Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

IIIa. El Matrimonio válido

Pbro. Pablo Arce Gargollo y James P. Socías
26 agosto 2008
Sección: Matrimonio

Antes de que el matrimonio se celebre, debe constar que nada se opone a su celebración válida y lícita, de acuerdo con la ley de la Iglesia.

25. ¿Cuáles son las condiciones para que un matrimonio sea válido? ¿Pueden resumirse?

Las tres condiciones para un matrimonio válido en la Iglesia son:

I. Las partes contrayentes deben ser capaces, de acuerdo con la ley de la Iglesia, de dar su consentimiento matrimonial. Antes de que el matrimonio se celebre, debe constar que nada se opone a su celebración válida y lícita.[1] Los impedimentos pueden surgir de:

A. LA LEY DIVINA

Los impedimentos basados en la ley divina comprometen a todos y nunca pueden ser dispensados. Son:

La impotencia antecedente y perpetua para realizar el acto conyugal, tanto por parte del hombre como de la mujer, ya absoluta ya relativa.

La esterilidad no prohibe, ni invalida el matrimonio, a menos que una de las partes engañe fraudulentamente a la otra parte para obtener el consentimiento.[2]

Enlace matrimonial existente: mientras la declaración de nulidad o disolución de un matrimonio previo no se haya establecido legítimamente y sea segura.[3]

Consanguinidad: Todos los parientes relacionados con procreación, ya sean legítimos o naturales en lo que se llama línea directa, por ejemplo, padre-hija; y descendientes de un antecesor común en línea colateral, hasta e incluyendo el segundo grado (hermanos y hermanas).[4]

B. LEY ECLESIÁSTICA (LEY DE LA IGLESIA)

La ley eclesiástica compromete sólo a los católicos bautizados. El Ordinario local (generalmente el obispo de la diócesis) puede dar dispensas de impedimentos de la ley eclesiástica, siempre que él juzgue que la dispensa contribuirá al bien de la fidelidad con excepción de los impedimentos cuya dispensa se reserva a la Sede Apostólica (el Papa).[5] Esta dispensa no puede otorgarse sin una causa justa y razonable y sin tomar en cuenta las circunstancias del caso.[6]

Falta de edad válida: Para casarse la Iglesia exige que los hombres tengan dieciseis años cumplidos y que las mujeres tengan catorce años cumplidos. Estas edades son las mínimas para la validez.[7] Puede haber también leyes civiles que regulen el mínimo de edad para cada estado y país, pero éstas no invalidan el matrimonio a los ojos de la Iglesia.

Disparidad de culto: es inválido el matrimonio entre dos personas, una de las cuales fue bautizada en la Iglesia Católica o recibida en su seno y no se haya apartado de ella por acto formal y otra no bautizada.[8] Puede dispensarse este impedimento si se cumplen algunas condiciones a las que nos referiremos en otro apartado.

Ordenes sagradas: aquellos que hayan recibido órdenes sagradas como los diáconos o los sacerdotes no pueden intentar casarse.[9]

Votos públicos perpetuos de castidad en un instituto religioso.[10]

Rapto: el rapto o por lo menos la detención ilegal de una mujer con el propósito de casarse con ella.[11]

Crimen: quien con el fin de contraer matrimonio con una determinada persona causa la muerte del cónyuge de ésta o de su propio cónyuge. También atentan inválidamente el matrimonio entre sí quienes con una cooperación mutua, física o moral causan la muerte del cónyuge.[12]

Consanguinidad: es nulo el matrimonio entre todos los ascendientes y descendientes tanto legítimos como naturales. En línea colateral es nulo hasta el cuarto grado inclusive (como tía y sobrino o primos hermanos).[13]

Afinidad: parientes sanguíneos (no parientes por adopción) de la esposa o del esposo en un matrimonio valido previo en cualquier grado de la línea directa.[14]

Pública honestidad: que surge del matrimonio inválido, después de instaurada la vida en común, o del concubinato notorio o público: el impedimento afecta en el primer grado de línea recta entre el varón y los consanguíneos de la mujer y viceversa.[15]

Parentesco legal: proveniente de la adopción, en línea directa o en segundo grado de línea colateral.[16]

Un sacerdote de la parroquia puede aclarar y explicar el significado de estos impedimentos.

II. El consentimiento dado por las partes debe ser deliberado, totalmente voluntario, libre, mutuo y público. Por tanto, los siguientes son incapaces de contraer matrimonio:

Personas que carecen de suficiente uso de razón.

Personas que tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y obligaciones esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar.

Personas que no pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica.[17]

III. El consentimiento debe ser legítimamente manifestado en forma canónica, ante el Ordinario del lugar o el párroco o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos ante dos testigos.[18] La forma canónica no obliga a los no católicos cuando se casan entre ellos mismos, sino sólo a los católicos, aún si sólo uno de los dos participantes es católico que no hayan dejado la Iglesia por un acto formal. El obispo, sacerdote o diácono que asiste a la celebración de un matrimonio recibe el consentimiento de los esposos a nombre de la Iglesia y les da la bendición de la Iglesia. La presencia del ministro de la Iglesia y de otros testigos expresa visiblemente que el hecho del matrimonio es una realidad eclesiástica.[19]

26. ¿Si se llenan todos los requisitos para un matrimonio válido, que más se necesita para recibir el sacramento?

Cuando se satisfacen todos los requisitos para un matrimonio válido, son necesarias algunas otras condiciones para la recepción digna del sacramento del Matrimonio:

Ambos participantes deben ser personas bautizadas.

Rectitud de intención. Siempre son necesarios el buen juicio y la prudencia para elegir a un futuro esposo. No deben dejarse llevar por las emociones o por la pasión voluntaria. El embarazo premarital no es motivo suficiente para casarse con alguien porque ese podría ser otro error.

Preparación espiritual. Uno debe estar en estado de gracia. Los sacramentos de la Penitencia y la Sagrada Eucaristía son muy recomendables como preparación inmediata. Se recomienda una confesión general en caso de que alguien haya estado separado del sacramento de la Reconciliación por tiempo prolongado.[20]

Haber recibido previamente el sacramento de la Confirmación.

Los aún no confirmados deben recibir el sacramento de la Confirmación antes de ser admitidos al matrimonio si ello es posible sin dificultad grave.

Conocer las obligaciones de la vida matrimonial. Estas obligaciones comprenden la fidelidad mutua de los esposos hastas la muerte y procurar el bienestar de cuerpo y espíritu de los hijos enviados por Dios.

Obediencia a las leyes del matrimonio de la Iglesia.

27. ¿Quiénes son ministros del sacramento?

En la Iglesia latina se considera habitualmente que son los esposos quienes, como ministros de la gracia de Cristo, se confieren mutuamente el sacramento del Matrimonio expresando ante la Iglesia su consentimiento. En las liturgias orientales, el ministro de este sacramento —llamado "Coronación"— es el sacerdote o el obispo, quien, después de haber recibido el consentimiento mutuo de los esposos, corona sucesivamente al esposo y a la esposa en señal de alianza matrimonial.[21]

28. ¿Es el matrimonio una realidad ecclesial?

El sacerdote (o el diácono) que asiste a la celebración del Matrimonio, recibe el consentimiento de los esposos en nombre de la Iglesia y da la bendición de la Iglesia. La presencia del ministro de la Iglesia (y también de los testigos) expresa visiblemente que el Matrimonio es una realidad eclesial.[22]

29. ¿Por qué se exige una forma eclesiástica para la celebración?

La Iglesia exige ordinariamente para sus fieles la forma eclesiástica de la celebración del matrimonio.[23] Varias razones concurren para explicar esta determinación:

El matrimonio sacramental es un acto litúrgico. Por tanto, es conveniente que sea celebrado en la liturgia pública de la Iglesia.

El matrimonio introduce un ordo eclesial, crea derechos y deberes en la Iglesia entre los esposos y para los hijos.

Por ser el matrimonio un estado de vida en la Iglesia, es preciso que exista certeza sobre él (de ahí la obligación de tener testigos)

El carácter público del consentimiento protege el "Sí" una vez dado y ayuda a permanecer fiel a él.[24]


[1] Cf. C.I.C. 1066

[2] Cf. C.I.C. 1084, 1097, 1098

[3] Cf. C.I.C. 1085

[4] Cf. C.I.C. 1078, 1091

[5] C.I.C. 88, 1078. Una dispensa por los siguientes impedimentos se reserva a la Santa Sede: órdenes sagradas, votos perpetuos públicos de castidad y crimen.

[6] C.I.C. 90

[7] Cf. C.I.C. 1083.1

[8] Cf. C.I.C. 1086, 1125 y 1126 y C.C.C. 1635

[9] Cf. C.I.C. 1087

[10] Cf. C.I.C. 1088

[11] Cf. C.I.C. 1089

[12] Cf. C.I.C. 1090

[13] Cf. C.I.C. 1091

[14] Cf. C.I.C. 1092

[15] Cf. C.I.C. 1093

[16] Cf. C.I.C. 1094

[17] Cf. C.I.C. 1095

[18] Cf. C.I.C. 1108

[19] Cf. C.C.C. 1630

[20] Cf. C.C.C. 1622

[21] Cf. C.C.C. 1623

[22] Cf. C.C.C. 1630

[23] Cf. C.I.C.1108

[24] Cf. C.C.C. 1631

Abreviaciones:

C.A.F

Carta a las familias, Ediciones Paulinas, México 1994

C.C.C

Catecismo de la Iglesia Católica, Ronma, Librería Editrice Vaticana, 1992. .

C.I.C

Codex Iuris Canonici (Código de Derecho Canónico) Ediciones Paulinas, México, 1983

D.E.

Directorio para el Ecumenismo, National Conference of Catholic Bishops (N.C.C.B)

(Conferencia Episcopal de los Estados Unidos), Origins vol 23, no. 9, julio 29, 1993

F.C.

Familiaris Consortio: El papel de la Familia en el Mundo Moderno. Juan Pablo II, Roma, Librería Editrice Vaticana, 1981

S.C.A.

Siga el Camino del Amor: Mensaje Pastoral para las Familias, N.C.C.B., Origins vol no. 25, 1993

G.S.

Gaudium et Spes, Concilio Vaticano II, 1985

G.E.

Gravissimum educationis, Concilio Vasticano II, 1965

H.V.

Humanae Vitae. Paulo VI. Librería Editrice Vaticana, 1968

L.G.

Lumen Gentium, Concilio Vaticano II, 1964

M.D.

Mulieris Dignitalis. Juan Pablo II. Roma, Librería Editrice Vaticana, 1988

N.C.C.B.

National Conference of Catholic Bishops of the United States (Conferencia Episcopal de los Obispos Católicos de Estados Unidos.

O.C.J.

One in Christ Jesus (Uno en Cristo Jesús): Toward a Pastoral Response to the Concerns of Women for Church and Society, por la N.C.C.B., Ad Hoc Committee for a Pastoral Response to Women"s Concerns, Origins vol 22; no. 29, 1993.

S.C.

Sacrosantum Concilium, Concilio Vaticano II, 1963

Comentarios
4 Comentarios en “IIIa. El Matrimonio válido”
  1. Felipe plascencia Dijo:

    que la gracia de Dios este con ustedes. gracias por estas lecciones de Itroduccion al matrimonio, en lo particular a mi y la comunidad de St. Mary en fort worth nos a ayudado mucho, todos los temas son muy especificos. gracias

  2. selma Dijo:

    muy bueno, que dios les bendiga me ayudó mucho para una charla

  3. Luis Torres Bravo Dijo:

    Es válido un matrimonio por la Iglesia si el esposo no ha sido confirmado. Es posible un divorcio. El materimonio se efectuó en el año 1988 y en ese mismo año se separaron. No hay hijos. La dama tiene su nueva pareja y el hombre también. Gracias.

  4. maria roldan montoya Dijo:

    que bueno bendecidos por dios




Untitled Document
 

css.php