Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La Resurrección de Jesucristo trae una vida nueva


21 julio 2011
Sección: Nosotros

Objeto de la Catequesis:

Mostrar cómo la Resurrección de Cristo manifiesta la victoria absoluta y definitiva sobre todo sufrimiento y, en último término, sobre el pecado y la muerte. Jesús, que ha querido pasar por el dolor, consecuencia de la libertad humana, lo ha vencido resucitando de entre los muertos.

Síntesis:

1. Un acontecimiento sorprendente

2. La resurrección es muestra del poder de Dios

3. La resurrección: fundamento de la fe de la Iglesia

4. La fe en la resurrección es fuente de salvación

5. La resurrección es un acontecimiento histórico y trascendente

6. La resurrección de Jesucristo trae una vida nueva

7. Es una gran noticia que debe ser comunicada: comunidad y evangelización

Texto:

Jesucristo es el "primogénito de entre los muertos" (Col 1,18; Ap 1,5) que nos ha abierto el camino de la vida nueva por su resurrección. En ésta se manifiesta el sentido de su muerte. Jesús resucitado nos revela un Dios de vivos y no de muertos. Él mismo se autoproclama "la resurrección y la vida" (Jn 11,25). El cristiano desde el bautismo participa en la muerte y resurrección de Cristo y así puede encontrar vida en cualquier situación.

1. Un acontecimiento sorprendente

"¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!" (Lc 24,34). Es el grito de los discípulos a los de Emaús cuando, después de encontrarse con Jesús, vuelven a la comunidad de Jerusalén.

Jesús verdaderamente resucitó y así lo fueron descubriendo los testigos de sus apariciones. Al principio no podían creerlo: como vemos por ejemplo en Tomás (Jn 20,24), los discípulos de Emaús (Lc 24,13ss). Era algo impensable. Que había muerto era evidente. ¿Quién iba a pensar que un muerto volviera a la vida? Jesús durante su vida en la tierra resucitó muertos (como Lázaro -Jn 11,43s), pero la resurrección de Jesús es distinta: ya no morirá más.

El cuerpo de Jesús resucitado es una carne transfigurada, con propiedades espirituales: es material y espiritual a la vez. ¿Por qué? Porque la carne ha sido espiritualizada con la presencia del Espíritu Santo. Por eso es nota común a las apariciones que al principio a Jesús no le reconocen (María Magdalena -Jn 20,15; los de Emaús -Lc 24,16, etc.). Es el mismo pero está transformado; ya no es lo mismo, su humanidad ha recibido la plenitud del Espíritu Santo.

2. La resurrección es muestra del poder de Dios

La primera fórmula de fe que aparece en el Nuevo Testamento es muy básica: "Dios ha resucitado a Jesús de entre los muertos". La fórmula es un fragmento kerigmático, es decir, de la fe original predicada por los apóstoles, como atestigua el primer escrito del Nuevo Testamento, la carta a los Tesalonicenses 1,10 (escrita por San Pablo hacia el año 50 d.C.) . En esta primera expresión, ¿por qué Dios es el sujeto? Porque sólo Dios tiene fuerza para dar vida a un muerto .

Así se muestra el poder de Dios que es el único que puede salvar: "Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará también a nosotros mediante su poder" (1 Co 6,14) (54-57 d.C). No es sólo proclamación de un acontecimiento, sino que es fuerza que se comunica y propaga a todos los hombres .

Más adelante, sin cambio de sentido, aparecerá la expresión "Cristo resucitó" (1Co 15,13s); "el Señor ha resucitado" (Lc 24,34). Es Jesús, en cuanto que es Cristo (es decir: el Ungido por el Espíritu Santo), en cuanto que es Señor (es decir: título divino del que tiene el poder sobre todo) el que puede vencer el poder de la muerte con la vida nueva de la resurrección . La resurrección confirma que Jesús no es un mero hombre, sino que es Dios .

La resurrección es una "nueva creación", por la que todo vuelve a ser hecho. Al igual que en la primera creación actuó la Trinidad en unidad, así también en la resurrección: es el Padre el que resucita a Jesús y es el Hijo el que resucita por la fuerza del Espíritu Santo

3. La resurrección: fundamento de la fe de la Iglesia

La resurrección de Cristo, realizada con la fuerza de Dios, es el centro y la originalidad de la fe cristiana.

"Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús" (Hch 13,32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz .

Dios, que se ha hecho hombre en Jesucristo, ha resucitado de entre los muertos. Así lo expresa 1Co de un modo más desarrollado:

Os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí:

- que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;

- que fue sepultado y

- que resucitó al tercer día, según las Escrituras;

- que se apareció a Cefas y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte viven y otros murieron.

Luego se apareció a Santiago; más tarde, a todos los apóstoles. Y en último término se me apareció también a mí, como a un abortivo (1 Co 15,3-8).

San Pablo desarrolla en este "credo" primitivo escrito hacia el año 56 la fe en la resurrección que él ha recibido y por eso "transmite". Los exegetas dicen que este texto no es invención de Pablo, sino que recoge lo que él ha escuchado de los apóstoles y lo confirma con su testimonio. El mensaje central que Pablo ha recibido es que el que murió y fue sepultado resucitó. Para que haya resurrección es necesario atestiguar la muerte y ésta se confirma con la sepultura. De ahí que afirmar la muerte y sepultura son necesarias para poder afirmar la resurrección.

Pero la fuerza de la resurrección está en el testimonio de los testigos. Pablo señala algunos de ellos: Pedro, los Doce apóstoles, un gran número de discípulos y, por último, a él mismo. El mismo Pablo es testigo de la resurrección y si tiene fe en ella y la confiesa con tanta convicción es porque ha sido testigo de primera mano.

Primero el testimonio del sepulcro vacío y después las numerosas apariciones hacen posible que el mensaje de la resurrección sea creíble para los testigos y aquellos a los que éstos comunican esta buena nueva.

4. La fe en la resurrección es fuente de salvación

Si Cristo no ha resucitado vana es nuestra fe (1Co 15,17). Por eso la fe cristiana tiene su fundamento en la victoria de la vida sobre la muerte. Esto es lo que nos salva. La fe en la resurrección que nos libera del poder del mal, del pecado, de la muerte:

Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo. Pues con el corazón se cree para conseguir la justicia, y con la boca se confiesa para conseguir la salvación (Rm 10,9-10).

La confesión de Cristo muerto y resucitado es tabla de salvación para el creyente.

La resurrección de Cristo transforma el cansancio y la frustración en esperanza. ¡Es posible algo nuevo! ¡Siempre es posible el cambio! No hay nada que esté perdido. Esta es la experiencia de los discípulos: con miedo, encerrados en el cenáculo, sólo les hace superar el temor ver a Jesús resucitado. Jesús se aparece, y esto les devuelve la esperanza. Así también los de Emaús cambian radicalmente: de huir de Jerusalén defraudados por el triste final de Aquel al que habían seguido y había "fracasado" en la cruz, pasan a volver rápidamente al descubrir que Jesús está vivo. "Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén" (Lc 24,33).

5. La resurrección es un acontecimiento histórico y trascendente

"El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento" .

La credibilidad de las apariciones viene dada por las notas comunes que en ellas se repiten: es un acontecimiento inesperado, en primera instancia no reconocen que es Jesús, les cuesta salir de la tristeza en la que están, al principio les cuesta creer que sea Jesús, sólo por sus gestos y palabras lo reconocen. Así, por ejemplo, los de Emaús salen de Jerusalén decepcionados y sólo le reconocen cuando Jesús hace el signo del "partir el pan" (Lc 24,31) y en ese momento se dan cuenta de que su corazón ardía cuando Él les hablaba en el camino (Lc 24,32).

Es imposible interpretar la Resurrección de Cristo fuera del orden físico, y no reconocerlo como un hecho histórico. Sabemos por los hechos que la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la muerte en cruz de su Maestro, anunciada por él de antemano (cf. Lc 22, 31-32). La sacudida provocada por la pasión fue tan grande que los discípulos (por lo menos, algunos de ellos) no creyeron tan pronto en la noticia de la resurrección. Los evangelios, lejos de mostrarnos una comunidad arrobada por una exaltación mística, los evangelios nos presentan a los discípulos abatidos ("la cara sombría": Lc 24, 17) y asustados (cf. Jn 20, 19). Por eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro y "sus palabras les parecían como desatinos" (Lc 24, 11; cf. Mc 16, 11. 13). Cuando Jesús se manifiesta a los once en la tarde de Pascua "les echó en cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no haber creído a quienes le habían visto resucitado" (Mc 16, 14) .

Muchos se preguntan el "cómo" de la resurrección, pero sólo sabemos el "qué". La fe de la Iglesia, atestiguada por los testimonios, manifiesta el hecho de la resurrección, pero no se concreta la forma como ésta se dará. Así lo dice el Catecismo:

Nadie fue testigo ocular del acontecimiento mismo de la Resurrección y ningún evangelista lo describe. Nadie puede decir cómo sucedió físicamente. Menos aún, su esencia más íntima, el paso a otra vida, fue perceptible a los sentidos. Acontecimiento histórico demostrable por la señal del sepulcro vacío y por la realidad de los encuentros de los apóstoles con Cristo resucitado, no por ello la Resurrección pertenece menos al centro del Misterio de la fe en aquello que transciende y sobrepasa a la historia .

6. La resurrección de Jesucristo trae una vida nueva

Hemos de entender el sentido de la resurrección como complemento al de la muerte. Si por la muerte de Jesús somos liberados del pecado y de la muerte eterna, por la resurrección se nos abre el camino a una vida nueva . En palabras de San Pablo: con la muerte de Cristo muere nuestro hombre viejo y con su resurrección renace el hombre nuevo: "Despojaos del hombre viejo con sus obras, y revestíos del hombre nuevo" (Col 3,9).

En el bautismo participamos del misterio pascual a través del signo del agua. Ser sepultados en el agua significa morir a todo lo viejo (el pecado, el resentimiento, la frustración.) y salir del agua supone comenzar una vida nueva en Dios: "Sepultados con él en el bautismo, con él también habéis resucitado por la fe en la acción de Dios, que resucitó de entre los muertos" (Col 2,12).

La vida nueva que nos trae Cristo resucitado es la vida eterna . No se trata sólo de la vida futura, sino que cuando vivimos en el Espíritu ya poseemos la vida eterna, aunque no plenamente:

Conviene no olvidar que la vida nueva y eterna no es, en rigor, simplemente otra vida; es también esta vida en el mundo. Quien se abre por la fe y el amor a la vida del Espíritu de Cristo, está compartiendo ya ahora, aunque de forma todavía imperfecta, la vida del Resucitado: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo" (Jn 17, 3). ésta encuentra su "pleno significado" en. la comunión con el Padre" (EV 1). la vida eterna, siendo "la vida misma de Dios y a la vez la vida de los hijos de Dios" (EV 38), "no se refiere sólo a una perspectiva supratemporal", pues el ser humano "ya desde ahora se abre a la vida eterna por la participación en la vida divina" (EV 37) .

7. Es una gran noticia que debe ser comunicada: comunidad y evangelización

Es nota común a todas las apariciones, que los que ven a Jesús no pueden callárselo. Es tan grande la noticia que han de anunciarlo. Así pues, la resurrección lleva a volver a la comunidad y al anuncio. Las primeras en encontrar el domingo de Pascua el sepulcro vacío fueron mujeres, que corren para comunicarles a los discípulos la gran noticia (Lc 24,9-10; Jn 20,1 cita sólo a María Magdalena) y que han visto a Jesús resucitado (Jn 20,18). Asumen el riesgo de no ser creídas. Pero es más fuerte la experiencia que el temor al qué dirán.

La experiencia de Jesús resucitado hace volver a la comunidad a los que se han ido de ella por miedo o decepción (como los de Emaús: Lc 24,33). El encuentro con Jesús vivo lleva a vivir la fe en la comunidad, a compartirla, a anunciarla.

Comentarios
3 Comentarios en “La Resurrección de Jesucristo trae una vida nueva”
  1. Federico Dijo:

    Esta Catequesis tiene una OMISIÓN importante ya que no trata la celebración de la Eucaristía del DOMINGO como el Encuentro en Comunidad con el RESUCITADO. "No podemos vivir sin celebrar el DOMINGO," testificaron los Mártires de Abitene (Tunez) en el s.IV.

  2. GRACIELA Dijo:

    MUCHAS GRACIAS POR ESTA CATEQUESIS

  3. GRACIELA Dijo:

    LA VOY A COMPARTIR CON UN GRUPO DE MI PARROQUIA




Untitled Document
 

css.php