Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Viernes. 2 Semana del Tiempo Ordinario


13 enero 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Marcos 3, 13-19

Autor: Pablo Cardona

«Y subiendo al monte llamó a los que él quiso, y fueron junto a él. Y eligió a doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar con poder de expulsar demonios. Y formó el grupo de los doce: a Simón, a quien puso el nombre de Pedro; y a Santiago el de Zebedeo y a Juan, el hermano de Santiago, a quienes llamó Boanerges, esto es, «Hijos del trueno»; y a Andrés y Felipe, y a Bartolomé y Mateo, y a Tomás y Santiago el de Alfeo, y a Tadeo y Simón Cananeo, y a Judas Iscariote, el que le entregó.» (Marcos 3, 13-19)

1º. «Llamó a los que él quiso.»

Jesús, yo no he escogido el encontrarme contigo: «No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros» (Juan 15,16) y Eres Tú el que te has cruzado en mi camino, y me has llamado para que te siga de cerca, para que sea cristiano, que quiere decir discípulo de Cristo.

«Eligió a doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar.»

Jesús, hoy también llamas a los cristianos a estar contigo y a predicar.

La vocación cristiana abarca siempre estas dos dimensiones: vida interior -vivir con Dios y cara a Dios-, y apostolado.-llevara a los demás el mensaje evangélico-.

Todos los cristianos están llamados a ser santos y a ser apóstoles.

El deber y el derecho del seglar al apostolado deriva de su misma unión con Cristo Cabeza.

Insertos por el bautismo en el Cuerpo místico de Cristo, robustecidos por la confirmación en la fortaleza del Espíritu Santo, es el mismo Señor el que los destina al apostolado. (Vaticano II.- A. A.-3)

Jesús, soy cristiano, discípulo tuyo.

¡Me has llamado!

¡A mí, que soy tan egoísta!

Esto es increíble.

A veces me pregunto si te habrás equivocado… «Llamó a los que él quiso, y fueron junto a él».

Señor, yo también quiero ir junto a Ti, quiero permanecer junto a Ti.

Que no me aleje por el pecado o por la indiferencia.

No te separes tampoco Tú de mí; no me dejes sólo: ayúdame.

 

2º. « ¿Es posible que lleve Cristo tantos años –veinte siglos- actuando en la tierra, y que el mundo esté así?, me preguntabas. ¿Es posible que aún haya gente que no conozca al Señor?, insistías.

-Y te contesté seguro: ¡tenemos la culpa nosotros!, que hemos sido llamados a ser corredentores, y a veces, ¡quizá muchas!, no correspondemos a esa Voluntad de Dios» (Forja.-55).

Jesús, has redimido al mundo pero tu muerte en la cruz no coarta la libertad individual.

Hace falta que cada persona aplique la redención a su propia vida: que te conozca y te ame.

Y esta tarea depende de nosotros, los cristianos, llamados por Ti para amarte y para predicar -con nuestra vida ejemplar- a los que no te conocen.

Tengo la responsabilidad, por cristiano, de que tu redención llegue a la máxima gente posible, en especial a los que están a mi alrededor por motivos familiares, sociales o profesionales.

Jesús, quieres contar conmigo para corredimir, para que te ayude a redimir al mundo: para llegar a ese amigo, a ese familiar.

Si te presentaras directamente, mostrándote como quien eres –Dios- nos cegaría el poder de tu luz.

Por eso prefieres que sea yo el que ilumine con la llama que has encendido en mi corazón por la gracia.

Si te conocen tan pocos, Jesús, es por culpa mía, que no acabo de corresponder a tu voluntad.

No puedo cruzarme de brazos: soy instrumento tuyo, instrumento de tu redención; soy corredentor, porque soy cristiano.

Y para ser buen instrumento, he de permanecer siempre junto a Ti: cuidar mi vida de piedad y de sacramentos, y mi presencia de Dios durante todo el día.

Comentarios
No hay comentarios en “Viernes. 2 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php