Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Se te nota en la mirada…

SheilaMorataya-Fleishman
4 mayo 2015
Sección: El espíritu de la maternidad, Mujer

SETENOTAENLAMIRADAINT



Un hijo es un lienzo, un jardín que está por diseñarse, un sueño que trabajar día a día. Un momento maravilloso, pero también una importante responsabilidad ante Dios.

Se nos ve en la Mirada. En la forma delicada de nuestras manos, en el calor de nuestro seno. Lo llevamos marcado en el rostro, en la voz y en la sangre… fuimos creadas para preservar la raza humana, para ser la piedra fundamental. Nuestro nombre más sonoro es madre. La mujer que tocará con más fuerza que nadie la vida de un niño. Por eso el vocablo madre significa fuerza. Fuerza para llevar la vida en el vientre. Fuerza para enseñar a amar. Fuerza para asegurar los valores en el alma. Fuerza para educar. A la madre, corresponde pues, llevar de la mano y enseñar la belleza de ser persona.

Profundicemos un poco más

Se nos ve en la Mirada… Cuando una mujer está embarazada el brillo de sus ojos es algo extra-humano. Es un imán que nos atrae sin saber por qué, al proyectar una belleza diferente pues lleva una nueva vida en el vientre y se le nota en la Mirada. Por eso es necesario pensar un poco en lo que significa convertirse en una mujer-madre. Ya no se es más una mujer-soltera; una mujer-esposa. Se será una mujer madre y con ello se tendrá frente a sí la responsabilidad y deber más grande y sagrado de la vida. Ayudar a otro ser humano que será su hijo, su hija o sus hijos a que experimenten la vida como el campo de acción en el cual se aprenderá a vivir con responsabilidad y buscara aquello para lo cual se ha nacido por medio de los valores que a través del ejemplo puedan ir interiorizando. Por esto es importante y necesario que el valor más importante al convertirse en madre, una mujer sea de Dios.

La mano de Dios al educar

Cuando educamos a nuestros hijos teniendo a Dios como el valor más importante de nuestra vida y de nuestra familia, estamos educando para vivir desde la dimensión espiritual y por lo tanto más allá de uno mismo. El objeto de la religión es ayudar al hombre a ser lo que tiene que ser. La que siembra la fe, sin duda como nadie, es la madre. La mujer que vive una vida interior está más serena, más centrada y se nota a través de la intensidad de su Mirada, de el sentimiento que se trasmite con el trato respetuoso a cada hijo. Esto hace que ellos vayan adquiriendo la certeza de saberse amados, de sentirse únicos y dignos. Educar de la mano con Dios hace que no sea necesario explicarle al niño cuando llegue a cierta edad que Dios existe y que es su Padre, sino, es interiorizar en ese niño a través de la entrega diaria de mi “yo” hacia el “tú” como un día descubrirla y entenderá que su valor es único e irrepetible pues su rango pertenece a otra categoría. La que nos da el ser hijos suyos. Debido a la gran abundancia de información escrita, a la velocidad con la que se vive, a todo lo que se ve en la televisión y que se escucha en la radio, hemos visto como cada vez queda menos tiempo para detenerse e interiorizar cada tarea que la vida nos pide, le ayudemos a ejecutar. La mujer tiene una especial y misteriosa capacidad (que no suele encontrarse fácilmente en los varones) para recogerse, para ver dentro de ella misma y así escuchar a Dios. Si somos madres, es importante que escojamos un momento del día en un lugar “nuestro” para meditar sobre el rol que estamos desempeñando como madres en la vida de nuestros hijos, siempre con el objeto de mejorar para poder perfeccionarlos a ellos. Estaremos entonces educando, tomadas de la mano, con Dios, Nuestro Padre y Maestro. Ser la mujer que tocará con más fuerza la vida de un niño.Y para hacerlo con verdadera fuerza hay que comenzar a tocar y buscar en el sótano interior.

¿Qué significa ser madre para mí? ¿Cómo es el amor que doy? ¿Condiciono, soy egoísta, hablo constantemente de mis derecho? ¿En qué creo, que me mueve, cuales son mis compromisos para con el mundo? ¿Estoy constantemente viviendo un proceso de auto-educación o por el contrario me he acomodado? ¿Deposito la responsabilidad de educar a mis hijos en manos de terceros?

Todas estas preguntas invitan a tomar un tiempo que talvez no se tiene, para encontrar en que estamos fallando y sacar propósitos concretos para mejorar como educadoras de nuestros hijos. Hay cosas que impiden hoy en día ser madres de verdad, ser madres ponen toda su inteligencia, voluntad y corazón para serlo. Veamos algunos ejemplos:

1- El excesivo amor a una carrera profesional. El estar inmersa en perseguir el propio éxito. ¿Qué es? Egoísmo. Dificultad para ser generosas al ejercer la maternidad.

2- La excesiva preocupación por la ropa y las cosas materiales. ¿Qué hace? Trasmite anti-valores a nuestros hijos. Se les va enseñando inconscientemente que lo más importante son las cosas que se tienen y no lo que se es como persona.

3- Estar demasiado preocupadas por no tener el matrimonio perfecto. ¿Sus efectos? Nos deprimimos y una mujer deprimida no puede pensar en los demás con una mente clara.

4- Ver a los hijos como parte de la rutina. ¿Qué provoca? Que ya no haya creatividad al dar amor. Que se relajen los sentimientos y la voluntad al educar. Que la ilusión por tenerlos desaparezca.

Todo esto, nos debilita y hace que desaparezca nuestra fuerza. Pero hemos visto que el vocablo madre es precisamente lo que nos da la fuerza para conocernos a nosotras mismas, para exigirnos, para concientizarnos de la gran labor que cada día por delante tenemos. Un hijo es un lienzo, un jardín que está por diseñarse, un sueño que trabajar día a día, un Miguel Ángel que hay que sacar a la luz, una Madre Teresa que enseñe lo que es dar amor. Sólo podremos hacerlo teniendo ganas de ser madres diferentes, que vayan contra la corriente. Que encuentren que tienen un corazón cuyos latidos son de gigante y un alma que es tan extensa como el cielo que nos contempla cada día. Ser madre es un regalo, una vocación ultra-humana, un designio al que responder. Tómate unos minutos de tu tiempo para profundizar más en todo esto y descúbrete a ti misma el velo de tus ojos.

Comentarios
7 Comentarios en “Se te nota en la mirada…”
  1. Mary Dijo:

    ¡Es muy bonitO el textO! y muy cierto que cuando los padres se preocupan por que sus hijos aprendan desde pequeñitos sobre Dios, es dificil engañarlos porque conforme uno crece en el servicio del señor se llega a madurar en la fe y no se confunde a diferencia de quien no ha estado y no sabe de Dios,se llega a tener esa madurez y ese amor por Jesus.

  2. Mary Dijo:

    ¡Es muy bonitO el textO! y muy cierto que cuando los padres se preocupan por que sus hijos aprendan desde pequeñitos sobre Dios, es dificil engañarlos porque conforme uno crece en el servicio del señor se llega a madurar en la fe y no se confunde a diferencia de quien no ha estado y no sabe de Dios,se llega a tener esa madurez y ese amor por Jesus.

  3. Mary Dijo:

    ¡Es muy bonitO el textO! y muy cierto que cuando los padres se preocupan por que sus hijos aprendan desde pequeñitos sobre Dios, es dificil engañarlos porque conforme uno crece en el servicio del señor se llega a madurar en la fe y no se confunde a diferencia de quien no ha estado y no sabe de Dios,se llega a tener esa madurez y ese amor por Jesus.

  4. cruzmarquez Dijo:

    si asi ama una madre comun como sera el amor de nuestra madre celestialamen

  5. Alana Dijo:

    Mi autora favorita!!
    Todos sus artículos son excelentes y me han ayudado mucho en aumentar mi autoestima y confianza en mi misma.

    Gracias

    No soy madre pero ojalá algún día Dios nos conceda tener hijos Antes de que sea muy tarde.

  6. Sheila Morataya Dijo:

    muchisimas gracias Alana. Un gran abrazo.

  1. Eres madre, se te nota en la mirada… | Aleteia – Spanish



css.php