Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Martes. Sexta de Pascua


2 mayo 2013
Sección: Evangelio, Evangelio de la semana, Pascua

Juan 16, 5 -11
Autor: Pablo Cardona

 

«Ahora voy a quien me envió y ninguno de vosotros me pregunta: ¿Adónde vas? Pero porque os he dicho esto, vuestro corazón se ha llenado de tristeza; mas yo os digo la verdad: os conviene que me vaya, pues si no me voy, el Paráclito no vendrá a vosotros. En cambio, si yo me voy os lo enviaré. Y cuando venga Él, argüirá al mundo de pecado, de justicia y de juicio: de pecado, porque no creen en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me veréis; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está juzgado.» (Juan 16, 5 -11)

1º. Jesús, en esta última cena, sigues intentando animar a los apóstoles para que superen la prueba que les espera con la crucifixión.

Vuelves al Padre, y eso significa que les dejas.

Por eso se quedan tristes, abatidos: «porque os he dicho esto, vuestro corazón se ha llenado de tristeza.»

¿Cómo no estar hundidos cuando se está a punto de perder a la persona más amada, a quien se ha dado toda la vida?

«Os conviene que me vaya, pues si no me voy, el Paráclito no vendrá a vosotros.»

Jesús, ¿quién será el Paráclito -el Espíritu Santo- como para que compense tu pérdida?

¿Es posible que salga ganando con el Espíritu Santo en lugar de verte a Ti, Jesús, cara a cara?

Tú dices que sí.

Y Tú sabes más.

«Del mismo modo que nuestro cuerpo natural, cuando se ve privado de los estímulos adecuados, permanece inactivo (por ejemplo, los ojos privados de luz […J), así también nuestra alma, si no recibe por la fe el Don que es el Espíritu, tendrá ciertamente una naturaleza capaz de entender a Dios, pero le faltará la luz para llegar a su conocimiento» (San Hilario).

Sentimentalmente parece que pierdo, porque no te veo, no oigo tu voz, ni me siento atraído por la fuerza de tus palabras o el cariño de tu mirada.

Pero ahora, por la gracia del Espíritu, te puedo tener más cerca que nunca: en mí, dentro de mí.

Y esa cercanía -que es «convivencia»- hace posible que entienda los misterios de Dios; y que, entendiendo, ame.

Señor Espíritu Santo: llena mi corazón de amor de Dios; quema con tu fuego mis apegamientos terrenos, mis egoísmos, mi pereza, mi sensualidad.

2º. «La santidad se alcanza con el auxilio del Espíritu Santo -que viene a inhabitar en nuestras almas-, mediante la gracia que se nos concede en los sacramentos, y con una lucha ascética constante.

Hijo mío, no nos hagamos ilusiones: tú y yo -no me cansaré de repetirlo- tendremos que pelear siempre, siempre, hasta el final de nuestra vida. Así amaremos la paz, y daremos la paz, y recibiremos el premio eterno» (Forja.-429).

«Si no me voy, el Paráclito no vendrá a vosotros.»

Jesús, hacía falta que nos redimieras primero del pecado para poder enviar al Espíritu Santo.

Sin la Redención, nuestra alma era incapaz de recibir la gracia. Por eso convenía que te fueras, aunque ello supusiese un terrible mazazo para los apóstoles.

Tu marcha, me acerca a Ti; tu muerte me da vida: la vida de los hijos de Dios.

Y esa vida es posible por la acción del Espíritu Santo en mi alma.

Jesús, me doy cuenta de que la santidad -ese camino al que estoy llamado por ser cristiano, hijo de Dios- es un don y una tarea: es una combinación del auxilio de tu gracia y de la lucha mía por corresponder a esa gracia.

Sólo así puedo ir hacia arriba en mi vida cristiana, sólo así puedo irte amando cada vez más: con tu gracia y con mi esfuerzo.

«La santidad se alcanza con el auxilio del Espíritu Santo, mediante la gracia que se nos concede en los sacramentos, y con una lucha ascética constante.»

«Así amaremos la paz, y daremos la paz, y recibiremos el premio eterno.»

Luchando contra el pecado, buscando en todo momento hacer tu voluntad para recibir la gracia del Espíritu Santo, llevaré la justicia y la paz al mundo, y estaré preparado en el día del juicio para recibir el premio de la vida eterna.

Se cumplirán entonces tus palabras: «cuando venga Él argüirá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.»

Y entenderé con mayor claridad por qué convenía que me dejaras, aunque el no verte físicamente me llene el corazón de tristeza.

Y volveré a recuperar esa alegría que es propia de los que se saben hijos de Dios.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Martes. Sexta de Pascua”


Untitled Document
 

css.php