Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Viernes. Quinta de Pascua


29 abril 2013
Sección: Evangelio, Evangelio de la semana, Pascua

Juan 15, 12-17

Autor: Pablo Cardona

«Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el de dar uno la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros, en cambio, os he llamado amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Esto os mando, que os améis los unos a los otros.» (Juan 15, 12-17)

1º. Jesús, me llamas amigo.

¡A mi!

A mí, que te he vuelto tantas veces la espalda, o que he pasado de largo con indiferencia cuando me pedías algo.

Pagas bien por mal.

Gracias.

Que sepa responder a tu amistad tratando de cumplir tu voluntad, que está bien clara: «Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado.»

Jesús, ¿cómo me has amado?

«Nadie tiene amor más grande que el de dar uno la vida por sus amigos.»

Tú me has amado con el amor más grande posible: dando tu vida por mí; y ahora me pides que te imite.

Ayúdame a pensar en los demás, a servir a los que me rodean: mi familia, mis compañeros, mis amigos, mis vecinos.

«No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros.»

Jesús, me has elegido Tú: te has puesto a mi alcance, me has llenado de gracias.

No es mérito mío el ser cristiano; es un don tuyo, un talento valiosísimo que me has prestado para que lo haga rendir.

Porque no quieres que entierre mis talentos -los dones que me das-, sino que los haga fructificar: «el treinta por uno, el sesenta por uno, y el ciento por uno» (Mateo 4,8).

La nueva es llamada ‘ley de amor’, porque hace obrar por el amor que infunde el Espíritu Santo más que por el temor; ‘ley de gracia’, porque confiere la fuerza de la gracia para obrar mediante la fe y los sacramentos; ‘ley de libertad’ porque nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la Ley antigua, nos inclina a obrar espontáneamente bajo el impulso de la caridad y nos hace pasar de la condición del siervo «que ignora lo que hace su señor», a la de amigo de Cristo, «porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer»(C. I. C.-1972).

2º. «Si el Señor te ha llamado «amigo», has de responder a la llamada, has de caminar a paso rápido, con la urgencia necesaria, ¡al paso de Dios! De otro modo, corres el riesgo de quedarte en simple espectador» (Surco.-629).

Jesús, eres Tú el que me has llamado, el que te has metido en mi vida, casi sin darme cuenta.

No soy yo el que te he elegido: Tú has querido contar conmigo.

Por eso, no tengo derecho a dejarte; no puedo quedarme en una posición cómoda, de simple espectador, cuando Tú me estás pidiendo más: «os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca.»

Jesús, me pides que dé fruto.

¿Pero qué fruto?

Fruto de santidad,

fruto de apostolado,

fruto de trabajo bien hecho,

fruto de servicio a los demás.

Este es el fruto que me pides después de decirme que has dado tu vida por mí y que ya no puedes mostrarme más el amor que me tienes; después de llamarme amigo «porque todo lo que oí de mi Padre os lo he dado a conocer.»

¿Cómo no voy a responder a tu llamada?

¿Cómo no voy a intentar ir a paso rápido, al paso de Dios?

Pero necesito ayuda, y por eso me aseguras que «todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá.»

Padre, te pido más corazón, para corresponder al amor que me tienes;

te pido más fortaleza, para no conformarme con «ir tirando», sino que me ponga a luchar en serio en el camino de la santidad;

te pido más generosidad, para saber dar la vida por Ti y por los demás como ha hecho Jesús;

te pido más lealtad, para no traicionar la amistad que Jesús me ha dado, rechazando el pecado con todas mis fuerzas;

te pido más vibración apostólica, para que sepa dar ejemplo y hablar de Ti a mis familiares y amigos: para dar fruto, y que ese fruto permanezca.

 

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Viernes. Quinta de Pascua”


Untitled Document
 

css.php