da voz a esta misma conciencia del Reino cuando afirma en el canto al Cordero: "Porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación, y has hecho de ellos para nuestro Dios un reino de sacerdotes" (Ap 5, 9.10). El apóstol Pedro precisa que fueron hechos tales "para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios por mediación de Jesucristo" (Cfr. 1 Pe 2, 5). Todas éstas son expresiones de la verdad aprendida de Jesús quien, en las parábolas del sembrador y la semilla, del grano bueno y la cizaña, y del grano de mostaza que se siembra y luego se con vierte en un árbol, hablaba de un reino de Dios que, bajo la acción del Espíritu, crece en las almas gracias a la fuerza vital que deriva de su muerte y su resurrección; un Reino que crecerá hasta el tiempo que Dios mismo previó.

 

9. "Luego, el fin (anuncia san Pablo) cuando [Cristo] entregue a Dios Padre el Reino, después de haber destruido todo Principado, Dominación y Potestad" (1 Cor 15, 24). En realidad, "cuando hayan sido sometidas a él todas las cosas, entonces también el Hijo se someterá a aquel que ha sometido a él todas las cosas osas, para que Dios sea todo en todo" (1 Cor 15, 28).

 

Desde el principio hasta el fin, la existencia de la Iglesia se inscribe en la admirable perspectiva escatológica del reino de Dios, y su historia se despliega desde el primero hasta el último día.
Comentarios
7 Comentarios en “El crecimiento del reino de Dios según las parábolas”
  1. roberto rene Dijo:

    gracias a Dios que encontre esta pagina buscando y buscando como mdice su presentacion, es muy necesaria la informacion en no solo para la juventud, sino para todo catolico. gracias

  2. roberto rene Dijo:

    gracias a Dios que encontre esta pagina buscando y buscando como mdice su presentacion, es muy necesaria la informacion en no solo para la juventud, sino para todo catolico. gracias

  3. roberto rene Dijo:

    gracias a Dios que encontre esta pagina buscando y buscando como mdice su presentacion, es muy necesaria la informacion en no solo para la juventud, sino para todo catolico. gracias

  4. mary Dijo:

    me parece correcto que saquen informacion asi puesto que es muy importante para la vida

  5. mary Dijo:

    me parece correcto que saquen informacion asi puesto que es muy importante para la vida

  6. mary Dijo:

    me parece correcto que saquen informacion asi puesto que es muy importante para la vida

  7. Carmen Navedo Velazquez Dijo:

    un mensaje para reflexionar




css.php