Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Una familia sin Dios, un fracaso seguro


4 abril 2016
Sección: Familia y actualidad

Así como no puede dejarse a un hombre sin alimento, es impensable dejar a la familia sin Dios.

En más de una ocasión escuchamos las arengas que recibe un matrimonio desganado, cansado o poco amante. Muchas de esas veces nos decimos, cuando no es tal nuestro caso o lo hemos superado: ¿Acaso no soy yo un/a esposo/a amante y fiel? ¿Por qué sin embargo no estoy feliz?

Evidentemente, en esta época es cada vez más difícil de encontrar una persona que pueda, libre de toda mancha en su conciencia, encontrarse fiel y amante con su familia. Sin embargo, a quienes ya han empezado el arduo camino de la santificación, o incluso quienes con esfuerzo, sudor y lágrimas alcanzaron una relativa paz en sus hogares, creen en más de una ocasión haber alcanzado el punto culmine de su perfeccionamiento familiar, o incluso social.

¿Por qué, entonces, muchas veces obtenemos tan poco éxito en la organización y gobierno de nuestra familia? ¿Por qué fracasamos en la educación de nuestros hijos?

Fácil es encontrar familias devastadas, pero más fácil aún es encontrar familias aparentemente “normales” y “felices” que se encuentran, pese a la fachada, carcomidas por los ratones del desorden, la frustración, la tibieza o la rebeldía.

Cuenta la Sagrada Escritura que cuando los futuros apóstoles se esforzaron toda la noche en su labor de pesca, nada lograron, pero cuando de día fueron con Jesucristo y siguieron sus instrucciones, la pesca fue copiosa.

Suele suceder, en todo tipo de familias, que toda la falla se encuentra en esto: falta de Dios en sus vidas. Cada quien olvida con facilidad a Jesús y se empeña en obrar por su cuenta. Así sus afanes se ven frustrados. Por eso el Señor nos dice que quiere niños en la fe, niños demandantes, niños indefensos, niños que lo necesiten y lo llamen ante cada necesidad y cada alegría.

Para el espíritu es de noche, como aquella infructuosa noche de los apóstoles, cuando las tinieblas de las preocupaciones terrenas o de las concupiscencias cubren su horizonte, sin que lleguen hasta él las luces religiosas.

Así, afanándose cada cual en sus tareas propias como esposo, esposa, hijo, es llevado por una serie de móviles únicamente terrenos. Contentar al marido, consentir al niño, hacer la tarea escolar o halagar a la esposa, se convierte entonces en un mero impulso terreno. ¡Pero si así soy bueno! Bueno, sí, pero no es suficiente.

Contentar a los suyos, disfrutar de los hijos, labrarles un porvenir, mejorar la fortuna y la posición social, sentirse amados y rodeados de bienestar y… ¿qué más? ¿cuándo abrimos nuestra puerta a la gracia sobrenatural que diariamente llama desde el otro lado?

Es de noche, y no está Jesús. Es probable que, tarde o temprano, fracasemos. Por eso aquellas personas que nos causan una cierta envidia por su vida llena de opulencias, de largueza económica, de reconocimiento social, de aventuras y de amores, son vidas, sin embargo, que terminan por lo general en la desesperación. Es de desesperación de la falta de Dios, la desesperación de haberlo probado todo y no estar satisfecho y feliz. Tal vez sea una de las derrotas más tristes de un ser humano.

¿Queremos el éxito? Busquemos a Dios. Dios es Perfección y Bien absolutos. Donde Él está es de día. Su luz lo ilumina todo, y junto a su luz está su ley. Ambas cosas son inseparables: luz de Cristo y ley de Cristo.

La luz nos alcanza por medio del sentido cristiano de la vida, que debemos procurar adquirir a través de toda una existencia forjada en el amor a Dios, en necesidades, en alegrías, en soledad, en búsqueda, en esperanza: siempre Dios.

Si desarrollamos nuestros afanes a la luz de Cristo, si observamos su ley, si saturamos de ambas nuestra vida, acaso tengamos fracasos materiales, y no logremos la prosperidad terrena, ni consigamos mejorar la fortuna o la posición (acaso sí), pero tendremos un éxito espiritual que se trasparentará en todos los ámbitos de nuestra vida, personal, familiar, social. Gozaremos de la paz del alma, de la tranquilidad del hogar honrado y de la satisfacción de ver a nuestros seres amados felices y contentos en cuanto pueden estarlo en la tierra.

www.catholic.net

Comentarios
6 Comentarios en “Una familia sin Dios, un fracaso seguro”
  1. emma muñoz Dijo:

    todo con dios nada sin el

  2. Hugo y Carmen Aguayo Dijo:

    Estamos convencidos que tenemos que tener a Dios como centro de nuestras vidas para poder tener fortaleza y sabiduría y hacer frente a lo problemas cotidianos y teniendo como escudo la Oración, lo demás viene por añadidura, por que nuestro Padre Dios nos creó para ser felices, por éso la felicidad la construimos nosotros con la ayuda de EL, a travez de su Gracia.
    ¡ Que el Dios Trinitario los bendiga !…

  3. MARIA TERESA MILAN DE CRUZ Dijo:

    BUENISIMO EL TEMA Y PROPIO DE UNA BUENA REFLEXION, PERO EN FAMILIA, NO INDIVIDUAL.
    LO BUENO ES COMENTAR LO LEIDO Y APRENDER Y PLANEAR JUNTOS EL CAMBIO QUE REQUERIMOS. GENERALMENTE NOS REUNIMOS EN FAMILIA ( Y ESO SI, CADA SEMANA, NO FALLA) A LA CARNITA ASADA, LAS “CHEVES” LA MUSICA Y CON UNA BOLA DE COMENTARIOS TONTOS, PORQUE NO AREGLAMOS NADA: DE POLITICA, ECONOMIA, Y HASTA RELIGION PERO COMO CRITICA Y CRITICA MALA.
    TENGO ALGO MAS QUE COMENTAR E INSISTIR, COMO ABUELA, CON MIS HIJOS, NUERAS, NIETOS, ETC. PORQUE EN MI FAMILIA, “SOMOS CATOLICOS”; PERO NADAMAS YO VOY A MISA, EL DOMINGO TODOS TIENE SUENO, VAN A PINATAS, EN FIN, NADIE ME SIGUE. QUE DECEPCION TAN GRANDE! DIOS MIO!

  4. MARIA TERESA MILAN DE CRUZ Dijo:

    LEO Y APRENDO DE TODO LO QUE ME ENVIAN. GRACIAS. QUE DIOS LOS SIGA ILUMINANDO Y NOS BENDIGA SIEMPRE.
    SU HERMANA EN CRISTO. TERE MILAN.

  5. Cecilia Dijo:

    Si no tenemos a Dios en nuestras vidas, es como estar vacío por dentro, él es nuestra verdad, nuestra luz, nuestro guía.

  6. ma. angela zapata Dijo:

    Es tan cierto lo aquí escrito, pero tanto nos afanamos en conseguir los bienes materiales que creemos indispensables que nos olvidamos de lo mas importante. Olvidamos que Dios nos creo con Amor y no lo practicamos.Mantenernos unidos como familia y sobre todo buscar la felicidad de todos los miembros. No vemos que siempre Cristo nos ilumina y no vemos esa luz, por vivir tan aprisa.




Untitled Document
 

css.php