Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Miércoles. Séptima de Pascua


13 mayo 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Pascua

Juan 17, 11-14

Autor: Pablo Cardona

«Ya no estoy en el mundo, pero ellos están en el mundo y yo voy a Ti. Padre Santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado, para que sean uno como nosotros. Cuando estaba con ellos yo los guardaba en tu nombre. He guardado a los que me diste y ninguno de ellos se ha perdido, excepto el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora voy a Ti y digo estas cosas en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo como yo no soy del mundo.» (Juan 17, 11-14)

1º. Jesús, mientras has estado con tus discípulos, ¡cómo los has cuidado!

Les has explicado a solas todas tus enseñanzas; les has llevado a descansar cuando estaban agotados; les has perdonado su visión humana de las cosas y sus riñas; les has amado con obras día a día.

«Cuando estaba con ellos yo los guardaba.»

¡Cómo no te echaran en falta, ahora que ya has subido a los cielos!

Yo no percibo tu cariño directamente; por eso, a veces, los sentimientos no me mueven a amarte.

Porque los sentimientos necesitan de los sentidos, y yo me doy cuenta de lo que me amas, no por los sentidos, sino por la fe.

Por la fe sé que has dado tu vida por mí, porque me quieres.

¿Qué he de hacer para que esa fe me mueva, para que me enamore más de Ti?

No es suficiente conocer las verdades de la fe y creer en ellas.

Esto es únicamente el primer paso.

Hace falta, además, meditar tu vida; imaginármela -metiéndome dentro de las escenas del Evangelio-; vivirla contigo otra vez, como aquellos primeros doce.

Sólo a base de ese trato, que es oración, mis sentimientos se removerán al experimentar lo mucho que has hecho por mí.

La Iglesia «recomiendo insistentemente a todos sus fieles… la lectura asidua de la Escritura para que adquieran ‘la ciencia suprema de Jesucristo’ (Flp 3, 8)… Recuerden que a la lectura de la Sagrada Escritura debe acompañar la oración para que se realice el diálogo de Dios con el hombre, pues ‘a Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras’ (San Ambrosio)» (DV 25) (C. I. C.- 2653).

2º. «Esos minutos diarios de lectura del Nuevo Testamento, que te aconsejé -metiéndote y participando en el contenido de cada escena, como un protagonista más-, son para que encarnes, para que «cumplas» el Evangelio en tu vida…, y para «hacerlo cumplir» (Surco.-672).

Una buena norma de piedad es la de leer cada día el Evangelio unos minutos, aunque sólo sean cinco.

Pero no leyendo simplemente, sino metiéndome y participando en el contenido de cada escena, como un protagonista más.

A veces, bastará con meditar uno o dos versículos, o «sacarle jugo» a una escena concreta, una curación o una parábola.

«Yo les he dado tu palabra.»

Jesús, cuando leo el Evangelio, estoy leyendo la palabra de Dios que has venido a revelarnos.

Por eso el Evangelio es más que un libro profundo, es más que un libro espiritual o filosófico: es el libro que recoge tu vida y tus enseñanzas; tu ejemplo; tu modo de entender el mundo, el dolor, el trabajo, el servicio, el amor al prójimo…

Del Evangelio he de aprender a sacar consecuencias prácticas para mi vida; de su meditación, he de aprender a escuchar las invitaciones de Dios, que me revelan cuál es su Voluntad.

«Ahora voy a Ti y digo estas cosas en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos.»

Jesús, has dicho muchas cosas mientras estabas entre nosotros como uno más.

Y no sólo de palabra, sino con hechos: has nacido y vivido pobre, te has pasado la vida trabajando duramente, con un trabajo sin brillo, pero hecho con perfección y con afán de servicio.

Has convivido con ricos y pobres, con sabios e ignorantes, con sanos y enfermos: a todos has amado, a todos has predicado la Buena nueva.

Has vivido la pureza delicadamente, has amado la sencillez, has acogido a los niños, te has conmovido ante el dolor y la muerte.

Y finalmente, te has dado a Ti mismo por todos, por mí, abrazando la Cruz con amor.

Ayúdame a «cumplir» el Evangelio en mi vida, y a facilitar -con mi ejemplo y con mi palabra- que otros muchos lo vivan.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Miércoles. Séptima de Pascua”


Untitled Document
 

css.php