Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El origen de la vida. Asombro y misterio

Gerardo Vidal Guzmán
4 abril 2008
Sección: Reflexiones

“Para los que creen en Dios la vida es un misterio lleno de bondad y de belleza, que exige respeto, cuidado, contemplación, asombro y agradecimiento.”

“Para los que creen en Dios” –escribí en mi artículo anterior- “la vida es un misterio lleno de bondad y de belleza, que exige respeto, cuidado, contemplación, asombro y agradecimiento.” Y lo repito como introducción a lo que quiero escribir hoy.

Las ciencias que se ocupan de los seres vivos, avanzan cada día con nuevos y asombrosos conocimientos. De pronto, algunos consiguen algo inesperado y cantan victoria anticipadamente. Después, ya más serenos, reflexionan y los más sensatos y humildes de los científicos declaran que el origen de la vida sigue siendo un misterio. Incluso se agranda, se hace más insondable.

En 1953, dos científicos, Harold Urey y Stanley Miller, lograron, por primera vez en el mundo, sintetizar aminoácidos en unas condiciones que, según ellos, se asemejaban a los de una Tierra muy primitiva. Como los aminoácidos son unos componentes esenciales de los seres vivos, se creyó que ya se estaba cerca de entender como comenzó la vida e incluso, mÁs adelante, como fabricarla. En 1991, el mismo Millar decía: “el origen de la vida ha resultado más complicado de lo que yo y muchos otros suponíamos.” Otro famoso científico, Paul Davies, en su libro El quinto milagro (Edit. Crítica, Barcelona, 2000), declara: “Muchos científicos que trabajan en este campo creen en confianza que los problemas mayores de la biogénesis han sido básicamente resueltos. Varios libros recientes transmiten el mensaje confiado de que el origen de la vida no es, después de todo, tan misterioso. Sin embargo yo pienso que están equivocados. Tras haber pasado un año o dos investigando en este campo, ahora soy de la opinión de que sigue habiendo una enorme laguna en nuestro conocimiento.”

Parte del antiguo optimismo de creer estar muy cerca de la solución, a partir del experimento de Urey y Miller, se basaba en aceptar, sin crítica, cómo suponían, estos científicos, que estaba la Tierra cuando apareció en ella la vida. Pero hoy no se ponen de acuerdo los científicos en como eran las condiciones terrestres cuando surgió aquí la vida. Hay geofísicos que piensan que la atmósfera terrestre primitiva era medianamente oxidante y abundante en dióxido de carbono, nitrógeno y agua, ambiente muy distinto a las simulaciones de laboratorio. Además hay otros que plantean la hipótesis de que la vida, en formas muy sencillas, no surgió en nuestro planeta, sino que vino sembrada desde fuera, del espacio, hipótesis muy criticada por la mayoría. El caso es que el misterio sigue y se agranda.

Por eso, cuando le preguntaron en el año 2003 a Christian de Duve (premio Nobel de Medicina en 1974) en qué punto estaban los científicos para comprender el origen de la vida, contestó: “No estamos en ningún punto, no sabemos nada”. En la misma línea, John Horgan, respondía que la solución al origen de la vida “parece estar más lejos que nunca. La bacteria más elemental es tan condenadamente complicada, desde el punto de vista químico, que resulta casi imposible imaginar cómo ha surgido”.

No sólo no sabemos cuándo ni cómo se originó la vida en la Tierra, sino que tampoco se sabe, desde el punto de vista de ciencias experimentales, qué es la vida. Por eso cuando a Werner Arber, premio Nobel de medicina en 1978, le preguntaron en el 2000 qué era la vida, dijo:”No puedo contestar a esa pregunta. No entiendo como todas esas moléculas han podido juntarse para formar esos organismos unicelulares o multicelulares inicialmente. Simplemente no lo comprendo. Como científico debo ser honesto, por lo que debo confesar que estoy lejos de entender completamente lo que es la vida.”

Pienso –no se me ofendan los científicos- que los buenos poetas y los enamorados están más cerca, intuitivamente, de saber algo de la vida. Y desde luego los Santos, esos si que saben, e incluso saborean, lo que es la Vida, así, con mayúscula.

www.arvo.net

Comentarios
8 Comentarios en “El origen de la vida. Asombro y misterio”
  1. juana Dijo:

    nadia sabe ni sabra el origen de la vida es IMPOSIBLE

  2. juana Dijo:

    nadia sabe ni sabra el origen de la vida es IMPOSIBLE

  3. juana Dijo:

    nadia sabe ni sabra el origen de la vida es IMPOSIBLE

  4. Juan José Elizalde Dijo:

    El gran misterio, insondable, del origen de la vida y de la muerte. Sólo Dios sabe la respuesta. A nosotros nos toca creer y VIVIR.

  5. Juan José Elizalde Dijo:

    El gran misterio, insondable, del origen de la vida y de la muerte. Sólo Dios sabe la respuesta. A nosotros nos toca creer y VIVIR.

  6. Juan José Elizalde Dijo:

    El gran misterio, insondable, del origen de la vida y de la muerte. Sólo Dios sabe la respuesta. A nosotros nos toca creer y VIVIR.

  7. ANDREA CAMILA Dijo:

    SOLO DIOS PUDO CREAR LA VIDA, UN HECHO TAN PERFECTO Y SOLEMNE……

  8. Miguel Dijo:

    El origen de la vida es inteligente y no casual y la supervivencia no depende de los seres vivos en exclusiva, el instinto y el hecho de que se mantenga la vida y la existencia del universo material es algo que nos supera, creamos o no en la vida de Dios.




css.php