Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document

Untitled Document

La vida difícil la hacemos nosotros


5 noviembre 2018
Sección: Reflexiones de valor

Lavidadificillahacemosnostros.encuentra.com.intDa a los demás lo que quieras recibir de los demás.

Cuando se busca la felicidad, sin tener paz con Dios, con uno mismo y con los demás, nunca lograremos ser felices.

Si se vive lleno de rencor, envidia, egoísmo, soberbia y resentimientos, así no se encontrará la paz. Para vivir en paz hay que desterrar todo lo negativo. Cuando dejemos de buscar la felicidad sólo para nosotros mismos sin importar los demás, entonces encontraremos la felicidad a través de los demás. No vivas para ser feliz…vive para hacer felices.

Debemos disfrutar el amanecer, la lluvia, los días soleados…la salud y la vida. Pero cuando la gente vive de manera negativa, atropellada y violentamente,  no se podrá apreciar, vivir y gozar todo lo positiva que tenemos en derredor

Existen muchas personas con incontables riquezas materiales (dinero, placer y poder), lujos, comodidades, etc. Y no son felices porque no viven en paz.

La paz es el fruto del perdón. Hay que buscar el perdón de Dios; hay que perdonarse así mismo, y hay que perdonar a los demás. Nadie tendrá nunca la autoridad de juzgar y condenar a nadie, solo Dios.

Muchas personas tienen la cuarta parte de lo que tú y yo poseemos y viven en paz…esto no quiere decir que sean conformistas…más bien son realistas, responsables y maduros.

¿Cuántas personas desaprovechan el tiempo y su vida, buscando y desgastándose de manera obsesiva por escalar puestos importantes para lograr el poder…y no viven en paz, sino llenos de remordimientos y amargura porque hay personas que tiene más que ellos? Y olvidan que: Nada trajimos y nada nos llevaremos de este mundo más que las buenas o malas acciones y sentimientos.

¿Cuántos pasan la vida buscando y luchando por alcanzar algo que está fuera de su alcance, y llegan a la vejez, insatisfechos, frustrados y amargados?

El remordimiento, el arrepentimiento de no haber hecho lo que se tenía que hacer en su momento provoca dolor, al grado de no perdonarse así mismo, y por consecuencia vendrá la amargura y el vacío existencial.

El remordimiento, el sentimiento de culpa, traerá inquietud e intranquilidad, y pesar en la conciencia por una omisión pasada que ya no se puede resarcir. El resentimiento, el arrepentimiento y el remordimiento te hacen daño a ti mismo.

Es el momento de reconciliarte, lograr para sí mismo el estado de tranquilidad y de paz interior, con Dios y con los que te rodean.

Y cuando tú decidas vivir en paz, entonces gozarás y vivirás de todas las bendiciones, encontrarás sentido a tu vida…y disfrutarás de la vista, del oído, del tacto, del gusto y del olfato. Y entonces se alejarán de ti, la depresión, la angustia y la infelicidad.

No esperes cambiar a los demás…el cambio comienza de tu interior (de tu corazón) hacia fuera.

Cuando nos encerramos en nosotros mismos y culpamos a los demás de nuestra infelicidad y falta de paz, cuando nos volvemos negativos la vida que es parte de nosotros, se cierra con nosotros y todo se vuelve negativo, oscuro y difícil. Todo se vuelca contra nosotros.

La humildad es el reflejo de la grandeza de corazón y la riqueza de tus sentimientos… (autor anónimo)

Por Francisco Mario Morales
Fuente: Catholic.net

Comentarios
No hay comentarios en “La vida difícil la hacemos nosotros”


Untitled Document
 

css.php