Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Don de la Libertad: Sinceridad de Santo Tomás Moro en el Consejo Real

Gabriel Marañon Baigorrí
25 agosto 2008
Sección: Hijos y educación

Santo Tomás Moro fue uno de los mejores abogados de su tiempo, llegó a consejero del Rey Enrique VIII y más tarde a Canciller de Inglaterra. Era un hombre jovial, amable, respetuoso con todos. Poseía dos virtudes maravillosas: la firmeza y la sinceridad en decir la verdad.

Cuando Santo Tomás Moro era miembro del Consejo Real del Estado, expresaba su opinión en algún asunto con espíritu sincero, independiente y libre. Un día, estando reunido el Consejo Real, Wolsey presentó una propuesta para que se creara la Suprema Magistratura del Reino, con el fin de representar al Rey en toda Inglaterra. Wolsey ambicionaba este puesto para él. Así recibiría los honores de monarca cuando éste le representara. Defendió su propuesta con ardor y todos los nobles que formaban el Consejo le siguieron dócilmente, alabándole dicha idea. Nadie osó oponerse, excepto Santo Tomás Moro, que fue el único que se opuso a la creación de tal cargo. Y objetó con razones tan sólidas y justas que todo el Consejo Real se volvió atrás y declaró que el asunto requería una deliberación más detallada. Wolsey se encendió en cólera contra Santo Tomás Moro, llegando a insultarle, diciéndole: "Demostráis ser un consejero estúpido o necio". Tomás Moro, serenamente, le contestó: "Demos gracias a Dios porque su majestad el Rey tan sólo tiene un imbécil en el Consejo".

Santo Tomás Moro era sincero con todos. Poseía un espíritu libre en decir la verdad. Enrique VIII, que vivía con una mujer, llamada Ana Bolena y que no era su esposa, trataba que su Canciller Tomás Moro aprobara tal conducta. Pero Santo Tomás Moro públicamente desaprobó tal unión con aquella mujer. Entonces el Rey le condenó a muerte. Pudo Tomás Moro salvar la vida, diciendo al Rey que aquella mujer era su legítima esposa, pero el Canciller de Inglaterra amaba más la verdad y prefirió perder la libertad y la vida antes que dar la razón mintiendo al Rey.

Y así, una mañana temprano del 6 de Julio de 1535, fue llevado al patíbulo Santo Tomás Moro. Puesta su cabeza en el tajo, de un golpe de hacha del verdugo cayó su cabeza al suelo. La cabeza fue escaldada con agua hirviendo, como era costumbre, y colocada en un poste de la torre del puente de Londres. Un mes más tarde, cuando la cabeza iba a ser arrojada al río, un familiar de Santo Tomás Moro se apoderó de ella y la guardó en una cripta de la iglesia de San Dunstan, en Canterbury.

Explicación Doctrinal:

La libertad es un don que Dios ha dado al hombre. La libertad es la facultad que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y también de no obrar. El hombre es, por tanto, libre para pensar, hablar y obrar, pero debe hacerlo con reflexión buscando la verdad y la justicia y siempre con el debido respeto a los demás.

La libertad es como un arma de fuego, peligrosa, y, por tanto, hay que aprender a manejarla. Por ejemplo, somos libres para hablar y cantar, pero si molestamos a los demás hablando o cantando a gritos o diciendo groserías, eso ya no es libertad, es libertinaje.

Somos libres para exponer nuestras ideas, pero tenemos obligación de exponerlas sin odio, sin burlas, sin desprecios a los demás. Las expondremos con amor y respeto. No quieras imponer a la fuerza tus ideas y opiniones, eso es tiranía y soberbia. Imponlas por la fuerza de la verdad y del amor. Y así como te gusta a ti que los demás respeten tu libertad, también tú has de respetar la libertad de los demás. No te conviertas en déspota de los que te rodean.

Cuando una persona empieza a hacer uso de su libertad con grave perjuicio de los demás, como perturbar el orden público, etc., ese individuo no tiene derecho a la libertad.

Sé libre e independiente en tus ideas. Y cuando aprecies que la verdad la posees tú, no te sometas servilmente a la opinión ajena. Somete tu inteligencia a los demás cuando aprecies que la verdad la poseen ellos. De esta forma demuestras ser un hombre libre. Jesús nos dice en el Evangelio: "La verdad os hará libres".

Norma de Conducta:

Mi libertad estará guiada por la verdad, la justicia y el respeto.

Comentarios
3 Comentarios en “El Don de la Libertad: Sinceridad de Santo Tomás Moro en el Consejo Real”
  1. Karina Vargas Dijo:

    Soy una persona que dice muchas mentiras y deseo cambiar, me gustaria saber cual es el santo(a) de la verdad y la sinceridad para orar, rezarle la novena y pedirle que me ayude a dejar de decir mentiras. ¡Gracias por su colaboracion!

  2. Karina Vargas Dijo:

    Soy una persona que dice muchas mentiras y deseo cambiar, me gustaria saber cual es el santo(a) de la verdad y la sinceridad para orar, rezarle la novena y pedirle que me ayude a dejar de decir mentiras. ¡Gracias por su colaboracion!

  3. Karina Vargas Dijo:

    Soy una persona que dice muchas mentiras y deseo cambiar, me gustaria saber cual es el santo(a) de la verdad y la sinceridad para orar, rezarle la novena y pedirle que me ayude a dejar de decir mentiras. ¡Gracias por su colaboracion!




Untitled Document
 

css.php