Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Viernes. 3 Semana de Cuaresma


23 marzo 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, La Cuaresma

Marcos 12, 28-34

Autor: Pablo Cardona

«Se acercó uno de los escribas, que había oído la discusión y, al ver lo bien que les había respondido, le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús respondió: el primero es: Escucha, Israel, el Señor Dios nuestro es el único Señor; y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. Y le dijo el escriba: ¡Bien, Maestro!, con verdad has dicho que Dios es uno sólo y no hay otro fuera de El; y amarle con todo el corazón y con toda la inteligencia y con toda la fuerza, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Viendo Jesús que le había respondido con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y ninguno se atrevía ya a hacerle preguntas.» (Marcos 12, 28-34)

1º. Jesús, aquí está la pregunta clave: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?

¿Qué es lo que quieres que ponga en primer lugar en mis preferencias personales?

¿Qué es lo que me hace más persona, me perfecciona más, me llena más?

¿Qué es lo que más sentido da a mi vida?

«Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.»

¡Es tan importante que me entere de esto, Jesús!

¿Estoy amándote con todo mi corazón o tengo el corazón dividido?

¿A quién estoy poniendo primero en mis intenciones?

¿Te busco a Ti: lo que Tú quieres, lo que Tú necesitas de mí, lo que Tú esperas de mí; o me contento con un «ir tirando» que, en el fondo, es egoísmo?

¿A quién busco realmente cuando lucho por mejorar: a Ti, porque me quieres santo, o a mí, para quedarme tranquilo, satisfecho de mí mismo o, incluso, para quedar bien ante los demás?

¿Te amo, Jesús, con toda mi mente?

¿Cuánto tiempo le dedico a mi formación doctrinal y espiritual, en comparación al que le dedico a mi formación profesional?

Ya sé que no es cuestión de comparar horas, sino de la importancia que le doy a cada caso.

Pero también he de dedicar horas a mi formación cristiana, y eso me cuesta.

En concreto, un medio formidable para conocerte más y conocerme más a mí, es la Dirección espiritual.

¿Le dedico el tiempo y la atención que se merecen?

 

2º. «Si de veras amases a Dios con todo tu corazón, el amor al prójimo -que a veces te resulta tan difícil- seria una consecuencia necesaria del Gran Amor. -Y no te sentirías enemigo de nadie, ni harías acepción de personas» (Forja.- 869).

Jesús, el amor a los demás es una consecuencia necesaria del amor a Ti.

En el fondo, es el mismo amor: el amor de entrega a otro, que se diferencia del amor a mí mismo.

Sólo se puede amar de dos maneras: dando o recibiendo.

El que únicamente «ama» cuando recibe, se acaba amando sólo a sí mismo.

El que sabe darse, ama a los demás y -entre ellos- es capaz de amarte a Ti.

Por eso el amor a Dios y a los demás se refuerza mutuamente: si aprendo a amarte, también amaré más a los que me rodean; y si me preocupo de las necesidades de los demás, tendré más capacidad de entender y amarte a Ti, Jesús.

¿Qué hago por los que me rodean, en concreto por los más necesitados espiritual o materialmente?

Cuanto más te ame, más ocasiones encontraré para servir a los demás; y cuanto más aproveche las circunstancias que me rodean para servir, más fácilmente me enamoraré de Ti.

Jesús, hoy me recuerdas que no puedo «escoger» mandamientos sueltos.

«Transgredir un mandamiento es quebrantar todos los otros. No se puede honrar a otro sin bendecir a Dios su Creado. No se podría adorar a Dios sin amar a todos los hombres, que son sus criaturas. El Decálogo unifica la vida teologal y la vida social del hombre» C. I. C.-2069).

Jesús: que, como el escriba de hoy, me entere de que amarte con todo el corazón y con toda la inteligencia y con toda la fuerza, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios.

De este modo, también a mí me podrás contestar: «No estás lejos del Reino de Dios.»

Comentarios
No hay comentarios en “Viernes. 3 Semana de Cuaresma”


Untitled Document
 

css.php