Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Viernes. 10 Semana del Tiempo Ordinario


6 junio 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Mateo 5, 27-32

Autor: Pablo Cardona

«Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio en su corazón. Si tu ojo derecho te escandaliza, arráncatelo y tíralo; porque más te vale que se pierda uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha te escandaliza, córtala y arrójala de ti; porque más te vale que se pierda uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.
Se dijo también: Cualquiera que repudie a su mujer; déle libelo de repudio. Pero yo os digo que todo el que repudie a su mujer -fuera del caso de fornicación la expone a cometer adulterio, y el que se una con la repudiada comete adulterio.»
(Mateo 5, 27-32)

1º. Jesús, hoy me hablas con claridad sobre la importancia de la virtud de la pureza.

No es un tema pequeño, pues si no lo cuido puedo perder la gracia de Dios y, por tanto, mi condición de hijo de Dios y de heredero del Cielo.

Tan grave es esto que me avisas: «más te vale que se pierda uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.»

Jesús, hoy no se habla del infierno.

Parece que es algo para asustar a los niños, o -en todo caso- es una motivación negativa, un castigo, que es preferible no utilizar.

Es mejor hablar de lo positivo: del amor a Dios y a los hombres, de la justicia, solidaridad y paz.

Es cierto.

Es mejor hablar de lo positivo, y Tú lo haces así.

Pero no te callas el castigo, porque sabes lo duro que es y lo irreversible de su eternidad.

Que me dé cuenta, Jesús, de que hay infierno, y que, a veces, este pensamiento me sirva para reaccionar.

Jesús, equiparas las obras impuras con los malos pensamientos y deseos: «todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio en su corazón.»

Y esto es así porque la impureza -que es falta de amor, egoísmo- se encuentra, al igual que la pureza, en el corazón.

Por eso, la lucha por vivir la virtud de la pureza consiste en luchar por guardar limpio el corazón.

«A los “limpios de corazón” se les, promete que verán a Dios cara a cara y que serán semejantes a El. La pureza de corazón es el preámbulo de la visión. Ya desde ahora esta pureza nos concede ver según Dios, recibir al otro como un «prójimo»; nos permite considerar el cuerpo humano, el nuestro y el del prójimo, como un templo del Espíritu Santo, una manifestación de la belleza divina» (C. I. C.- 2519).

2º. ¡Los ojos! Por ellos entran en el alma muchas iniquidades. -¡Cuántas experiencias a lo David!… -Si guardáis la vista habréis asegurado la guarda de vuestro corazón». (Camino.-183).

El Rey David comenzó a fijarse en la mujer de uno de sus comandantes, y acabó enviándolo a la muerte y cometiendo adulterio.

Después se arrepintió de sus pecados y vivió con santidad el resto de sus días.

Todo empezó por no cuidar la vista… «¡Los ojos! Por ellos entran en el alma muchas iniquidades,» muchas impurezas.

La lucha por mantener un corazón limpio empieza por cuidar que no entren porquerías.

Y entran por la vista.

Por eso dices con fuerza: «Si tu ojo derecho te escandaliza, arráncatelo y tíralo.»

¿Cómo cuido la vista para defender mi corazón de los malos pensamientos y deseos?

¿Lucho de verdad -¡de verdad!- por mantener limpia mi mirada?

Para empezar, mi lucha será auténtica si no voy donde pueda encontrar tentaciones: ciertas películas de cine y televisión, ciertas playas, ciertas revistas, ciertos espectáculos y fiestas.

Si no pongo los medios para evitar las tentaciones antes, es difícil que pueda vencerlas después, sencillamente porque mi lucha ya no era una lucha real.

«Si guardáis la vista habréis asegurado la guarda de vuestro corazón.»

Jesús, ayúdame a ser fuerte en este punto.

Incluso poniendo los medios, es difícil escapar del bombardeo de impureza típico de una sociedad materialista y pagana.

Pero si cuido la vida interior, si busco tu amor y sé darme a los demás, si pido la ayuda de la Virgen, no tengo nada que temer.

Porque el mejor escudo contra la entrada de la impureza en el corazón, es tenerlo lleno de amor: es estar vibrante, buscando decididamente la santidad.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Viernes. 10 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php