Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Termina la época de los papas griegos


27 junio 2008
Sección: La historia de los Papas

Además de poner fin a los saqueos lombardos, las poblaciones italianas veían al papa como el natural depositario del poder frente a la figura del emperador.

Juan VI

 

Los romanos tenían que estar satisfechos de los papas griegos que venían eligiendo desde hacía casi un cuarto de siglo. Consecuentes con lo que ya empezaba a ser tradicional, se fijaron en esta ocasión en Juan VI, consagrado el 30 de octubre del 701.

 

El nuevo pontífice hizo honor a sus orígenes oponiéndose a Apsimer, que había usurpado el trono imperial bajo el nombre de Tiberio III, así como a su exarca Teofilacto, que le representaba en Italia. Contra este último contó con la ayuda de la milicia italiana.

 

En la Campania, los lombardos saqueaban sin miramientos. El papa no dudó en recurrir al patrimonio de la Iglesia para pagar a su jefe, Gisulfo de Benevento, todo lo que pidiera, con tal de que pusiera término a sus rapiñas.

Todas aquellas preocupaciones no impidieron que Juan -como sus predecesores- siguiera muy de cerca los destinos de la Iglesia de Inglaterra. En el año 704, por ejemplo, impidió que el arzobispo de Canterbury dividiera el obispado de York, tal como deseaba.

 

Juan VI murió en Roma el 11 de enero del 705.

 

Juan VII

 

Juan VII fue consagrado el 1 de marzo del año 705. El papa seguía siendo griego todavía. Esteta, de una brillante cultura, puso una especial atención en embellecer los templos con notables mosaicos y en edificar otros nuevos.

Era al mismo tiempo un diplomático hábil, que supo ganarse también la simpatía de los lombardos, logrando que el nuevo rey, Ariperto II, le restituyera los bienes de la Iglesia que el papa Juan VI se había visto obligado a entregar a Gisulfo, para que pusiera fin a sus desmanes.

 

¿Sería quizás esta sobreabundancia de cualidades lo que le haría blanco de críticas? Sus contemporáneos le acusaron de cobardía en sus relaciones con el emperador. Efectivamente, Justiniano II, que había recuperado el trono de Bizancio, exigió a Juan que reconociera los famosos decretos del sínodo Trullano que el papa Sergio había rehusado ratificar. Juan VII consideró sin duda que, en aquella coyuntura, no era oportuno enfrentarse a un emperador airado y no formuló reserva alguna respecto a tales decretos.

 

Juan VII murió el 18 de octubre del 707. Las grutas vaticanas han conservado hasta hoy su retrato, realizado con mosaicos cuando él vivía, como lo prueba la aureola cuadrangular que lo corona.

 

Sisinio

 

Justo veinte días duró el pontificado de Sisinio, un anciano y muy enfermo que, Dios sabe por qué, fue consagrado el 15 de enero del año 708 y murió el 4 de febrero siguiente. Sin embargo, sacó todavía fuerzas para consagrar un obispo para Córcega y, sobre todo, para hacer que se restauraran urgentemente las murallas de Roma, amenazadas a la vez por lombardos y sarracenos.

 

Constantino I

 

El pontificado de Constantino comenzó el 25 de marzo del año 708 y fue muy positivo. Este papa de origen sirio sabía armonizar con pericia en todos sus tratos una cierta flexibilidad formal con una rigurosa firmeza en los principios fundamentales. Tales cualidades le permitieron sanear totalmente las relaciones entre Roma y Bizancio, tan tensas y comprometidas durante la primera mitad del reinado de Justiniano II.

 

Constantino aceptó incluso la invitación de éste y pasó un año entero en la corte imperial (de octubre del 710 a octubre del 711). Aprovechó el viaje para encontrar una fórmula afortunada respecto a la validez, para Occidente, de los decretos del sínodo Trullano (691) y consiguió que se reconociera la autoridad pontificia en el arzobispado de Rávena.

 

Cuando el usurpador Filípico Bardanes (711-713) intentó imponer de nuevo la doctrina monoteísta, el papa reaccionó inmediatamente y lo evitó. Y cuando el legítimo emperador, Anastasio II, consiguió acceder al trono, lo primero que hizo fue remitir al papa una profesión de fe perfectamente ortodoxa.

 

Constantino I falleció el 9 de abril del año 715. Su sucesor, por primera vez después de mucho tiempo, sería un romano.

Comentarios
No hay comentarios en “Termina la época de los papas griegos”


css.php