Encuentra.com
inicio
ContactoRSS

Untitled Document

Untitled Document

La Iglesia

JorgeLoring
18 febrero 2008
Sección: Para salvarte

Cristo fundó su Iglesia para que continuara su misión salvadora en la Tierra hasta el fin del mundo.

Un católico tiene que aceptar todos los dogmas de fe revelados por Dios. No puede rechazar ni uno.

O se es católico del todo, o se deja de ser católico. No se puede ser casi católico , lo mismo que no se puede estar casi vivo , porque eso es estar muerto. Si casi me toca la lotería, no tengo derecho a cobrar el premio: o me toca el número entero o no me ha tocado. El casi me toca, no vale.

«Esta sumisión al Santo Padre es exigida también a los sacerdotes y teólogos. Quienes instruyen a otros en la fe, tienen que enseñar el mensaje auténtico de la Iglesia. El católico tiene derecho a ser enseñado por un sacerdote que esté de acuerdo con el Papa»(508). Quien desobedece a la Jerarquía Eclesiástica desobedece al mismo Jesucristo . Él nos dijo: «El que a vosotros escucha, a Mí me escucha; el que a vosotros desprecia, a Mí me desprecia. Y el que me desprecie a Mí desprecia a Aquél que me ha enviado»(509).

La Santa Madre Iglesia

38,4. La Iglesia es nuestra Madre que procura nuestro bien, no sólo en esta vida, sino también en la otra.

La Iglesia es nuestra Madre, pues en su seno somos engendrados como hijos de Dios y Ella nos alimenta espiritualmente, y nos ayuda a crecer para que estemos maduros para el Reino de los cielos.

La doctrina que la Iglesia enseña es santa , y haría el mundo mejor si los hombres le hiciesen caso.

Pero, desgraciadamente, son muchos -también entre los que se dan el nombre de cristianos- los que la desobedecen por seguir sus pasiones y egoísmos.

La Iglesia ilumina al mundo con la luz contenida en el mensaje de Cristo. Si hay quien rechaza esta luz, no es por culpa de la Iglesia, sino de los hombres que la rechazan. La virtud y el camino del cielo son a veces costosos a nuestra naturaleza caída en el pecado. Pero ya dijo Jesucristo que el camino del cielo no es fácil, ancho y cuesta abajo, sino que es estrecho, costoso y cuesta arriba. Lo que mucho vale, mucho cuesta .

Con todo, a pesar de los pecados de los malos cristianos , la santidad de la Iglesia y su doctrina queda en pie, porque son muchos los que por ella se han hecho santos. No son las manzanas podridas caídas del árbol, sino las que cuelgan de sus ramas, las que dicen que el árbol es bueno.

La Iglesia siempre condena el pecado, aunque no pueda privar de la libertad de pecar. Cuando la Iglesia manda o prohíbe, no pretende de ninguna manera molestarnos ni hacernos la vida menos agradable. La Iglesia en todo busca nuestro bien, por eso prohíbe lo que nos daña, aunque nos gustaría hacerlo. Tampoco los buenos padres que educan bien a sus hijos les conceden todo lo que ellos quieren.

«Hay que obedecer las leyes de la Iglesia con toda fidelidad porque están dadas con la autoridad de Cristo , que Él comunicó a los Apóstoles»(510).

La Iglesia Católica es la institución que más ha contribuido al progreso moral de la humanidad

Ella regeneró al individuo, libertándolo de la esclavitud; regeneró a la mujer, devolviéndole su dignidad; regeneró la familia, exigiendo para ella todos los derechos que le corresponden; regeneró la sociedad, transformando el Estado déspota y tirano en el Estado que recibe su autoridad de Dios y que sólo puede ejercerla en bien de sus súbditos.

Hoy está de moda el ser contestatario. Sin embargo al Papa le corresponde vigilar la doctrina y la buena marcha de la Iglesia .

Oponer nuestro criterio al Magisterio de la Iglesia, ridiculizar toda ascética de renuncias desde la mortificación voluntaria del cuerpo hasta la renuncia del propio criterio, etc., es desconocer los valores cristianos que son locura para el mundo, pero que tienen la consistencia de la sabiduría de la cruz. No podemos olvidar que el camino de la Encarnación terminó en el Calvario. Un cristianismo sin cruz, será muy humano, pero no es el de Jesús(511).

Algunos dicen: Cristo, sí; Iglesia, no . Pero ya dijo San Agustín: No puede tener a Cristo por Padre quien no tiene a la Iglesia por Madre .

No se puede ser de Cristo sin serlo de la Iglesia, que es el «Cuerpo Místico de Cristo» de quien Él es la cabeza . «A Cristo nos incorporamos en y por su Iglesia; y sólo dentro de ella la vida de Cristo se hace de verdad vida nuestra»(512). Por eso el Concilio Vaticano II llama a la Iglesia sacramento universal de salvación . El Cardenal Newman que era anglicano y se convirtió al catolicismo decía: quien rechaza a la Iglesia se equivoca ; y añade, hace inútil para sí lo que Dios puso para bien nuestro . La frase fuera de la Iglesia no hay salvación es de San Cipriano en lucha contra los movimientos de escisión que se daban en su comunidad Quien conociendo a la Iglesia la rechaza, compromete su salvación, dice el Concilio Vaticano II.

Hoy abunda en la Iglesia el tipo de contestatario que adopta una postura de protesta ante todo. Uno no puede evitar pensar en aquello del Evangelio: «Ven la paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio»(513). No sería mejor que corrigieran sus defectos antes de protestar de los ajenos»

Algunos reniegan de la Iglesia porque dicen que hay católicos malos.

Según eso tampoco pueden ser protestantes porque también los hay malos. Y, consiguientemente, ni budistas, ni españoles, ni franceses, ni siquiera hombres, porque también hay hombres malos. Absurdo.

Si la Iglesia Católica es la única en el mundo fundada por Cristo-Dios , ella será la única verdadera, aunque todos los católicos fueran malos.

Hoy es frecuente un tipo de católico «por libre» que vive al margen de la Iglesia, prescinde de la Institución, del Magisterio, etc. Esto es tan absurdo como si uno dijera que él se siente español, pero ni saca carnet de identidad, ni está en el censo, ni el registro civil, ni nada. Éste será un apátrida, pero no un español. Es verdad, que lo principal es el corazón, pero hay que institucionalizar la situación.

A veces se oye decir: «Yo soy católico, pero no practico». Esto no es coherente. Quien pertenece a una asociación, si es coherente, cumple su reglamento. De poco sirve afirmar que se es católico de corazón, si después las obras no son de católico. Como si uno que se las da de católico, luego se casa sólo por lo civil. Esto es un contrasentido. Por eso la Iglesia Católica a ése le prohíbe la comunión eucarística. Toda ideología, para que sea sincera, exige un compromiso de vida.

Una auténtica vivencia religiosa debe contener cuatro cosas: a) un credo: sistema de verdades; b) una ética: valores morales; c) unos ritos: comportamientos; d) una respuesta social: compromiso. Son necesarias las cuatro cosas. Quien olvida alguna de ellas tendrá una vivencia religiosa deforme Infalibilidad del Papa.

39.- El Jefe de la Iglesia Católica es Su Santidad el Papa, representante de Cristo en la Tierra, que lo ha puesto al frente de su Iglesia para que la guíe y cuide de su unidad.

39,1. El Papa es el Sumo Pontífice de Roma, sucesor de San Pedro , a quien todos estamos obligados a obedecer. Es Maestro Infalible, porque cuando habla como Jefe de la Iglesia Universal ejerciendo el supremo grado de su autoridad y define como obligatorias verdades de fe y moral, no se puede equivocar . Infalibilidad es la preservación del error, fruto de la asistencia divina. (…) Su fundamento es la asistencia de Dios. En Dios se encuentra toda la verdad. y Dios no miente . Él ha querido dar a su Iglesia este don de permanecer en la verdad .

Si el Papa pudiera equivocarse al enseñar lo que es obligatorio creer o hacer para salvarse, nos desorientaría en el camino de la salvación; y Dios, que nos manda obedecer al Papa, sería el culpable de nuestra condenación. Esto es absurdo. Luego se comprende que el Papa tiene que ser infalible cuando señala el camino de la salvación. Esta asistencia espiritual la prometió Jesucristo cuando dijo: «Yo estaré con vosotros hasta el final de los tiempos»(514).

La infalibilidad del Papa es dogma de fe. Dice el Concilio Vaticano I: «Definimos ser dogma divinamente revelado que el Romano Pontífice cuando habla «ex cathedra » esto es, cuando cumpliendo su cargo de Pastor y Maestro de todos los cristianos, define con su suprema autoridad apostólica, que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia Universal… goza de aquella infalibilidad que el Redentor Divino quiso que estuviera en su Iglesia»(515).

La infalibilidad del Papa ha sido definida como dogma de fe en 1870.

Desde entonces han habido diez Papas (Pío IX, León XIII, Pío X, Benedicto XV, Pío XI, Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II) . En todo este tiempo sólo ha sido definido como dogma la Asunción, en 1950 por Pío XII . Y esta verdad estaba en la fe de la Iglesia desde el siglo VII.

Para salvarse es necesario creer y aceptar toda la doctrina de Jesucristo . La auténtica doctrina de Jesucristo, no otra: «Id por todo el mundo – dijo Jesús a sus Apóstoles- y predicad el Evangelio a toda criatura, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. El que creyere y se bautizare, se salvará; el que no creyere, se condenará»(516). Esto supone garantía de que los que transmiten las enseñanzas de Jesucristo no se van a equivocar .

Dios fallaría si nos obligase a creer una mentira. Si Él nos obliga a creer lo que la Iglesia nos enseña es porque se compromete a que siempre enseñará la verdad: «Yo estaré con vosotros hasta el fin de los siglos»(517).

Ahora bien, qué garantías podemos tener nosotros a la distancia de veinte siglos y a través de tantas teorías y opiniones humanas, de que la doctrina que nos enseña hoy la Iglesia es la auténtica doctrina de Jesucristo » Jesucristo , fundador de la Iglesia, si quiso hacer efectivamente una Iglesia que llevase su mensaje a todos los tiempos y a todos los hombres, no tuvo más remedio que dotarla de un control adecuado, que impidiera absolutamente el que su doctrina fuera deformada a través de los siglos.

Este control es una especial asistencia del Espíritu Santo con la que impide absolutamente el error en su Iglesia, en lo que se refiere a la determinación de la auténtica doctrina revelada. Le dice Jesucristo a Pedro : «Yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, confirma a tus hermanos»(518).

El Papa es infalible cuando determina o declara ex cathedra la auténtica doctrina revelada. Pero fuera de esto -por ejemplo, si predice el tiempo- el Papa se puede equivocar como otro hombre cualquiera.

Es decir, que el Papa, en su vida ordinaria, aunque sea un hombre prudentísimo y de toda confianza, no es infalible. La infalibilidad está reservada a ciertas enseñanzas hechas con una solemnidad especial, de modo definitivo, que teológicamente se llama ex cathedra , en la que expresa su voluntad de obligar a toda la Iglesia a creer la verdad por él definida.

Esto no significa que el Papa pueda sacarse los dogmas del bolsillo; sólo puede definir aquello que se encuentra en la Sagrada Escritura o en la Tradición .

Con todo, al Papa hay que obedecerle siempre; aun en las cosas que no es infalible: lo mismo que los hijos tienen que obedecer a sus padres, aunque no sean infalibles. El Magisterio de la Iglesia hay que aceptarlo incluso en lo no infalible, con religiosa sumisión; más que por los argumentos en que se apoya, por la autoridad que Cristo dio a su Iglesia para señalar el camino que nos lleva al Reino de los Cielos.

«Esta religiosa sumisión de la voluntad y del entendimiento se debe al magisterio auténtico del Romano Pontífice, de tal manera que se reconozca con reverencia su Magisterio Supremo, aunque no hable 3ex cathedra2; y con sinceridad se adhiera al parecer expresado por él según el deseo que haya manifestado él mismo, como puede descubrirse, ya sea por la índole del documento, ya sea por la insistencia con que se repite una misma doctrina, ya sea también por las fórmulas empleadas»(519).

Un teólogo podría discrepar y seguir investigando; pero no desacreditar públicamente a la Iglesia, sino manteniendo un silencio obsequioso .

Para atacar la infalibilidad de la Iglesia se suele aducir la condenación de Galileo . Con todo,conviene advertir que la condenación de Galileo fue obra de una Congregación Romana, no del Papa en definición 3ex cathedra2, que es la única infalible. Aparte de esto, la Iglesia, en aquel momento, juzgó a Galileo como los mejores astrónomos de su tiempo. Todos los que estudian los argumentos de Galileo (1569-1642) afirman que él no probaba su hipótesis. Por eso no convenció a Tycho-Brahe (1546-1601), contemporáneo suyo, que siguió siendo geocentrista como Tolomeo . En cambio Galileo tuvo la intuición de interpretar los textos bíblicos no literalmente como los teólogos de su tiempo, sino como hoy los interpretamos, sin saber él nada de los géneros literarios. En resumen, que como dice Walter Brand Muller(520): Se da el paradójico resultado de que Galileo se equivocó en el campo de la Ciencia y los eclesiásticos en el campo de la Teología . Con todo hay que advertir que Galileo no fue condenado por su teoría heliocéntrica, pues lo mismo dijo Copérnico cien años antes y la Iglesia no se metió con él. Es más, su obra fundamental, Las revoluciones de los mundos celestes, publicada en 1543, está dedicada al Papa Pablo III . Pero Copérnico presentaba sus ideas sólo como una hipótesis .

40,2. Los Obispos son los encargados de gobernar las diócesis bajo la autoridad del Papa . Ejercitan potestad propia y son, en verdad, los jefes del pueblo que gobiernan , pues los Obispos son los sucesores de los Apóstoles, y administradores de Dios .

Ya en el siglo II, San Ireneo llama a los obispos sucesores de los Apóstoles: «Podemos contar con aquellos que han sido puestos por los Apóstoles como obispos y sucesores suyos hasta nuestros días»(523).

«La primera responsabilidad de los Obispos es combatir la herejía y guardar el depósito de la fe» (524).

«Los Obispos, cuando enseñan en comunión con el Romano Pontífice, deben ser respetados por todos como los testigos de la verdad divina y católica; los fieles, por su parte, tienen obligación de aceptar y adherirse con religiosa sumisión del espíritu al parecer de su Obispo en materias de fe y de costumbres cuando él las expone en nombre de Cristo»(525).

Los Concilios Ecuménicos reúnen a todos los obispos del mundo para deliberar, bajo la dirección del Papa, sobre asuntos generales de la Iglesia. Se han celebrado XXI. El primero fue el año 325 en Nicea, y el último de 1962 a 1965 en Roma. La lista de todos los Concilios Ecuménicos de la Iglesia está en el libro de José M . Ciurana: «En busca de la verdades fundamentales»(526).

40,3. Los sacerdotes se consagran a Dios para colaborar con el Papa y los Obispos en el cuidado de las almas predicando la Palabra de Dios y administrando los sacramentos.. Son también representantes de Jesucristo , por esto merecen todo nuestro respeto. La misión del sacerdote es presidir la Asamblea Eucarística y ayudar a los Obispos a mantener la unidad en la fe y en la caridad fraterna, y conducir a los cristianos a Dios Padre .

Hay que distinguir el sacerdocio ministerial, propio de los que han recibido el sacramento del orden, que les da poder para decir misa y perdonar pecados, del sacerdocio común de los fieles, propio de todos los bautizados cuya vida debe ser un acto cultual a Dios y deben dar testimonio de Cristo .

Estos dos sacerdocios no sólo difieren en grado, sino esencialmente, como ha dicho el Concilio Vaticano II(527). Por eso hay un sacramento especial para el sacerdocio ministerial.

«Hoy como ayer, la misión específica del sacerdote es la de comunicar el pan de la palabra; la de distribuir, como ministro del culto, el perdón, la gracia y la santidad. Podrán cambiar los tiempos y los métodos, según la evolución de las costumbres, pero el contenido del mensaje seguirá siendo el mismo: el apostolado será siempre la transmisión de la vida espiritual»(528).

Jesucristo dice en el Evangelio: «No llaméis a nadie Padre»(529). Pero esto se lo dice a sus discípulos, pues entre ellos todos eran hermanos. Pero el pueblo es lógico que llame Padre a los sacerdotes por respeto a la persona que les transmite la doctrina y la gracia de Dios . El mismo San Pablo que sabía muy bien cómo había que interpretar las palabras de Cristo , se hacía llamar Padre: «No os escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos muy queridos. Porque aunque tuvierais diez mil pedagogos en Cristo no por eso tenéis muchos padres, ya que el que os ha engendrado en Cristo por medio del Evangelio he sido yo»(530). Él mismo llamó «hijo» a Timoteo en las dos cartas que le escribe(531). Lo mismo a Tito(532). Por lo tanto es lógico que ellos le llamaran a él «Padre».

San Juan llama «sus hijos» a los que andan en la verdad(533).

40,4. Para ayudar a los sacerdotes en ministerios que aunque no sacerdotales resultan necesarios para el bien de la Iglesia , el Concilio Vaticano II ha permitido a las Conferencias Episcopales, con la aprobación del Sumo Pontífice, establecer el diaconado «para hombres de edad madura, aunque estén casados, y para jóvenes idóneos; pero para éstos debe mantenerse firme la ley del celibato»(534).

Estos diáconos sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad .

En 1972 la Iglesia ha permitido que cuando hay muchos fieles y pocos sacerdotes , algunas personas idóneas señaladas por el sacerdote, con permiso del Obispo, pueden ayudar a dar la Sagrada Comunión, para que este acto no se prolongue demasiado. Estas personas también podrán llevar la comunión a los enfermos, si no hay sacerdote o diácono que lo haga(535).

Comentarios
No hay comentarios en “La Iglesia”
  1. junior miguel Dijo:

    me gustaría q en estos artículos hubiera mas datos sobre los mandamientos de la iglesia anglicana para q así todo tenga mas lógica al leerlo

  2. junior miguel Dijo:

    me gustaría q en estos artículos hubiera mas datos sobre los mandamientos de la iglesia anglicana para q así todo tenga mas lógica al leerlo

  3. junior miguel Dijo:

    me gustaría q en estos artículos hubiera mas datos sobre los mandamientos de la iglesia anglicana para q así todo tenga mas lógica al leerlo

  4. erika basurto arana Dijo:

    Soy una madre de una hija y dos hijos soy del grupo de pastoral familiar del canton balzar de la provincia del guayas me gusta el tema expuesto pero necesito tema mas de familia

  5. erika basurto arana Dijo:

    Soy una madre de una hija y dos hijos soy del grupo de pastoral familiar del canton balzar de la provincia del guayas me gusta el tema expuesto pero necesito tema mas de familia

  6. erika basurto arana Dijo:

    Soy una madre de una hija y dos hijos soy del grupo de pastoral familiar del canton balzar de la provincia del guayas me gusta el tema expuesto pero necesito tema mas de familia




    Untitled Document
     

    css.php