Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

¿Por qué debo perdonar a mi hermano?

GabrielGonzález Nares
11 septiembre 2013
Sección: Imitación de Cristo, Preguntas Frecuentes, Valores en acción, Valores explicados

Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal;(…) Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. (Mt. 5, 21.24)

La enseñanza que Cristo da sobre la relación con el hermano tiene como interlocutor principal a la antigua ley, es decir, el Antiguo Testamento. Ante la ley de Moisés, Jesús presenta la ley de la caridad tomando como ejemplo de prójimo al pariente más cercano e igual a nosotros: el hermano.

A Dios por el hermano

En este episodio, los personajes son unos hermanos enojados entre sí. Uno de ellos recuerda que tiene algo contra su hermano al momento de presentar su ofrenda. Entonces va a buscarlo ya reconciliarse con él. ¿Por qué Jesús pone como lugar de esta historia el altar? Para responder a esto digamos que el altar es, desde la consagración del tabernáculo y del templo, el lugar donde los hombres y Dios se encuentran. Estar frente al altar representa estar ante Dios justo con los dones que podemos ofrecerle.

Ante el altar tenemos los dones y nos tenemos ante nosotros mismos ¿Qué es mejor ofrecer? ¿Los dones: animales, panes, vino o nuestra buena voluntad, reconciliación y conciencia pura? Jesús hace patente que lo que más vale a los ojos de Dios es el corazón contrito y que desea perdonar al hermano. Un lectura paralela de este pasaje es la que dice: ” Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.” (Os. 6,6) Cristo sabe que para acercarnos a Dios, primero hay que acercarnos a nuestro hermano, y no sólo a nuestro hermano carnal, sino a nuestro hermano en la fe, o nuestro hermano humano.

Perdono a mi hermano porque vale por sí mismo

“¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo, cuando la viga está en tu ojo?¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano.” (Mt 7,3)

Con estas palabras Jesús vuelve a hacer referencia a los hermanos. Parece que hay poco que ver con el perdón entre ellos, sin embargo de aquí surge la consideración que da lugar al perdón. Podemos decir que perdonamos a nuestro hermano porque él vale por sí mismo. Si no perdonara a mi hermano dejaría en claro que su dignidad es poco. En cambio, si lo perdono, indico que mi hermano es muy digno, tanto, que merece encaminarse de nuevo hacia el bien.

Dice Jesús en su parábola que “vemos la paja en el ojo de nuestro hermano, pero vemos la viga en el nuestro”. Si vemos las faltas, o pajas, de nuestro hermano y deseamos sacarlas de su ojo, entonces deseamos que vea sin obstáculos. Lo importante será saber cómo hacerle ver sus faltas reconociendo las nuestras. Si ambos hermanos tienen un obstáculo semejante entonces tienen una naturaleza semejante y son propensos a la debilidad. Pero si existe entre ellos la voluntad de guiarse mutuamente al bien entonces ambos podrán remover entre sí los obstáculos que les impiden ver la verdad a través de una crítica constructiva.

Perdono a mi hermano porque es capaz del bien

“Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.” (1 Jn 4, 20)

El apóstol Juan dice claramente que no se puede amar a Dios si no amamos primero su imagen que nos es más cercana. La Imagen de Dios es, por excelencia Cristo, pero en Cristo están todos los hombres, pues Él ha abierto de nuevo las puertas de la amistad del Padre a todos los hombres. Es decir, en todos y cada uno de los que Cristo ha asumido tenemos a un hermano.

¿Cómo es, entonces, la manera de amar al Dios invisible? A través de los hermanos visibles, que son hijos del Dios invisible a través del Hijo, que estando en el seno del Padre como su Palabra, se hizo visible para amarnos a todos.

Una manera de amar es perdonar. Como podemos saber, el perdón es la liberación de los rencores hacia un ofensor. Cuando perdonamos al ofensor lo consideramos capaz del bien, capaz de comenzar de nuevo. El perdón es un acto de la voluntad libre, y también es un acto de gracia, pues por ella, a imitación de Cristo, podemos perdonar.

Por otra parte, cuando perdonamos, actuamos como Cristo. Él mismo, estando en la cruz, perdonó a sus verdugos. (Lc 23, 34) Por otra parte, no olvidemos que si perdonamos, lo hacemos para el bien del ofensor y bien nuestro, no sólo para nuestra magnanimidad. Perdonar no implica un abandono de la justicia. Más bien, con el perdón el camino a la justicia y hacia la reformación del ofensor queda claro. Es así que, si amamos a nuestro hermano, deseamos su bien. Y si este deseo pretende ser una realidad, dejaremos que la justicia opere en nuestro hermano para que llegue a ser óptimo.

Perdono a mi hermano porque en él veo una imagen de Cristo

El cristiano se sabe hijo de Dios en el Hijo, Cristo. Es por eso que lo imita y trata de llevar una vida virtuosa, caritativa y profética como la de Cristo. Como el Maestro dijo “El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.” (Mt 25, 40)

Del mismo modo, cuando perdonamos a un  hermano, le hacemos el bien. Y hacerle el bien a nuestro hermano es hacerle el bien a la imagen de Cristo. El perdón al hermano acerca doblemente a Cristo tanto a él como a nosotros. En sentido, imitando a Cristo, somos otro Cristo y alcanzamos la plenitud de la vida de gracia, poniendo en práctica la caridad.

 

Comentarios
5 Comentarios en “¿Por qué debo perdonar a mi hermano?”
  1. Segundo Dijo:

    Que hago, mi hermana odia a mi esposa e hijos. Es una mujer solterona llena de odio y rencor. Siempre trate de acercarme a ella pero es irracional y agresiva. Por favor que hago para que cambie

  2. José Dijo:

    Solo debes orar sin cesar, intercede por ella, ayuna por ella y pídele a Dios (Confiando en El) que cambie su corazón, que lo transforme y que renueve su mente, y poco a poco podrás ver la manifestación de la Gloría de Dios en la vida de tu hermana.
    ¡Bendiciones!.

  3. Marlene Dijo:

    Estoy en un dilema, guardo mucho rencor a l familia de mi esposo me han humillado , difamación y me han hecho sentir un ser inferior, no se que hacer estoy envenenando mi corazón

  4. Erika Garcia Dijo:

    En estos Momentos tengo mucho rencor con mi hermano Gemelo… Y no se que hacer siento que me ahogo en mi corazón… Por no poderle Decir sus Verdades pero el si pudo humillarme….

  5. Gilda Dijo:

    no puedo mirarlo a la cara a mi hermano, siempre discutimos pero siempre podía perdonar y darme cuenta que los dos nos equivocamos , los dos tenemos familia,el en ese momento se encontraba con su hija y su mujer, estábamos todos menos mi papa y mi marido, yo en el brazo la tenia a mi nena,en este caso no puedo ni saludarlo, no me sale, no puedo ni mirarlo, esta ves me agredió y me pego , sin ningún motivo, estando toda mi familia me fue a atacar por que el creyó que saque algo de sus pertenencia y no fue así, trate de explicarle y el no supo escucharme, cuando el me insultaba me pego, yo no reaccione en el momento pero luego mi hija lloraba entonces me levante enfurecida y le dije que quien se creía para levantarme la mano, y le dije que se atreviera a pegarme de nuevo en ese entonces me empujo y me tiro al piso y venia a golpearme. ahí fue donde todos lo que estaban presente le fueron agarrar. desde ese ida no puedo ni mirarlo, me dolió bastante, siempre que va a casa trata de no estar presente.




Untitled Document
 

css.php