Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Las dinámicas de grupos y asociaciones


12 junio 2008
Sección: Pastoral Juvenil

LAS DINÁMICAS DE GRUPOS Y ASOCIACIONES

 

1. ¿QUÉ ES UN GRUPO?

 

En este texto no vamos a hablar de grandes organizaciones de ámbito estatal o regional, hablamos de pequeñas asociaciones de base agrupadas entorno a problemas muy concretos de un barrio o un sector que tiene importancia para la vida de nuestra ciudad. Nuestras asociaciones son, ante todo, grupos de personas. Cualquier grupo es como un ser vivo: nace y se desarrolla hasta llegar a la madurez, está siempre en continua evolución.

 

Las personas se agrupan y se afilian a los grupos por varias razones:

 

• Les gusta la tarea que se realiza en el grupo.

• Les gustan los miembros que pertenecen a ese grupo.

• El pertenecer a ese grupo es un medio para conseguir otros objetivos personales.

• Hay una cierta tendencia o necesidad humana de reunirse y de formar grupos.

 

En resumen: las personas se agrupan y pertenecen a grupos para satisfacer sus necesidades personales.

 

2. EL DESARROLLO GRUPAL

 

2.1. Orientación

 

Los primeros encuentros entre los miembros del grupo están llenos de interrogantes: ¿cómo debo actuar? ¿Cómo caeré a los demás? ¿Cómo serán los demás? ¿Qué habrá que hacer?, etc.

 

Para superar bien esta etapa se debe procurar:

 

• Dejar claro los objetivos del grupo y la forma de trabajo.

• Proporcionar situaciones para que los miembros se conozcan.

 

2.2. Establecimiento de Normas

 

Ante las diferentes situaciones del funcionamiento del grupo, se van estableciendo normas que intentan ajustar el cumplimiento de los objetivos marcados a la forma de ser de la mayoría de los integrantes del grupo. Las normas que suelen establecerse para que el grupo se desarrolle son:

 

• Responsabilidad del funcionamiento del grupo compartida por todos sus miembros.

• Comunicación y diálogo entre los miembros.

• Cooperación en la actividad.

• Toma de decisiones por consenso o acuerdo.

• Hacerse cargo de los problemas que surjan.

 

2.3. Los conflictos

 

Cuando los miembros del grupo van tomando confianza, aparecen las diferencias y los conflictos. Los conflictos no son algo malo en sí mismo, saber superarlos buscando las soluciones más constructivas, favorece la comprensión y el sentimiento de pertenencia a la asociación.

 

3. LOS OBJETIVOS

 

Una asociación debe identificar “para qué” se ha formado. Ese “para qué” son sus fines, sus objetivos. Todo grupo persigue unos objetivos determinados, unas nuevas situaciones en las que el grupo quiere estar y hacia las que tiende.

 

Cuando nos imponemos un objetivo, nos creamos una motivación que nos impulsa al cumplimiento y que no cesa de actuar hasta que lo hemos alcanzado. Para que un grupo “funcione” bien los objetivos de cada uno de sus miembros no pueden estar en contradicción con los objetivos comunes de todo el grupo.

 

Los objetivos de las personas son muy variados pero cuando están en relación con un grupo, podemos distinguir dos tipos de objetivos:

 

A. Objetivos orientados hacia la satisfacción de las necesidades individuales.

B. Objetivos orientados hacia los logros grupales o hacia la tarea grupal.

 

Cuando en un grupo, la mayoría de sus miembros tiene objetivos tipo B, el grupo es más satisfactorio, más eficaz y más productivo, tanto desde el punto de vista de la tarea como desde el punto de vista de las relaciones interpersonales. Los grupos formados por individuos con objetivos tipo A tienen menos cohesión, son más conflictivos y menos eficaces; cada miembro va a lo suyo y es muy difícil llegar a conclusiones, soluciones y decisiones comunes.

 

Los objetivos grupales para que actúen como elemento de cohesión grupal y para que orienten la conducta del grupo y de cada uno de sus miembros hacia su cumplimiento, han de ser conocidos y aceptados por todos y cada uno de los miembros del grupo.

 

Para que los objetivos cumplan bien su función de orientar al grupo deben reunir ciertas características en su definición.

 

• Deben ser concretos, no generales.

• Deben ser realistas, no imposibles.

• Deben ser verificables.

• Deben implicar personalmente a cada uno.

• Deben ser auténticos y no encubrir otros.

 

El grupo debe tener en cuenta:

 

• Si necesita ayuda para alcanzar esos objetivos.

• Qué obstáculos puede haber para el logro de esos objetivos.

• Ofrecer varios caminos o alternativas para lograrlos.

 

4. LA PERTENENCIA

 

La pertenencia es la relación que mantiene un individuo con respecto a un grupo, en el sentido de “ser de grupo” o “no ser de grupo”.

 

Todas las personas pertenecen a uno o varios grupos, unos son elegidos y otros vienen impuestos. Por ejemplo: el grupo familiar, el grupo nacional o el de clase son impuestos; el grupo de amigos, las asociaciones, el equipo de fútbol o el partido político son elegidos. Una misma persona puede pertenecer al mismo tiempo a todos los grupos nombrados. Esto lleva consigo que a veces surjan conflictos personales porque las influencias de los distintos grupos y sus normas sean contradictorias.

 

Para que la pertenencia de un miembro a un grupo sea real y completa ha de cubrir tres aspectos:

 

1. El formal: cumplir los requisitos necesarios para ser miembro. Por ejemplo: ser español para pertenecer al grupo nacional español; pagar las cuotas y seguir las consignas para pertenecer a un partido político o sindicato.

2. El psíquico: cuando la persona se siente miembro de ese grupo. También cuando ese grupo influye en su conducta y la persona acepta esta influencia.

3. El de la aceptación de los otros miembros del grupo, que reconocen a la persona en cuestión como miembro integrante del grupo.

 

Hay que tener en cuenta que, en un grupo donde haya problemas con la pertenencia, surgirán dificultades con la tarea, la participación, las normas o los objetivos. Por tanto es importante señalar qué lo afirma y robustece la pertenencia y lo qué la debilita:

 

A. Se aumenta el deseo de pertenecer a un grupo si:

 

• La persona tiene prestigio en ese grupo.

• Las relaciones entre los miembros son de cooperación, de equipo.

• Hay posibilidades de mucha interacción entre los miembros.

• El grupo tiene éxito, cumple sus objetivos y tiene prestigio.

 

B. Se disminuye el deseo de pertenecer a un grupo si:

 

• La persona se siente mal o frustrada dentro del grupo: porque el grupo no sabe solucionar sus propios problemas; porque la persona no puede cumplir las exigencias que el grupo le hace o éstas son excesivas o limitantes.

• Hay dificultades con los otros miembros que no dejan participar o adoptan conductas desagradables, etc.

• El grupo tiene poco o ningún prestigio.

 

5. LA COMUNICACIÓN INTERNA

 

Se entiende muchas veces por comunicación la que se hace a través de las palabras. Sin embargo esta comunicación es muchas veces parcial y hasta engañosa. La comunicación es toda una constelación de informaciones de ida y vuelta en la que el tono, el gesto, la postura, la situación (aspectos no verbales) y quiénes sean los que se comuniquen, intervienen de manera decisiva. Las personas aunque hablen la misma lengua no tienen el mismo vocabulario y no dan la misma significación a las palabras.

 

A todos los grupos les interesa dedicarle tiempo a la comunicación informal y a las relaciones interpersonales. Al principio el nuevo grupo está cargado de tensión y de ansiedad por el mutuo desconocimiento. Dedicarle tiempo a esto tiene como consecuencia, a la larga, el que se creen relaciones de apoyo y que la ansiedad desaparezca y no entorpezca la realización de la tarea.

 

Un grupo con comunicación amplia creará más participación y flexibilidad en la toma de decisiones, la integración será mayor y el ambiente tenderá a la cooperación y al sentimiento de satisfacción de los miembros. Sin embargo, el proceso de centrarse en la tarea se iniciará más tarde y los procesos de organización y toma de decisiones serán más lentos. Eso sí, cuando se den, se dará con interés y participación.

 

5.1. Factores que influyen en la comunicación

 

• Las metas y las necesidades personales de los miembros.

• El grado de intimidad que exija el grupo y al que se esté dispuesto o se necesite tener.

• El tamaño del grupo; pues en los grupos grandes la comunicación es más formal y superficial.

• La mutua aceptación de los miembros.

• El poder; quién lo tenga, la forma en que esté distribuido y cómo se ejerza son cuestiones que condicionarán la comunicación grupal. No es lo mismo encontrarse ante un superior, un inferior o un igual.

 

Las tensiones y las defensas impiden las comunicación, conviene, pues, evitar las situaciones que levantan estas barreras y crear un clima propicio. Los ambientes tensos y poco comunicativos normalmente están generados por alguna de estas circunstancias:

 

• Cuando a las personas no se les permite expresar su opinión.

• Cuando las personas que hablan monopolizan la conversación.

• Cuando hay individuos excesivamente radicales y/o tozudos y que se expresan en forma terminante.

• Cuando hay un ambiente competitivo.

• Cuando no se confía en los demás.

• Cuando se juzga a los demás en lugar de escucharles de forma abierta y comprensiva.

 

5.2. Elementos que favorecen la comunicación:

 

• La actitud empática: es la actitud comprensiva, donde no sólo se entiende al otro sino que, además, se es capaz de “ponerse en su lugar”. Ponerse en el lugar del otro es saber captar toda su situación de forma global, entendiendo así el por qué de sus reacciones, opiniones y sentimientos. Es una actitud abierta, de comprensión y así se le hace sentir al otro, más seguro y más libre y más confiado para expresarse y comunicarse.

• La retroalimentación o feed-back: es el proceso en el cual se informa al otro del impacto que causa su conducta o sus palabras. La retroalimentación, generalmente, se hace de forma espontánea: a través de los gestos o del tono de voz es posible saber si lo que se acaba de decir ha irritado al otro o no. Sin embargo, debido a las barreras y a los condicionamientos sociales no siempre se hace claramente y entonces se producen malentendidos. En estos casos la retroalimentación debe ser buscada y realizada en grupo para evitar distorsiones y aclarar y facilitar la comunicación.

 

La participación en el grupo debe darse en todas las direcciones. Pero cada vez que uno hable, los demás deben escuchar.

 

En el grupo cuando hay buena participación, hay una sola conversación cada vez. El diálogo se establece entre todos y todas.

 

5.3. ¿Cómo se escucha?

 

De nada sirve hablar si no se es escuchado. La escucha es algo activo: hay que enterarse bien de lo que dice el otro y animarle con la actitud a que se exprese. Algunas ideas para fomentar una buena escucha activa son:

 

• Mirar al otro.

• Indicar que se escucha diciendo que sí o afirmando con la cabeza.

• No expresar inicialmente el acuerdo o desacuerdo sino mostrar simplemente que se comprende.

• Dejar las pausas para animar al que habla a que lo siga haciendo. No llenar los silencios.

• No desplazar el centro de atención de la conversación del que habla, mostrándose en desacuerdo o hablando de uno mismo.

• Formular preguntas abiertas para animar al que habla a continuar hablando o a reflexionar.

• Resumir de vez en cuando lo que dice el otro para asegurarse de lo que se ha entendido.

 

6. LOS ROLES

 

El rol es la función que cada uno desempeña en un grupo y que los demás esperan de él. Por ejemplo: en un grupo familiar existe el rol de padre, madre, hijo pequeño, hijo mayor, abuelo, etc.

 

El vivir en grupo y en sociedad presupone la existencia de roles, pues en todo grupo y sociedad hay una organización de funciones y una distribución de tareas. Hay varias clases de roles. Cada persona desempeña una gama más o menos amplia. Una misma persona puede ser: padre, hijo, administrativo en un banco, ciudadano, amigo, “el simpático” entre los amigos, etc.

 

En un grupo pueden aparecer roles formales como el de secretario, vocal, animador, miembro, etc.; o roles informales: el gracioso, el original, el organizador, el creativo, el trabajador, etc. y también aquéllos que pueden ser dominantes en cada miembro y que tiñen toda su conducta: el padre, el profesor, el técnico, el dirigente, el psicólogo, etc.

 

A veces los roles pueden obstaculizar la madurez grupal o el cumplimiento de objetivos.

 

Por ello interesa:

 

• Explorar los roles que se dan el grupo y quién los desempeña.

• Potenciar la diversidad de roles en cada uno y en el conjunto del grupo; sobre todo aquéllos que van en la línea de la madurez grupal y del cumplimiento de los objetivos.

 

7. LIDERAZGO

 

El líder es uno de los roles que se desempeñan en un grupo.

 

Líder es aquel miembro del grupo o de una organización que ejerce una influencia sobre los otros, bien porque ejerce un cargo, o porque tiene ciertas aptitudes que en determinados momentos resuelven situaciones grupales, o también por que es el que más participa o el que más prestigio tiene.

 

Se puede considerar líder del grupo a aquél que más frecuentemente influye en la conducta y en el sentir del grupo.

 

En los grupos democráticos se intenta que el liderazgo sea compartido por todos los miembros. Esto aumenta la cohesión grupal, la cooperación y la corresponsabilidad. Un grupo funciona mejor cuando el puesto de líder va rotando de manera informal y según las necesidades entre todos los miembros o cuando no está definido ni encasillado en una persona y todos los miembros indistintamente participan del liderazgo según sus aptitudes, sus aspiraciones, las tareas y las circunstancias.

 

8. LA TOMA DE DECISIONES

 

En todos los grupos se están tomando decisiones continuamente, unas son de muy poca trascendencia y ni siquiera se viven por el grupo como tales tomas de decisiones y otras son más importantes para el grupo. El método que se siga para tomar las decisiones va a tener una repercusión importante en el clima grupal, su evolución y su eficacia.

 

Hay tres formas de tomar decisiones en un grupo:

 

• Una persona decide y su decisión es adoptada por el resto.

• Se vota y la decisión de la mayoría es adoptada por el resto.

• Se llega la consenso en la decisión de tomar.

 

Cada una de estas formas tiene sus ventajas y sus inconvenientes:

 

Cuando la decisión parte de una sola persona el proceso de decisión es más rápido. Pero: puede fallar por falta de información, puede, también, tener dificultades a la hora de la práctica pues el resto del grupo puede estar en desacuerdo o no sentirse implicados y ser pasivos para realizarla.

 

Cuando la decisión parte de la mayoría, hay más participación, y por tanto más información y opiniones, así que las decisiones tienen más probabilidad de ser acertadas y la vinculación para su realización es mayor. Pero: puede desviarse el objetivo y en lugar de buscar soluciones adecuadas se trabaje para ganar la votación; hay vencedores y vencidos, y estos últimos pueden no apoyar la realización; las minorías nunca son tenidas muy en cuenta.

 

Cuando se toma la decisión por consenso, todos están de acuerdo, la vinculación con la decisión tomada es alta, el clima mejora, no hay perdedores, ni marginados, y la decisión adoptada tiene más probabilidades de ser la adecuada, debido al propio proceso del consenso que requiere reflexión y consideración centradas en la decisión, y la responsabilidad es compartida. Pero requiere, a veces, de mucho tiempo y no siempre se tiene. No obstante los inconvenientes y ventajas de cada método, éste es el que más ayuda a la evolución madura del grupo y el que a la larga es el más eficaz.

 

Sin embargo hay muchas maneras de llegar al consenso, es decir, hay muchas formas de lograr que las decisiones que se tomen en un grupo sean apoyadas por todos los miembros:

 

• Se formula bien el problema, esta aclaración sirve a veces para revisar los diferentes puntos de vista y en ocasiones es suficiente para llegar al acuerdo.

• Cada una de las partes cede en algo, con lo cual se llega a una solución de compromiso válida para todos.

• Una parte persuade a la otra, a veces la información o los argumentos de una de las partes son más ricos y más claros y los demás los acepten como más adecuados.

• En la discusión se encuentra una nueva alternativa que todas las partes consideran acertada.

• Al no encontrar soluciones aceptables para todos, se decide esperar, para reflexionar e informarse mejor. Cuando no significa una huida del problema y además se cuenta con tiempo puede ser oportuno.

• Una de las partes cede para evitar conflictos. Esta manera no es adecuada, pues las opiniones de todos son valiosas y necesarias para el grupo y además, el clima grupal y la vinculación a la decisión tomada pueden verse afectadas.

 

Otras cuestiones que conviene tener en cuenta:

 

• No forzar al grupo a tomar decisiones precipitadas donde el consenso puede ser sólo aparente.

• Sospechar del consenso inicial y profundizar, con el grupo, sobre las opiniones de cada uno.

• Considerar las diferencias de opinión como algo natural y enriquecedor para el grupo y hacérselo sentir así a los demás miembros.

• Evitar aquellos parches en la resolución del conflicto. Conviene que queden claros los distintos puntos de vista. En este sentido la votación y las soluciones de compromiso deben de guardarse como último recurso.

• Evitar situaciones donde aparezcan ganadores y perdedores.

• Procurar que las opiniones se presenten de la forma más objetiva posible, sin que se centre en el prestigio de quien la presente sino, por el contrario, en el problema.

• Tratar de no tergiversar las decisiones, procurando que éstas sean lo más claras y libres posibles, evitando acuerdos implícitos de “hoy por mí, mañana por ti”. Llegar a una decisión determinada hoy no presupone que en la próxima se vaya a dar la razón a nadie porque sí.

 

9. CARACTERÍSTICAS DEL ANIMADOR

 

En todos los grupos hay líderes. En algunos casos, son líderes espontáneos. En otros, asumen un papel dirigente por su capacidad técnica para promover la vida del grupo. Es el animador. Para que el animador cumpla su papel tiene que reunir una serie de características personales fundamentales.

 

Ser animador, no es solamente aplicar esta o aquella técnica, sino también relacionarse con los otros de determinada manera. Cualquier persona puede ser animador de un grupo con un poco de información y si se acerca al siguiente perfil psicológico:

 

• Es abierto y no es dogmático.

• Es sociable y no es huraño.

• Es colaborador y no es protagonista.

• Es democrático y no es autoritario.

• Tiene recursos.

• Es sensible a los sentimientos de los demás, no es torpe, ni inoportuno, ni destructivo.

 

9.1. Tres tipos de animador

 

• Una animador autoritario: la tarea grupal se realiza a disgusto y con poca participación, las relaciones interpersonales son pobres. Las relaciones con el animador son sumisas y desconfiadas. El trabajo de su grupo será bastante simplificado y general. Habrá en casi todos los miembros una cierta insatisfacción.

• Un animador democrático: consulta sobre su papel, potencia el primer contacto entre los miembros, potencia el reparto de tareas y la programación colectiva de los diferentes pasos del trabajo. Se realiza el trabajo con más responsabilidad y cooperación. El trabajo del grupo comprenderá varias partes donde se expresen todos los aspectos y puntos de vista tratados en la discusión, con buenos razonamientos y una conclusión. Los miembros concluyen satisfechos homogéneamente.

• Un animador que deja hacer: el grupo, al principio, tendrá dificultades. Se intercambiarán opiniones e informaciones sobre cómo hacer el trabajo. Algunos subgrupos más activos se pondrán a la tarea, pero sin un plan decidido y único de trabajo. El trabajo será confuso, aunque habrá algunas opiniones brillantes, pero tal vez falten conclusiones, Algunos miembros quedarán muy satisfechos y otros muy poco.

 

Podríamos decir que lograr un grupo comunicativo, responsable, cooperador y eficiente sólo es posible con un animador democrático.

 

9.2. Papel de animador

 

Todo grupo tiene un objetivo doble: alcanzar su propia madurez grupal; cumplir los objetivos específicos para los cuales fue formado.

 

El papel del animador es crear las condiciones para que el grupo cumpla su doble objetivo.

 

Para ello primero tiene que tener en cuenta la influencia que todo animador, por el mero hecho de serlo, tiene en su grupo:

 

• Su conducta ofrece un modelo de manera de ser a los participantes.

• Su personalidad y su forma de conducirse crean el clima grupal.

 

Si el animador no escucha a los otros que intervienen, es muy probable que los participantes no se escuchen unos a otros, si el animador está dispuesto a intervenir a la menor pausa del que habla, también lo harán así los demás.

 

Por otro lado, si el animador desconfía del grupo, si es pesimista o colérico, el clima que se formará en el grupo no favorecerá la libre expresión y la buena comunicación de sus miembros. Un animador respetuoso del otro, que valora y apoya a los miembros, que no crea jerarquías y que colabora como el que más ofrece al grupo un modelo y un clima en el que poder encontrarse y desarrollarse para lograr el objetivo grupal.

 

Estas características del comportamiento del animador pueden resumirse en dos:

 

• Fomentar la participación.

• Promover un ambiente democrático.

 

Esto es lo más importante, si se cumplen estas condiciones el grupo alcanzará con seguridad sus metas.

 

10. LAS CONDICIONES MATERIALES

 

Esta expresión se refiere a todo aquello que rodea a la reunión de grupo y que no es ni los participantes ni el animador ni la tarea, sino el lugar, el mobiliario y su disposición.

 

Para todos es una experiencia hasta qué punto influyen en las personas el ruido, la luz o la incomodidad de un asiento.

 

El animador consciente procura que estas circunstancias sean favorecedoras para el grupo y no otra dificultad más a salvar.

 

• El lugar: debe contar con una iluminación suficiente, tranquilo y aislado, es decir, sin ruidos, sin interrupciones y que ofrezca la intimidad suficiente para que la gente trabaje sin sentirse escuchada por extraños. Conviene que el lugar sea fijo, así las personas se habitúen a él y no necesitan un periodo de readaptación en cada encuentro. Por otro lado del propio lugar, al ser siempre el mismo, crea ya un reflejo en cada uno de forma que al entrar se producen las actitudes necesarias para hacerse cargo de la tarea.

• El mobiliario: lo mejor son asientos cómodos, no demasiados hundidos pues esto dificulta la interacción, y que cuenten con una tabla para escribir, si es que es necesario en la reunión. Una mesa grande rodeada de sillas o varias sillas y mesas, también sirven si se va a discutir o a trabajar sobre un tema.

• La disposición: Es muy importante. Muchas veces predice cuál va a ser el tono de la reunión.

 

 

————–

Fuente:

Pastoral Juvenil Coyuca.

http://pjcweb.org
Comentarios
No hay comentarios en “Las dinámicas de grupos y asociaciones”
  1. luis emiro álvarez Dijo:

    Desde el comité académico de ASEIBI (Asociación de Egresados de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia) en Medellín – Colombia estamos interesados en estos demas de trabajo en equipo, agremiaciones y asociaciones para capacitarnos y continuar esa labor titánica pero enriquecedora al afrontar los retos de los actuales tiempos. Estar asociado es estar convencido de que entre todos nos va mejor que individualmente. Les solicitamos entablar relaciones entre Ustedes y nosotros para compartir lecciones y aprendizajes significativos. Mil gracias,

  2. luis emiro álvarez Dijo:

    Desde el comité académico de ASEIBI (Asociación de Egresados de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia) en Medellín – Colombia estamos interesados en estos demas de trabajo en equipo, agremiaciones y asociaciones para capacitarnos y continuar esa labor titánica pero enriquecedora al afrontar los retos de los actuales tiempos. Estar asociado es estar convencido de que entre todos nos va mejor que individualmente. Les solicitamos entablar relaciones entre Ustedes y nosotros para compartir lecciones y aprendizajes significativos. Mil gracias,

  3. luis emiro álvarez Dijo:

    Desde el comité académico de ASEIBI (Asociación de Egresados de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia) en Medellín – Colombia estamos interesados en estos demas de trabajo en equipo, agremiaciones y asociaciones para capacitarnos y continuar esa labor titánica pero enriquecedora al afrontar los retos de los actuales tiempos. Estar asociado es estar convencido de que entre todos nos va mejor que individualmente. Les solicitamos entablar relaciones entre Ustedes y nosotros para compartir lecciones y aprendizajes significativos. Mil gracias,




css.php