Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Sábado. Sexta de Pascua


5 mayo 2013
Sección: Evangelio, Evangelio de la semana, Pascua

Juan 16, 23-28
Autor: Pablo Cardona

«En aquel día no me preguntaréis nada. En verdad, en verdad os digo: si algo pedís al Padre en mi nombre, os lo concederá. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo. Os he dicho estas cosas por medio de comparaciones. Llega la hora en que ya no os hablaré por comparaciones, sino que abiertamente os anunciaré las cosas acerca del Padre. Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado y habéis creído que yo salí de Dios. Salí del Padre y vine al mundo; de nuevo dejo el mundo y voy al Padre.» (Juan 16, 23-28)
1º. Jesús, quieres que pida cosas al Padre en tu nombre, pues si lo hago así, recibiré.

Pero no porque Tú ruegues al Padre, sino porque Dios Padre me ama.

Entonces, ¿por qué pedir en tu nombre?

Porque el Padre me ama en la medida en que yo te amo a Ti, en la medida en que me parezco a Ti, en la medida en que me puede reconocer como hijo suyo, como otro Jesús.

El Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado.

Y ¿cuál es la mejor manera de pedir en tu nombre, Jesús?

Sin duda alguna, la comunión.

En la comunión, al recibir tu cuerpo y sangre en mi alma en gracia, por unos minutos, todo lo que pida lo pido en tu nombre.

Es más: eres Tú mismo, Jesús, quien lo pide al Padre.

En esos momentos, Dios Padre me atiende como si Tú mismo se lo estuvieras pidiendo, porque así es: al recibirte, me conviertes en Ti, me haces Cristo, intercesor entre Dios y los hombres.

Que no desaproveche esos pocos minutos, los más importantes del día.

Que me dé cuenta de la fuerza que tiene lo que pida en la comunión.

Por la comunión puedo hacer que Tú, Jesús, le pidas al Padre todo aquello que me interesa o me preocupa.

Y también puedo hacer que le des gracias por tantas cosas buenas que he recibido; y que le pidas perdón por mí, por mis faltas de amor.

Y puedo alabar al Padre con tus propias palabras: «Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y prudentes, y las revelaste a los pequeños.» (Mateo 11,25).

2º. «Antes, solo, no podías… -Ahora, has acudido a la Señora, y, con Ella, ¡qué fácil!» (Camino.-513).

Madre, Jesús ha querido, desde la Cruz, darme otro camino para llegar al Padre: la petición confiada a ti.

Por eso, el segundo mejor modo de pedir es acudir a la Señora; acudir a ti, María, que eres mi madre, que me conoces bien, que sabes lo que necesito para ser mejor hijo tuyo, mejor hijo de Dios.

Contigo, ¡qué fácil!

«Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el consentimiento que dio fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la realización plena y definitiva de todos los escogidos. En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna… Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora» (LG 61) (C. I. C.- 969).

Madre, aunque es bueno pedirte todo tipo de necesidades, eres especialista en conceder aquellas gracias que necesito en mi vida espiritual, para parecerme más a tu hijo Jesús.

Entre otras virtudes, el pueblo cristiano te ha visto desde el principio como modelo de pureza, y te ha llamado Virgen e Inmaculada.

También se han compuesto oraciones para pedirte por la pureza como el «Bendita sea tu pureza»- y existe la costumbre de rezar tres avemarías cada noche, al acostarse, pidiendo por esta virtud.

«Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo.»

Jesús, Tú quieres que pida, y que pida por intercesión de tu madre Santa María.

Y yo sé que la oración que más le gusta a ella es el Rosario, porque lo ha dicho varias veces.

Por eso, quiero hacer un propósito concreto: rezar cada día el Rosario pidiendo, en cada misterio, al menos por una intención; a la vez que intento meterme en lo que esta pasando en cada decena, para acompañar a la Virgen como hijo suyo que soy.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Sábado. Sexta de Pascua”


Untitled Document
 

css.php