Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Viernes. 23 Semana del Tiempo Ordinario


3 septiembre 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Lucas 6, 39-42

Autor: Pablo Cardona

«Les dijo también tina parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?
No está el discípulo por encima del maestro; todo aquel que esté bien instruido podrá ser como su maestro.

¿Por qué miras la paja en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: hermano, deja que quite la paja que hay en tu ojo, no viendo tú mismo la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad cómo sacar la paja del ojo de tu hermano.» (Lucas 6, 39-42)

1º. Jesús, me adviertes del peligro de guiar a los demás sin antes cuidar mi vida interior.

El primer apostolado es luchar personalmente por ser santo, por ver con claridad el camino, por quitar esos defectos que me apartan de Ti.

No me dices que no ayude a los demás, sino que primero empiece por luchar yo mismo.

«Cuando nos veamos precisados a reprender a otros, pensemos primero si alguna vez hemos cometido aquella falta que vamos a reprender; y si no la hemos cometido, pensemos que somos hombres y que hemos podido cometerla. O si la hemos cometido en otro tiempo, aun que ahora no la cometamos. Y entonces tengamos presente la común fragilidad para que la misericordia, y no el rencor, preceda a aquella corrección» (San Agustín).

Jesús, quieres apartarme del peligro de juzgar a los demás, de señalar sus defectos y limitaciones, sin darme cuenta de que yo tengo también los míos, a veces incluso mayores que los de los demás.

¿Cómo voy a guiar a los demás si yo mismo voy a tientas?

«¿No caeremos los dos en el hoyo?»

Así como el tomarse la vida cristiana en serio lleva a hacer apostolado, también es verdad que el tomarse el apostolado en serio lleva a mejorar en la vida interior.

Porque el cristiano ha de ser ejemplo para los demás: ha de ser el mismo Cristo.

Pero ¿cómo puedo parecerme más a Ti?

«Todo aquel que esté bien instruido podrá ser como su maestro.»

Para empezar, me pides que me tome en serio mi formación espiritual.

2º. «Necesitas vida interior y formación doctrinal ¡Exígete! -Tú-caballero cristiano, mujer cristiana- has de ser sal de la tierra y luz del mundo, porque estás obligado a dar ejemplo con una santa desvergüenza.

-Te ha de urgir la caridad de Cristo y al sentirte y saberte otro Cristo desde el momento en que le has dicho que le sigues, no te separarás de tus iguales tus parientes, tus amigos, tus colegas-, lo mismo que no se separa la sal del alimento que condimenta.

Tu vida interior y tu formación comprenden la piedad y el criterio que ha de tener un hijo de Dios, para sazonarlo todo con su presencia activa.

Pide al Señor que siempre seas ese buen condimento en la vida de los demás» (Forja.-450).

Jesús, por ser cristiano, he de ser otro Cristo.

Y para ello necesito vida interior y formación doctrinal.

Aún más cuando la sociedad en la que vivo está tan alejada de Dios y se mueve con unos criterios tan opuestos a los que Tú nos has dejado.

Como el pez que remonta la corriente necesita más energía interior que el que se deja arrastrar por ella, así también el cristiano que quiere vivir como tal en la sociedad actual necesita mucha vida interior y criterio bien formado.

Jesús, no puedo excusarme diciendo que el ambiente está muy mal, ni tampoco quieres que me aísle de los demás para no «contaminarme».

Quieres que sea sal y luz del mundo, que lo sazone todo con mi presencia activa, con mi caridad, dando ejemplo cristiano con una santa desvergüenza.

Pero sin ser guía ciego.

Jesús, que ponga empeño en cuidar mis normas de piedad, especialmente la Misa y la oración que son como las columnas de mi vida interior.

Ayúdame a ser constante en la formación espiritual y doctrinal, pidiendo consejo en la dirección espiritual para avanzar en este terreno, consciente de que la formación no termina nunca.

Comentarios
No hay comentarios en “Viernes. 23 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php