Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Miércoles. 9 Semana del Tiempo Ordinario


2 junio 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Marcos 12, 18-27

Autor: Pablo Cardona

«Después se le acercaron unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaban: Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si muere el hermano de alguien y deja mujer sin hijos, que su hermano tome a la mujer para dar descendencia a su hermano. Eran siete hermanos. El primero tomó mujer muriendo sin dejar descendencia. Entonces el segundo se casó con ella, y murió sin dejar tampoco descendencia. De igual modo el tercero. Y los siete no dejaron descendencia. Después de todos murió también la mujer En la resurrección, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será mujer?, porque los siete la tuvieron por mujer. Y Jesús les contestó: ¿No habéis caído en error al no entender las Escrituras ni el poder de Dios? Cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombres tomarán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles en el Cielo. Y acerca de que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en el pasaje de la zarza, cómo le habló Dios diciendo: Yo soy el Dios de Abrahán, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob? Ahora bien, Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos. Estáis muy equivocados.» (Marcos 12, 18-27)

1º. Jesús, los saduceos te plantean un pregunta, pero no con intención de aprender, sino para ponerte en ridículo y desacreditarte ante los demás.

Por eso tu respuesta es dura: «Estáis muy equivocados. Habéis caído en error al no entender las Escrituras ni el poder de Dios».

Si no entiendo algo de las Escrituras, de la fe o de la Iglesia -pensando que hay cosas que deberían hacerse de otra manera- antes de criticar o dudar, es más sensato preguntar al que sabe -por ejemplo en la dirección espiritual-, con intención de aprender.

«La Iglesia, columna y fundamento de la verdad, recibió de los apóstoles este solemne mandato de Cristo de anunciar la verdad que nos salva. Compete siempre y en todo lugar a la Iglesia proclamar los principios morales, incluso los referentes al orden social, así como dar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos, en la medida que lo exijan los derechos fundamentales de la persona humana o la salvación de las almas» (C. I. C.-2032).

Otro problema distinto que puedo tener es no entender «el poder de Dios.»

Alguna vez me puedo rebelar contra Ti, Jesús, porque me ocurre algo imprevisto, doloroso o injusto.

No entiendo que, cuando Tú permites lo que para los hombres son males, lo haces porque pueden hacerme algún bien superior.

Ayúdame, entonces, a acudir a Ti, y a aceptar tu Voluntad sin miedo, sin rencor, aunque haya dolor y hasta lágrimas.

2º. «Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo. -Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las estrellas, y no consideramos que también está siempre a nuestro lado.

Y está como un Padre amoroso -a cada uno de nosotros nos quiere más que todas las madres del mundo pueden querer a sus hijos-, ayudándonos, inspirándonos, bendiciendo… y perdonando.

Cuántas veces hemos hecho desarrugar el ceño de nuestros padres diciéndoles, después de una travesura: ¡ya no lo haré más!

-Quizá aquel mismo día volvimos a caer de nuevo… -Y nuestro padre, con fingida dureza en la voz, la cara seria, nos reprende…, a la par que se enternece su corazón, conocedor de nuestra flaqueza, pensando: pobre chico, ¡qué esfuerzos hace para portarse bien!

Preciso es que nos empapemos, que nos saturemos de que Padre y muy Padre nuestro es el Señor que está junto a nosotros y en los cielos» (Camino.- 267).

Jesús, a veces lo que me ocurre es que vivo como si Tú no estuvieras pendiente de mi, como si estuvieras lejos, inaccesible.

«Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos».

Ayúdame a encontrarte cerca, a verte en cada circunstancia, a no olvidar que Tú estás mirándome, con mirada amorosa de padre.

Que me empape, que me sature de esta realidad impresionante -soy hijo de Dios-, que da sentido y misión a toda mi vida y a todas las cosas.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Miércoles. 9 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php