Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Martes. 4 Semana de Cuaresma


24 marzo 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, La Cuaresma

Juan 5, 1-16

Autor: Pablo Cardona

«Después de esto había una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina, llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos. En éstos yacía una muchedumbre de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Había allí un hombre que padecía una enfermedad desde hacía treinta y ocho años. Jesús, al verlo tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo: ¿Quieres ser curado? El enfermo le contestó: Señor; no tengo un hombre que me introduzca en la piscina cuando se mueve el agua; mientras voy desciende otro antes que yo. Le dijo Jesús: Levántate, toma tu camilla y anda. Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar Aquel día era sábado. Entonces dijeron los judíos al que había sido curado: Es sábado y no te es lícito llevar la camilla. El les respondió: El que me ha curado es el que me dijo: Toma tu camilla y anda. Le interrogaron: ¿Quién es el hombre que te dijo: Toma tu camilla y anda? El que había sido curado no sabía quién era, pues Jesús se había apanado de la turba allí reunida.» (Juan 5, 1-16)

1º. Jesús, ves a este hombre que lleva tanto tiempo paralítico -¡treinta y ocho años!- y te compadeces de él.

«¿Quieres ser curado?», le preguntas.

Jesús, también a mí me haces esta pregunta: ¿Quieres ser curado?

¿Quieres que te ayude a vencer este o aquel defecto?

¿Quieres que te dé alas para volar en la vida interior, es decir, gracia para que puedas amarme más?

Parece mentira, pero a veces no me interesa.

No me interesa enterarme más; no me interesa comprometerme más; no me interesa que me ayudes tanto, no sea que se me complique la vida más de lo que ya la tengo.

«Señor, no tengo un hombre que me introduzca en la piscina».

Cuánta gente podría decir lo mismo: Jesús, no tengo a nadie que me eche una mano, que me ayude en mis necesidades materiales o espirituales: nadie que me oriente; nadie que me dé un buen consejo; nadie que me apoye cuando lo estoy pasando mal.

¿Puede quejarse así alguien de los que están a mi alrededor?

Jesús, si quiero parecerme a Ti, tengo que abrir bien los ojos, para que nadie de los que me rodean pueda quedarse sin mi cariño, sin mi ayuda, sin mi palabra de cristiano.

 

2º. «Hay una sola enfermedad mortal, un solo error funesto: conformarse con la derrota, no saber luchar con espíritu de hijos de Dios. Si falta ese esfuerzo personal, el alma se paraliza y yace sola, incapaz de dar frutos…

-Con esa cobardía, obliga la criatura al Señor a pronunciar las palabras que Él oyó del paralítico, en la piscina probática:

«hominem non habeo!»- ¡no tengo hombre!

-¡Qué vergüenza si Jesús no encontrara en ti el hombre, la mujer; que espera!» (Forja.- 168).

Jesús, Tú también me necesitas para meterte en la vida de muchos.

Has querido que sean tus apóstoles de cada tiempo los que siembren, con su ejemplo y con su palabra, la doctrina del Evangelio.

Y para ello «necesitas» mi santidad.

«La manera de enseñar algo con autoridad es practicarlo antes de enseñarlo, ya que la enseñanza pierde toda garantía cuando la conciencia contradice las palabras» (San Gregorio Magno).

No puedo quedarme parado, paralítico, con una vida interior raquítica, incapaz de dar fruto.

No quiero que me digas: «No tengo a nadie que me ayude».

Te tengo que ayudar.

Y para eso, no puedo conformarme con la derrota, sino que he de saber luchar con espíritu de hijo de Dios, con esfuerzo personal.

Jesús, ayúdame una vez y siempre a levantarme de mis derrotas, a volver a luchar.

Tú me necesitas vibrante, apostólico, lleno de fuerza espiritual.

Es muy cómodo quedarse ahí tirado, sin querer moverse, ni levantarse, ni seguirte.

Pero hoy, te acercas de nuevo aun y me vuelves a preguntar: «¿Quieres ser curado?»

Que te diga -con obras, con esfuerzo personal- siempre que sí, de modo que me contestes, como al paralítico: «levántate, toma tu camilla y anda.»

Comentarios
No hay comentarios en “Martes. 4 Semana de Cuaresma”


Untitled Document
 

css.php