Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Miércoles. 10 Semana del Tiempo Ordinario


6 junio 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Mateo 5, 17-19

Tercera Semana de Cuaresma. Ciclo A
Autor: Pablo Cardona

«No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud. En verdad os digo que mientras no pasen el Cielo y la Tierra no pasará de la Ley ni la más pequeña letra o trazo hasta que todo se cumpla. Así el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos. Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.» (Mateo 5, 17-19)

1º. Jesús, los preceptos del Antiguo Testamento servían para preparar al Pueblo de Dios a esa plenitud de tu venida y de tu palabra.

No es sencillo lo que vienes a revelar: el amor verdadero, que es donación, entrega y, por tanto, renuncia que comporta sacrificio.

Es muy fácil coger partes sueltas de tu mensaje: lo que me gusta, lo que «me va bien», lo que siento.

Es muy fácil interpretar el Evangelio «racionalmente», y quitarse de encima todo lo que habla de pecado, infierno, sacrificio, vida sobrenatural, misterio, etc.

Es muy fácil… pero es absurdo.

Porque si Tú eres Dios, ¿quién soy yo para «trocear» la palabra de Dios?

Ya no hay un mensaje posterior, una doctrina que dignifique más al hombre, que le llene más.

Mientras no pasen el Cielo y la Tierra no pasará de la Ley ni la más pequeña letra.

El nuevo Pueblo de Dios, que es tu Iglesia, tiene ahora la misión de que no se quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños.

La Iglesia, dirigida por los sucesores de los apóstoles, guarda íntegra la doctrina a través de los siglos, a la vez que orienta a los fieles para aplicarla en las situaciones actuales de cada época y de cada pueblo.

Jesús, en el ambiente hay como un terror a las normas, a los mandamientos, como si fueran en contra de la libertad.

«Yo creo en Dios, pero a mi manera», dicen muchos.

«Así es más espontáneo, más natural».

En cambio, bien que siguen las normas de tráfico y no se salen de los límites de la autopista, aunque las vallas «restrinjan» su libertad.

Que me dé cuenta, Jesús, de que los mandamientos son carreteras que me señalan la buena dirección, el mejor modo de llegar al destino correcto.

Que no quiera salirme de esos límites, pues con la apariencia de ganar libertad, estaría perdiendo el camino.

2º. «Convéncete: tu apostolado consiste en difundir bondad, luz, entusiasmo, generosidad, espíritu de sacrificio, constancia en el trabajo, profundidad en el estudio, amplitud en la entrega, estar al día, obediencia absoluta y alegre a la Iglesia, caridad perfecta…

-Nadie da lo que no tiene» (Surco.- 927).

Jesús, si quiero ser tu discípulo y hacer apostolado entre mis amigos, he de empezar siguiéndote de cerca.

«Y el seguimiento de Jesucristo implica cumplir los mandamientos. La Ley no es abolida (Mateo 5, 17), sino que el hombre es invitado a encontrarla en la Persona de su Maestro, que es quien le da la plenitud perfecta» (C. I. C.-2053).

El que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.

Jesús, primero he de cumplir yo esos mandamientos, hasta el más pequeño, obedeciendo con alegría y con resolución las indicaciones de la Iglesia.

No es suficiente con guardar los diez mandamientos, sino que debo conocer lo que dicen el Papa y los Obispos.

Y luego tengo el deber, por cristiano, de enseñar a los demás dónde está el camino, y la verdad y la vida.

Y no están en otro sitio más que en Ti y en tu Iglesia: en los mandamientos, en los sacramentos, en las exigencias cristianas de caridad y entrega, de honradez, de prestigio profesional, de espíritu de sacrificio.

Ayúdame, Jesús, a vivir conforme a tus mandamientos.

Sé que obedecerlos no va en contra de mi libertad sino que, precisamente porque me guían en mi camino, son la mejor elección que puedo hacer.

Y esta elección, obedecerte a Ti y a tu Iglesia, es el mejor uso posible de mi libertad.

Además, sólo siendo fiel a estos mandatos podré luego difundir bondad, luz, entusiasmo, generosidad…, porque nadie da lo que no tiene.

Fuente: almudi.org

Comentarios
1 comentario en “Miércoles. 10 Semana del Tiempo Ordinario”
  1. Ricardo Dijo:

    Es la gran constante de este siglo, el crear a un Dios light, un Dios a la manera y que comparta la misma forma de pensar que uno mismo. ser cristiano no es fácil, menos aun en un mundo de consumismo y practicidad, en la cual el ser humano es atrapado por las tentaciones y el querer escalar a cuestas de otros.

    Ricardo Castillo




Untitled Document
 

css.php