Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

De la humilde sumisión

Tomás de Kempis
8 julio 2008
Sección: Imitación de Cristo

1. No te importe mucho quién es por ti o contra ti; sino busca y procura que sea Dios contigo en todo lo que haces.

Ten buena conciencia, y Dios te defenderá.

Al que Dios quiere ayudar, no le podrá dañar la malicia de alguno.

Si sabes callar y sufrir, sin duda verás el favor de Dios.

El sabe el tiempo y el modo de librarte; y por eso te debes ofrecer a El.

A Dios pertenece ayudar y librar de toda confusión.

Algunas veces conviene mucho, para guardar mayor humildad, que otros sepan nuestros defectos y los reprendan.

2. Cuando un hombre se humilla por sus defectos, entonces fácilmente aplaca a los otros, y sin dificultad satisface a los que le odian.

Dios defiende y libra al humilde; al humilde ama y consuela; al hombre humilde se inclina; al humilde concede gracia, y después de su abatimiento le levanta a gran honra.

Al humilde descubre sus secretos, y le trae dulcemente a Sí y le convida.

El humilde, recibida la afrenta, está en paz; porque está con Dios y no en el mundo.

No pienses haber aprovechado algo, si no te estimas por el más inferior de todos.

Comentarios
1 comentario en “De la humilde sumisión”
  1. Luis Armando Dijo:

    Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
    Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
    Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
    Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
    Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
    Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
    Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
    Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
    Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

    Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar,
    ser comprendido, cuanto comprender,
    ser amado, cuanto amar.

    Porque es dándose como se recibe,
    es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
    es perdonando, como se es perdonado,
    es muriendo como se resucita a la vida eterna.

    (Autoría atribuída a San Francisco de Asís)




css.php