Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

XX Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B


14 agosto 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Juan 6, 51-58

Autor: Pablo Cardona

«Yo soy el pan vivo que ha bajado del Cielo. Si alguno come de este pan vivirá eternamente; y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.

Discutían, pues, los judíos entre ellos diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre perma­nece en mi y yo en él. Como el Padre que me envió vive y yo vivo por el Padre, así, aquel que me come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del Cielo, no como el que comieron los padres y murieron: quien come este pan vivirá eternamente. (Juan 6, 51-58)

1º. Jesús, has querido dejar claro que te ibas a quedar como alimento espiritual, en sentido estricto.

La Eucaristía no es un recuerdo, un símbolo o una imagen de la última cena.

«Mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.»

¿Cómo es posible negar una afirmación tan rotunda?

¿Cómo es posible creer en Ti y no creer en tu presencia real en la Eucaristía?

«El modo de presencia de Cristo bajo las especies eucarísticas es singular. Eleva la Eucaristía por encima de todos los sacramentos y hace de ella como la perfección de la vida espiritual y el fin al que tienden todos los sacramentos. En el santísimo sacramento de la Eucaristía están contenidos «verdadera, real y substancialmente» el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y por consiguiente, Cristo entero. Esta presencia se deno­mina «real», no a título exclusivo, como si las otras presencias no fuesen «reales», sino por excelencia, porque es substancial, y por ella Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente» (C. I. C.-1374).

Jesús, creo que eres el Hijo de Dios, y que, por tanto, tu palabra es la verdad.

Con mi razón de hombre, no entiendo cómo puedes estar en la Eucaristía.

Ni tampoco entiendo cómo Tú, siendo Dios, asumiste una naturaleza humana limitada.

Creo y confieso ambas cosas, dice el himno del Adoro te devote.

Me doy cuenta de que Tú puedes más que lo que mi pobre razón humana llega a entender.

Jesús, viniste a la tierra para darnos vida en abundancia (Juan 10,10), y ahora anuncias la Eucaristía como medio para alcanzar vida eterna.

Y especificas: «si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros».

¿Qué vida es ésta?

Claramente no es la vida natural, pues ni es eterna, ni requiere el alimento de la Eucaristía.

Te refieres a la vida sobrenatural, a la vida de la gracia: tu vida en mí.

«El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mi y yo en él.»

2º. ¡Cuántos años comulgando a diario! -Otro seria santo -me has dicho-, y yo ¡siempre igual!

-Hijo -te he respondido-, sigue con la diaria Comunión, y piensa: ¿qué seria yo, si no hubiera comulgado?» (Camino.-534)

Jesús, sin darme cuenta, me acostumbro a recibir la comunión, y me parece que no me aprovecha nada.

Sigo con los mismos defectos, con las mismas dificultades, ¡siempre igual!

¿Para qué, entonces, comulgar tan a menudo?

Piensa: ¿qué sería yo, si no hubiera comulgado?, ¿de dónde habría sacado la fuerza para luchar -aunque no venza siempre- contra esos defectos y dificultades?

Además, aunque parezca que estoy siempre igual, en realidad estoy avanzando, pues la santidad no consiste en no tener ningún fallo, sino en la perseverancia en la lucha por hacer tu voluntad.

Jesús, si te has quedado en la Eucaristía es para que me alimente con tu Cuerpo y Sangre, para meterte dentro de mí y darme esa fuerza interior que sólo Tú puedes darme.

Por eso me esperas cada día.

¿Cómo te voy a decir que no?

Me doy cuenta de que ninguna otra actividad profesional o social puede ser más importante que el recibirte físicamente en la Comunión.

Jesús, que me prepare muy bien para recibirte en la comunión.

Primero, con el alma limpia de pecado.

Y luego, con la mayor devoción posible; o al menos con el deseo de tener esa devoción: “Yo quisiera, Señor recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre; con el espíritu y fervor de los santos.”

Comentarios
No hay comentarios en “XX Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B”


Untitled Document
 

css.php