Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

XXX Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B


22 octubre 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

San Marcos 10, 49-52

Autor: Pablo Cardona

«Llegan a Jericó. Y al salir él de Jericó con sus discípulos y una gran multitud, el hijo de Timeo, Bartimeo, ciego, estaba sentado junto al camino pidiendo limosna. Y al oír que era Jesús Nazareno, comenzó a gritar y a decir: «Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí». Y muchos le reprendían para que se callase. Pero él gritaba mucho más: «Hijo de David, ten compasión de mí».
Se detuvo Jesús y le dijo: «Llamadle». Llaman al ciego diciéndole: «¡Animo!, levántate, te llama». El, arrojando su manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús, preguntándole, dijo: «¿Qué quieres que te haga?». El ciego le respondió: «Rabboni, que vea». Entonces Jesús le dijo: «Anda, tu fe te salvado». Al instante recobró la vista, y le seguía por el camino. (Marcos 10, 49-52)

1º. La escena del ciego de Jericó se repite continuamente en mi vida.

Por eso vale la pena tenerla muy metida en mi corazón y en mi cabeza.

Cada día, Jesús, de un modo o de otro, pasas cerca de mi.

Si te busco en la oración y procuro mantener la presencia de Dios en mi trabajo, te reconoceré en las circunstancias más normales de la jornada: cuando he de poner un poco más de esfuerzo, tener un detalle de servicio o acabar un trabajo con perfección.

Jesús, pasas a mi lado y me pides un pequeño vencimiento, un sacrificio, una sonrisa.

Me pides, en definitiva, que me levante de esa postura cómoda o egoísta, que me ciega espiritualmente y me hace inútil para los demás.

Y ante mis deseos de levantarme y acercarme a Ti, muchos -amigos, costumbres, vicios- me reprenden y me aconsejan que me quede tirado en la cuneta.

Mientras, Tú callas.

Es el momento de gritar mas fuerte: «hijo de David, ten compasión de mí».

Jesús, ayúdame a vencer esas tentaciones, esa pereza, ese egoísmo, esos respetos humanos.

Y entonces me haces llamar, me envías la gracia que me hacía falta para dar ese pequeño salto.

«El, arrojando su manto, dio un salto y se acercó a Jesús».

Siempre hay algo que arrojar, algo que dejar, para acercarse a Ti; pero Tú eres buen pagador y me devuelves el ciento por uno.

«Que los falsos placeres de la vida presente no impidan el empuje de aquellos que están en marcha por el camino de la verdad, y que los fieles se consideren como viajeros en el itinerario que siguen hacia su patria; que comprendan que en el uso de los bienes temporales, si a veces hay algunos que le agradan, no deben apegarse bajamente, sino continuar valientemente la marcha» (San León Magno).

2º.«Rezad conmigo al Señor: doce me facere voluntatem tuam, quia Deus meus es tu, enséñame a cumplir tu Voluntad, porque Tú eres mi Dios. En una palabra, que brote de nuestros labios el afán sincero de corresponder, con deseo eficaz, a las invitaciones de nuestro Creador, procurando seguir sus designios con una fe inquebrantable, con el convencimiento de que El no puede fallar

Pero volvamos a la escena que se desarrolla a la salida de Jericó. Ahora es a ti, a quien habla Cristo. Te dice: ¿Qué quieres de mí? ¡Que vea, Señor, que vea! Y Jesús: Anda, que tu fe te ha salvado. E inmediatamente lo y le iba siguiendo por el camino. Seguirle en el camino. Tú has conocido lo que el Señor te proponía, y has decidido acompañarle en el camino. Tú intentas pisar sobre sus pisadas, vestirte de la vestidura de Cristo, ser el mismo Cristo: pues tu fe, fe en esa luz que el Señor te va dando, ha de ser operativa y sacrificada. No te hagas ilusiones, no pienses en descubrir modos nuevos. La fe que Él nos reclama es así: hemos de andar a su ritmo con obras llenas de generosidad, arrancando y soltando lo que nos estorba» (Amigos de Dios.-198).

Jesús, yo me he acercado a Ti dejando en el proceso el manto que me estorbaba: vicios, pereza, amistades negativas.

Y Tú me has llenado de tu luz.

Ahora veo que me pides más, que me necesitas, que quieres que te acompañe por el camino para llevar el Evangelio a todas las gentes.

«Ve, tu fe te ha salvado. Al instante recobró la vista, y le seguía por el camino.»

Peroese camino no es un camino fácil.

No te hagas ilusiones: el ritmo es potente y está marcado por obras llenas de generosidad.

Jesús, me da igual.

Tu gracia me basta.

Sólo necesito tener fe en Ti, y poner los medios a mi alcance.

Comentarios
No hay comentarios en “XXX Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B”


Untitled Document
 

css.php