Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El siglo sombrío


27 junio 2008
Sección: La historia de los Papas

Comienza una etapa marcada por el rechazo de los sarracenos, la reanudación de contactos con Bizancio y la colaboración entre el papado y el emperador germánico.
 

Juan VIII

 

Juan VIII fue elegido el mismo día en que murió su predecesor, el 14 de diciembre del año 872. Había sido durante veinte años archidiácono de la Iglesia romana. Era un hombre enérgico, un hábil político y un excelente organizador militar, al que la Urbe debía las fortificaciones levantadas alrededor de la basílica de San Pablo y la construcción de una nueva flota.

 

Tenía valía suficiente para haber reanudado la política de san Nicolás I Magno, pero no halló el apoyo indispensable ni por parte del rey de Francia, Carlos el Calvo -a quien coronó emperador en el 875-, ni por la de Carlos el Gordo, rey de Alemania, su sucesor en el trono imperial. En Italia comenzaron entonces las luchas de los príncipes por el poder, enfrentamientos que pronto arrastrarían al mismo papado.

 

Juan VIII padeció los primeros embates cuando tomaron Roma Lamberto de Espoleto y Adalberto de Toscana. Y se vio obligado a esperar largas semanas en prisión hasta que consiguió escaparse y llegar a Francia, donde, en el 878, consagró rey a Luis el Tartamudo, hijo de Carlos el Calvo. En agosto del 878 reunió un sínodo en Troyes y en el 879 pudo volver a Roma, donde coronó a Carlos el Gordo rey de Italia (880) para ceñirle, al año siguiente -el emperador francés había muerto en el 877-, la corona imperial. Pero el nuevo emperador no prestó ayuda alguna al papa, que, por lo tanto, tuvo que valerse por sí mismo para enfrentarse a los príncipes italianos y a las incursiones de los sarracenos.

 

Desengañado de los carolingios, Juan VIII puso sus esperanzas en Bizancio. Para asegurarse su apoyo llegó, incluso, a modificar las decisiones de los pontífices anteriores para aceptar que el patriarca Focio se instalara en la sede de Constantinopla. Sin embargo, éste, en lugar de mostrarse agradecido, se convirtió en fuente inagotable de nuevas preocupaciones para el papa. La consecuencia de tan complicada trama fue una clara pérdida de autoridad y prestigio para el papado. Juan VIII, reducido entonces a un trágico aislamiento, se vio obligado, para salvar la Urbe de los sarracenos, a pagar a aquellos piratas musulmanes un tributo humillante.

 

Este vicario de Cristo, que había perseguido obstinadamente la paz y que, si hubiera estado suficientemente respaldado, habría podido escribir páginas gloriosas en la historia del papado, tuvo un final espantoso. Cayó en la trampa de una conjuración urdida por su propia familia. Según los Anales de Fulda fue envenenado, pero como el veneno no actuó con toda la rapidez que los asesinos deseaban, acabaron éstos a martillazos con la vida del pontífice. Tal sería su muerte el 16 de diciembre del año 882.

 

Marino I

 

Hijo de un sacerdote de Toscana, Marino estuvo al servicio de la Iglesia desde los doce años. Había sido, sucesivamente, diácono, archidiácono, tesorero de la Iglesia de Roma y, por fin, obispo de Ceri, en la Etruria.

Hasta entonces estaba estrictamente prohibido que se eligiera como obispo de Roma a quien hubiera ya ocupado la sede episcopal de otra diócesis. Con Marino se hizo la primera excepción a la regla. Y el mismo día del asesinato de Juan VIII, el 16 de diciembre del 882, fue elegido papa.

 

Era un hombre inteligente y piadoso. Supo hacerse reconocer por el emperador Carlos e indultó al obispo de Porto, el futuro papa Formoso, al que Juan VIII había depuesto y exiliado. Puso también gran empeño en consolidar las relaciones con el rey de los anglo-sajones.

 

Fue breve el pontificado de Marino: su vida se extinguió el 15 de mayo del 884.

 

San Adriano III

 

Adriano III, un romano, fue elegido el 17 de mayo del 884. Tumultos, enfrentamientos y hambre azotaban a Roma, forzando al nuevo papa a que -para imponer el orden- recurriera a rigurosas medidas. El emperador Carlos el Gordo le llamó a Alemania, sin duda para tutelar su política, controlar el nombramiento de nuevos obispos y asegurar la sucesión de Bernardo, un hijo ilegítimo -y todavía menor de edad- del emperador.

 

Mas el papa no soportó el viaje. Expiró cerca de Módena, en la abadía de Nonatola, a fines de septiembre del año 855. Su tumba atrajo a muchos peregrinos y, mil años más tarde, el 2 de diciembre de 1981, fue oficialmente reconocido su culto.

Comentarios
No hay comentarios en “El siglo sombrío”
  1. alexandra palmero Dijo:

    me gustaría saber a cerca de por que se llamó edad sombría a la última generación del siglo(68-100 d.c).

  2. alexandra palmero Dijo:

    me gustaría saber a cerca de por que se llamó edad sombría a la última generación del siglo(68-100 d.c).

  3. alexandra palmero Dijo:

    me gustaría saber a cerca de por que se llamó edad sombría a la última generación del siglo(68-100 d.c).




css.php