Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Un cura mendigo


5 junio 2009
Sección: Orden sacerdotal

Un cura mendigo, que había abandonado el sacerdocio, confesó a Juan Pablo II

Scott Hahn

Nueva York

Hace unos días, en el programa de televisión de la Madre Angélica en los Estados Unidos (EWTN), relataron un episodio inédito de la vida de Juan Pablo II.

Un sacerdote norteamericano de la archidiócesis de Nueva York se disponía a rezar en una de las parroquias de Roma cuando, al entrar, se encontró con un mendigo. Después de observarlo durante un momento, el sacerdote se dio cuenta que conocía a aquel hombre. Era un compañero del seminario, ordenado sacerdote el mismo día que él. Ahora mendigaba por las calles.

El cura, tras identificarse y saludarle, escuchó de labios del mendigo cómo había perdido su fe y su vocación. Quedó profundamente estremecido.

Al día siguiente el sacerdote llegado de Nueva York tenía la oportunidad de asistir a la Misa privada del Papa, a quien podría saludar al final de la celebración, como suele ser la costumbre. Al llegar su turno, sintió el impulso de arrodillarse ante el Santo Padre y pedir que rezara por su antiguo compañero de seminario, y describió brevemente la situación al Papa.

Un día después recibió una invitación del Vaticano para cenar con el Pontífice, en la que solicitaba llevara consigo al mendigo de la parroquia. El sacerdote volvió a la parroquia y le comentó a su amigo el deseo del Papa. Una vez convencido el mendigo, le llevó a su lugar de hospedaje, le ofreció ropa y la oportunidad de asearse.

Confesó al Papa

El Pontífice, después de la cena, indicó al sacerdote que los dejara solos, y pidió al mendigo que escuchara su confesión. El hombre, impresionado, le respondió que ya no era sacerdote, a lo que el Papa contestó: «una vez sacerdote, sacerdote siempre». «Pero estoy fuera de mis facultades de presbítero», insistió en mendigo, que recibió como respuesta: «Yo soy el Obispo de Roma, me puedo encargar de eso».

El hombre escuchó la confesión del Santo Padre y le pidió a su vez que escuchará su propia confesión. Después de ella lloró amargamente. Al final Juan Pablo II le preguntó en qué parroquia había estado mendigando, y le designó asistente de párroco de la misma, y encargado de la atención a los mendigos.

LA RAZÓN

miércoles, 9-V-2001

Comentarios
4 Comentarios en “Un cura mendigo”
  1. edgar Dijo:

    Gloria a Dios!Señor en verdad eres Amor!Gracias Padre.

  2. edgar Dijo:

    Gloria a Dios!Señor en verdad eres Amor!Gracias Padre.

  3. edgar Dijo:

    Gloria a Dios!Señor en verdad eres Amor!Gracias Padre.

  4. 0lga Dijo:

    tiene razón el sacerdocio es para siempre. Debemos seguir imitando ese amor tan grande de San Juan Pablo II y esas grandes enseñanzas que nos da a cada uno de nosotros. Bendito sea nuestro Dios!




Untitled Document
 

css.php