Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El camino cristiano de la unión con dios


19 junio 2008
Sección: Iglesia y oración

La oración contemplativa cristiana remite constantemente al amor del prójimo y a la acción para acercarse más a Dios.

13. Para encontrar el justo «camino» de la oración, el cristiano debe considerar lo que se ha dicho precedentemente a propósito de los rasgos relevantes del camino de Cristo, cuyo «alimento es hacer la voluntad del que (le) ha enviado y llevar a cabo su obra» (Jn 4, 34). Esta es la unión más estrecha e íntima —traducida continuamente en oración profunda— que Jesús vive con su Padre. La voluntad del Padre le envía a los hombres, a los pecadores; más aún, a los que le matarán. Y la forma de estar más íntimamente unido al Padre es obedecer a esa voluntad. Sin embargo, eso de ninguna manera impide que, en el camino terreno, se retire también a la soledad para orar, para unirse al Padre y recibir de El nuevo vigor para su misión en el mundo. Sobre el Tabor, donde su unión con el Padre aparece de manera manifiesta, se evoca su Pasión (cf. Lc 9, 31) y allí ni siquiera se considera la posibilidad de permanecer en «tres tiendas» sobre el monte de la Transfiguración. Toda oración contemplativa cristiana remite constantemente al amor del prójimo, a la acción y a la pasión, y, precisamente de esa manera, acerca más a Dios.

 

14. Para aproximarse a ese misterio de la unión con Dios, que los Padres griegos llamaban divinización del hombre, y para comprender con precisión las modalidades en que se realiza, es preciso ante todo tener presente que el hombre es esencialmente criatura (16) y como tal permanece para siempre, de tal forma que nunca será posible una absorción del yo humano en el Yo divino, ni siquiera en los más altos estados de gracia. Pero se debe reconocer que la persona humana es creada «a imagen y semejanza» de Dios, y el arquetipo de esta imagen es el Hijo de Dios, en el cual para el cual hemos sido creados (cf. Col 1, 16). Ahora bien, este arquetipo nos descubre el más grande y bello misterio cristiano: el Hijo es desde la eternidad «otro» respecto al Padre y, sin embargo, en el Espíritu Santo, es «de la misma naturaleza»: por consiguiente, el hecho de que haya una alteridad no es un mal, sino más bien el máximo de los bienes. Hay alteridad en Dios mismo, que es una sola naturaleza en Tres Personas y hay alteridad entre Dios y la criatura, que son por naturaleza diferentes. Finalmente en la sagrada eucaristía, como también en los otros sacramentos —y análogamente en sus obras y palabras— Cristo se nos da a sí mismo y nos hace partícipes de su naturaleza divina (17), sin, por otro lado, suprimir nuestra naturaleza creada, de la que él mismo participa con su encarnación.

 

15. Si se consideran en conjunto estas verdades, se descubre, con gran sorpresa, que en la realidad cristiana se cumplen, por encima de cualquier medida, todas las aspiraciones presentes en la oración de las otras religiones, sin que, como consecuencia, el yo personal y su condición de criatura se anulen y desaparezcan en el mar del Absoluto. «Dios es Amor» (1 Jn 4, 8): esta afirmación profundamente cristiana puede conciliar la unión perfecta con la alteridad entre amante y amado, el eterno intercambio con el eterno diálogo. Dios mismo es en este eterno intercambio, y nosotros podemos verdaderamente convertirnos en partícipes de Cristo, como «hijos adoptivos», y gritar con el Hijo en el Espíritu Santo: «Abba, Padre». En este sentido, los Padres tienen toda la razón al hablar de divinización del hombre que, incorporado a Cristo Hijo de Dios por naturaleza, se hace, por su gracia, partícipe de la naturaleza divina, «hijo en el Hijo». El cristiano, al recibir al Espíritu Santo, glorifica al Padre y participa realmente en la vida trinitaria de Dios.
Comentarios
9 Comentarios en “El camino cristiano de la unión con dios”
  1. Ovidio Cabrera Dijo:

    Excelente: el camino de uniòn con Dios es el camino de la divinizacion … participacion en la vida trinitaria de Dios, en la naturaleza del amor-Dios: en el flujo impetuoso de su desbordante naturaleza.

  2. Ovidio Cabrera Dijo:

    Excelente: el camino de uniòn con Dios es el camino de la divinizacion … participacion en la vida trinitaria de Dios, en la naturaleza del amor-Dios: en el flujo impetuoso de su desbordante naturaleza.

  3. Ovidio Cabrera Dijo:

    Excelente: el camino de uniòn con Dios es el camino de la divinizacion … participacion en la vida trinitaria de Dios, en la naturaleza del amor-Dios: en el flujo impetuoso de su desbordante naturaleza.

  4. marcelo Dijo:

    hola la verdad nunk e sido d ninguna religion pero me encuentro derrotado pero como se q no hay mejor consejero q nuestro Jehova Dios decidi entrar a su pag. solo busco el camino y la guia gracias

  5. marcelo Dijo:

    hola la verdad nunk e sido d ninguna religion pero me encuentro derrotado pero como se q no hay mejor consejero q nuestro Jehova Dios decidi entrar a su pag. solo busco el camino y la guia gracias

  6. marcelo Dijo:

    hola la verdad nunk e sido d ninguna religion pero me encuentro derrotado pero como se q no hay mejor consejero q nuestro Jehova Dios decidi entrar a su pag. solo busco el camino y la guia gracias

  7. marino Dijo:

    nunca es tarde para buscar aDIOS, el siempre estara esperandote, orando llegaremos a el, alabandole, exaltandole adorandole y postrados ante su grandeza lograremos grandes cosas,

  8. Juan Antonio Dijo:

    Muy buena esa aclaración. Me ha ayudado a saber cómo tengo que enfocar mi vida de unión con Dios.

  9. Maria Pilar Dijo:

    Esto esta buenisimo _b




css.php