Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

XXI Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B


19 agosto 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Juan 6, 60-69

Autor: Pablo Cardona

«Entonces, oyéndole muchos de sus discípulos, dijeron: Dura es esta enseñanza, ¿quién puede escucharla? Jesús, conociendo en su interior que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os escandaliza? Pues, ¿si vierais al Hijo del Hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es el que da la vida, la carne e de nada sirve: las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Sin embargo, hay algunos de vosotros que no creen. En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que le iba a entregar. Y decía: Por eso os he dicho que ninguno puede ve­nir a mi si no le fuera dado por el Padre. Desde entonces muchos discípulos se echaron atrás y ya no andaban con él.

Entonces Jesús dijo a los doce: ¿También vosotros queréis marcharos? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros hemos creído y conocido que tu eres el Santo de Dios.» (Juan 6, 60-69)

1º. Jesús, tus primeros discípulos se dieron cuenta enseguida: «dura es esta enseñanza, ¿quién puede escucharla?»

No has venido a traernos la comodidad, sino la alegría.

Y la alegría se consigue con esfuerzo, luchando contra el egoísmo.

«La carne de nada sirve: las pa­labras que yo os he dado son espíritu y son vida».

Esta ha de ser mi lucha de cada día, con la ayuda de la gracia: seguir, no los impulsos de la carne, sino los de tu palabra.

Ante esta permanente disyuntiva -buscarme a mí mismo o buscarte a Ti- Tú me dejas completa libertad de elección.

No puede ser de otra manera: o te escojo libremente, o de nada me serviría «obede­cer» por obligación.

Si te sigo, ha de ser porque quiero, porque te quiero.

Y no se puede querer por obligación.

Por eso le preguntas a los apóstoles: «¿También vosotros queréis marcharos?»

Hoy me preguntas a mí: tú, ¿quieres seguirme?, ¿quieres, de verdad, ser cristiano?

Jesús, ayúdame a responder siempre como Pedro y los demás apóstoles: «¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios.»

Esta es la gran razón la única razón de mi obediencia a la Iglesia y a tus preceptos: Tú eres el Hijo de Dios, Dios mismo; tu palabra es la Palabra de Dios.

¿A quién voy a hacer más caso: a mi pobre enten­dimiento, o a Ti, que eres Dios?

2º. «Para que no lo imites, copio de una carta este ejemplo de cobardía: «desde luego, le agradezco mucho que se acuerde de mí, porque necesito muchas oraciones. Pero también le agradecería que, al suplicarle al Señor que me haga “apóstol”, no se esfuerce en pedirle que me exija la entrega de mi libertad» (Surco.-11).

Jesús, cómo te duele la entrega «a medias».

Judas te sigue exter­namente, como los demás, pero era de «los que no creían».

Era apóstol, pero no había querido entregar aquello que es lo más íntimo y personal: la libertad.

En vez de fiarse de Ti, se aferra a su propio criterio.

Y acabará traicionándote cobardemente.

«Al suplicarle al Señor que me haga «apóstol», no se esfuerce en pedirle que me exija la entrega de mi libertad.»

Jesús, ¿cómo es posible seguirte sin entregarte mi libertad?

Además, haga lo que haga, siempre estoy entregando mi libertad, porque la libertad está para entregarla, para «usarla»: siempre que escojo, uso mi libertad.

Y ¿qué mejor uso puedo hacer de mi libertad que el escoger libremente obedecer a tu palabra, que es la palabra de Dios?

«Ya en esta vida servir a Dios es reinar. Cuando Dios libra al hombre del pecado que lo hace esclavo, lo desembaraza de toda servidumbre y lo establece en la verdadera libertad. De otro modo el hombre va siempre de deseo en deseo sin calmarse jamás. Cuanto más tiene más querrá; tratando de buscar satisfacción nunca está contento. En efecto, el que tiene un deseo está poseído por él; se vende a lo que ama; buscando la libertad, siguiendo sus apetitos con ofensa de Dios, se hace esclavo del demonio para siempre» (Santa Catalina de Génova).

Jesús, Tú siempre respetas mi libertad para obedecerte o no, para seguirte o no, para amarte o no.

Ayúdame a usar mi libertad de la mejor manera: buscando hacer tu voluntad en todo, obedeciendo en lugar de a los impulsos ciegos de mi comodidad, caprichos o intereses- los preceptos seguros y luminosos de tu doctrina.

Comentarios
No hay comentarios en “XXI Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B”


Untitled Document
 

css.php