Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Memoria. San Antonio Abad (17 de enero)


6 enero 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, Festividades, Tiempo Ordinario

Mateo 19, 16-26

Autor: Pablo Cardona

«Y se le acercó uno, y le dijo: Maestro, ¿qué cosas buenas debo hacer para alcanzar la vida eterna? El le respondió: ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno sólo es el bueno. Por lo demás, si quieres entrar en la Vida, guarda los mandamientos. Le preguntó: ¿Cuáles? Jesús le respondió: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Díjole el joven: Todo esto lo he guardado. ¿Qué me falta aún? Jesús le respondió: Si quieres ser perfecto, ve, vende cuanto tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en los Cielos; luego ven y sígueme. Al oír el joven estas palabras se marchó triste, pues tenía muchas posesiones. «Jesús dijo entonces a sus discípulos: En verdad os digo: difícilmente entrará un rico en el Reino de los Cielos. Es mas, os digo que es más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios.

Cuando oyeron esto sus discípulos, quedaron muy asombrados y decían: Entonces, ¿quién podrá salvarse? Jesús, fijando su mirada en ellos, les dijo: Para el hombre esto es imposible, para Dios, sin embargo, todo es posible.» (Mateo 19, 16-26)

1º. Jesús, hoy considero contigo la escena del joven rico.

Quería saber qué «cosas buenas» debía hacer para ser santo, para «alcanzar la vida eterna».

Tu respuesta es sencilla: «guarda los mandamientos.»

Algunos mandamientos están escritos en forma negativa no porque se trate de «no hacer» cosas malas, sino porque el único límite está en el mínimo.

Guardar los mandamientos -que es más que el simple cumplir-  consiste en hacer cosas buenas, y ahí -en lo positivo- no hay límite.

No hay límite en amar a los padres o al prójimo; no hay límite en la virtud de la sinceridad, de la pureza o de la justicia; y mucho menos hay límite en amar a Dios sobre todas las cosas.

«¿Qué cosas buenas debo hacer? Guarda los mandamientos».

Jesús, que no me confunda: guardar los mandamientos no es un conjunto de limitaciones, sino una guía, un compendio de direcciones que debo seguir para «entrar en la Vida.»

Esas direcciones que marcan los mandamientos son las virtudes; especialmente las virtudes teologales -fe, esperanza y caridad- y las virtudes morales -prudencia, justicia, fortaleza y templanza-.

Mi vida cristiana consiste en luchar por mejorar en las virtudes.

Por eso, la Iglesia no proclama santa a una persona sin demostrar antes que ha vivido las virtudes en grado heroico.

Jesús, guardar los mandamientos, crecer en las virtudes, es un programa válido para todo cristiano.

La llamada a la santidad es universal: de todos esperas esa lucha por vivir las virtudes en grado heroico.

Pero a algunos les pides más, dándoles una gracia interior que les hace preguntarse:«¿qué me falta aún?»

¿No podría hacer más por Ti?

«Vende cuanto tienes y dalo a los pobres; luego ven y sígueme.»

Jesús, cuando llamas a alguien a seguirte más de cerca, no le pides solamente unas cosas buenas, sino todo: recursos materiales, ilusiones profesionales, tiempo, y -sobre todo- el corazón; ese corazón que has creado para amar y que, al entregártelo, se hace aún más capaz de amar.

De esta manera, Jesús, el apóstol vive en el mundo con un corazón ensanchado, engrandecido por tu cercanía y por el trato íntimo contigo, pues Tú eres el verdadero Amor.

Y ese Amor se vuelca en obras de caridad para con las demás personas, y tiene como fruto característico la alegría: una alegría inmensa  -lo contrario de la tristeza con la que se marchó el joven rico- que nada ni nadie puede arrebatar.

2º. Jesús, ante la respuesta negativa del joven rico cuando Tú le llamas a dejarlo todo y seguirte, adviertes a tus discípulos: «difícilmente entrará un rico en el Reino de los Cielos.»

Quieres aprovechar el ejemplo para enseñarles que «no se puede servir a Dios y a las riquezas» (Mateo 6,24).

Son dos fines que se excluyen: o Tú eres mi último fin o, en el fondo, mi último fin soy yo mismo: tener, dominar, pasármelo bien, sobresalir.

El tema no es tanto el tener más o menos riquezas, sino el «servira Dios o a las riquezas»ser pobre o rico de espíritu.

Por eso, en las Bienaventuranzas, dices: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos» (Mateo 5,3).

Se puede «servir a las riquezas»con muy poco dinero, y al revés: con mucho dinero se puede «servir a Dios».

Por eso, he de tener cuidado de cómo pongo el corazón en las cosas materiales: un coche de tal marca, un artículo de lujo, un capricho, una comodidad.

¿Uso lo que tengo con moderación y con cuidado para que dure?

¿Me creo necesidades superfluas?

Jesús, me pides que tenga el corazón desprendido de lo material, que sepa prescindir de lo que otros «necesitan» por lujo, capricho, comodidad o vanidad.

Sólo así seré pobre de espíritu, que significa libre de espíritu: libre para amar a Dios y a los demás.

Comentarios
No hay comentarios en “Memoria. San Antonio Abad (17 de enero)”


Untitled Document
 

css.php