Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


La Sagrada Familia

PabloCardona
4 julio 2012
Sección: Familia y actualidad, Fiestas y celebraciones, Jesucristo, vida del alma

La Fiesta de la Sagrada Familia nos recuerda la importancia de santificar el hogar día a día, creando, con el cariño un auténtico ambiente de familia cristiana.

Dice el Evangelio (Mt 2, 13-15):

“Después que se marcharon, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huy a Egipto y estate allí hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y huyó a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliara lo que dijo el Señor por medio del Profeta: De Egipto llamé a mi hijo.”

Meditación

I. José, obedeces los planes divinos sin rechistar, con una fidelidad exquisita. ¿Has de marchar a Egipto? Coges a la familia y vas para allá. ¿No podría Dios haber resuelto el problema de un modo más sencillo? ¿No era ésa, en definitiva, la familia de Jesús, su propio hijo? No te quejas, no pierdes el ánimo. Habrá que salir de noche –deprisa-, con lo puesto. Habrá que volver a empezar, en aquella tierra desconocida y lejana. Dios sabe más: hágase Su voluntad.

Madre, ¡Cómo debiste sufrir la noche de la huida a Egipto! El Niño era muy pequeño; el viaje, largo. Había que escoger –de entre los enseres familiares- solo lo imprescindible. Además, estaban persiguiendo a Jesús… ¡Para matarlo! Pero no salió de tu boca ni una mueca de enfado, ni una palabra de rebeldía. Tu sonrisa calmada y el silencio de Jesús –que dormía plácidamente- llenaba aquel hogar de paz, de alegría, de luz, en medio de aquella oscura noche.

II. “Al pensar en los hogares cristianos, me gusta imaginarlos luminosos y alegres, como fue el de la Sagrada Familia. El mensaje de la Navidad resuena con toda fuerza: Gloria a Dios en lo más alto de los cielos, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad . Que la paz de Cristo triunfe en vuestros corazones, escribe el apóstol . La paz de sabernos amados por nuestro Padre Dios, incorporados a Cristo, protegidos por la Virgen Santa María, amparados por San José. Esa es la gran luz que ilumina nuestras vidas y que, entre las dificultades y miserias personales, nos impulsa a proseguir adelante animosos. Cada hogar cristiano debería ser un remanso de serenidad, en el que, por encima de las pequeñas contradicciones diarias, se percibiera un cariño hondo y sincero, una tranquilidad profunda, fruto de una fe real y vivida.

El matrimonio no es, para un cristiano, una simple institución social, ni mucho menos un remedio para las debilidades humanas: es una auténtica vocación sobrenatural. Sacramento grande en Cristo y en la Iglesia, dice San Pablo , y, a la vez e inseparablemente, contrato que un hombre y una mujer hacen para siempre, porque -queramos o no- el matrimonio instituido por Jesucristo es indisoluble: signo sagrado que santifica, acción de Jesús, que invade el alma de los que se casan y les invita a seguirle, transformando toda la vida matrimonial en un andar divino en la tierra.

Los casados están llamados a santificar su matrimonio y a santificarse en esa unión; cometerían por eso un grave error, si edificaran su conducta espiritual a espaldas y al margen de su hogar. La vida familiar, las relaciones conyugales, el cuidado y la educación de los hijos, el esfuerzo por sacar económicamente adelante a la familia y por asegurarla y mejorarla, el trato con las otras personas que constituyen la comunidad social, todo eso son situaciones humanas y corrientes que los esposos cristianos deben sobrenaturalizar.

La fe y la esperanza se han de manifestar en el sosiego con que se enfocan los problemas, pequeños o grandes, que en todos los hogares ocurren, en la ilusión con que se persevera en el cumplimiento del propio deber. La caridad lo llenará así todo, y llevará a compartir las alegrías y los posibles sinsabores; a saber sonreír, olvidándose de las propias preocupaciones para atender a los demás; a escuchar al otro cónyuge o a los hijos, mostrándoles que de verdad se les quiere y comprende; a pasar por alto menudos roces sin importancia que el egoísmo podría convertir en montañas; a poner un gran amor en los pequeños servicios de que está compuesta la convivencia diaria.

Santificar el hogar día a día, crear, con el cariño, un auténtico ambiente de familia: de eso se trata.” (1)


(1) San Josemaría, Es Cristo que Pasa, 22-23

Meditación extraída de la colección “Una cita con Dios”, Adviento y Navidad, por Pablo Cardona.

La colección puede adquirirse en www.beityala.com

Comentarios
5 Comentarios en “La Sagrada Familia”
  1. Jose Felix Paguay Dijo:

    Gracias amigos por estos temas de vida diaria, que Dios les bendiga en el 2010Un abrazo de oso

  2. Jose Felix Paguay Dijo:

    Gracias amigos por estos temas de vida diaria, que Dios les bendiga en el 2010Un abrazo de oso

  3. Jose Felix Paguay Dijo:

    Gracias amigos por estos temas de vida diaria, que Dios les bendiga en el 2010Un abrazo de oso

  4. german Dijo:

    es muy bello estas reflexiones que siempre ayuda a uno a profundizar mas en su aspecto espiritual gracias.

  5. Pablo Dijo:

    Nadie dijo que sería fácil pero es claro para mi que mi salvación está en mi casa con mi esposa y mis hijos. Es así de simple y de increiblemente complejo y profundísimo.
    Suerte a todos y que Nuestro Padre Dios nos bendiga todos los dias.

    Saludos,




Our prices are compared canadian pharmacies price comparison from our prescription service.