Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Miércoles. Sexta de Pascua


2 mayo 2013
Sección: Evangelio, Evangelio de la semana, Pascua

Juan 16, 12-15
Autor: Pablo Cardona

«Todavía tengo que deciros muchas cosas, pero no podéis sobrellevarlas ahora. Cuando venga Aquél, el Espíritu de la Verdad, os guiará hacia toda la verdad, pues no hablará por sí mismo, sino que dirá todo lo que oiga y os anunciará lo que ha de venir: Él me glorificará porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por esto dije que recibe de lo mío y os lo anunciará.» (Juan 16, 12-15)

1º. Jesús, en estos años con los apóstoles, ¡cuántas cosas les has dicho!

En parábolas, sin parábolas, a través de tu ejemplo y de tus milagros, les has hablado del Padre, del Reino de los Cielos, del amor entre los hombres, de la entrega, del sacrificio.

Pero aún es poco: «Todavía tengo que deciros muchas cosas.»

Queda mucho por explicar, por aclarar.

Y sobretodo, queda poner en práctica, en las distintas circunstancias históricas de cada momento, el mensaje perenne del Evangelio.

¿Quién nos va a decir estas cosas?

¿Quién ha de completar esa vida y esas palabras tuyas que están recogidas en el Evangelio?

«El Espíritu de la Verdad, os guiará hacia toda la verdad.»

Jesús, el Evangelio sólo no basta.

Quedan muchas cosas por decir.

Y has querido que sea el Espíritu Santo quien las diga.

Pero ¿cómo las dice?

¿Cómo ha hablado, habla y hablará el Espíritu de la Verdad?

El Espíritu Santo habla bajo, poniendo en mi alma en gracia esos buenos propósitos, afectos e inspiraciones que necesito para seguirte, Jesús.

Además tengo otras dos frentes para escucharle con voz clara: la voz de la Iglesia y la voz de los santos.

La doctrina que enseña la Iglesia y el ejemplo de la vida de los santos, son dos altavoces de sus palabras, porque es el Espíritu Santo el que habla a través de ellos.

«Ya no huyen, ya no se ocultan por miedo a los judíos; ahora despliegan más energía en predicar que antes desplegaban en disimular. Esta transformación, que es obra del Altísimo, aparece claramente en el príncipe de los apóstoles; ayer amedrentado por la voz de una sirvienta, ahora se tiene inquebrantable bajo los golpes de los jefes de los sacerdotes (…). ¿Quién podría dudar de la venida del Espíritu de fuerza, cuya potencia invisible iluminó sus corazones? Igualmente, lo que el Espíritu obra en nosotros da testimonio de su presencia.»

2º. «No te asustes -y, en la medida que puedas, reacciona- ante esa conjuración del silencio, con que quieren amordazar a la Iglesia. Unos no dejan que se oiga su voz; otros no permiten que se contemple el ejemplo de los que la predican con las obras; otros borran toda huella de buena doctrina…, y tantas mayorías no la soportan.

No te asustes, repito, pero no te canses de hacer de altavoz a las enseñanzas del Magisterio» (Forja.-585).

Jesús, estoy abarrotado de noticias: me bombardean con todo tipo de opiniones, críticas, descubrimientos, acontecimientos, sucesos, y hazañas.

No es malo saber de todo un poco, o un mucho.

El problema es que, con tanto ruido, puedo no oír lo importante; con tanta información puedo no enterarme de lo que más necesito para vivir una vida cristiana recta, llena de sentido, que sea también luz para los demás.

Tú también tienes muchas cosas que decirme, y he de estar atento a no perder tu onda.

Estamos en la «sociedad de la información», y sin embargo observo como una conjuración del silencio: es noticia lo que es escabroso, espectacular, injusto o anormal.

No es noticia la ejemplaridad, la vida santa de tantas y tantos que hacen más justo el mundo en el que vivimos.

No es noticia tampoco lo que dice la Iglesia ante tanta deshumanización, mientras silo es el criterio de unos políticos que, en su afán de poder, sólo pretenden agradar a las mayorías.

Jesús, si quiero hacer de altavoz a las enseñanzas del Magisterio, primero tengo que procurar escuchar al Espíritu Santo en el silencio de mi oración personal; además he de entenderle mejor leyendo y enterándome bien de las enseñanzas del Magisterio -el Papa y los Obispos- sobre los temas de actualidad: el aborto, la eutanasia, la doctrina social, la pena de muerte, la solidaridad; finalmente, debo oír sus llamadas a través del ejemplo de los santos, aprendiendo de sus vidas e intentando imitar su amor a Ti.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Miércoles. Sexta de Pascua”


Untitled Document
 

css.php