Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Martes. 1º Semana de Cuaresma


9 marzo 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, La Cuaresma

Mateo 6, 7-15

Autor: Pablo Cardona

«Y al orar no empleéis muchas palabras como los gentiles, que se figuran que por su locuacidad van a ser escuchados. No seáis, pues, como ellos; porque bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes de que se lo pidáis. Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los Cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad así en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudo- res; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Pues si perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre Celestial Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados.» (Mateo 6, 7-15)

 

1º. Jesús, hoy me enseñas el Padrenuestro, la oración más repetida por los cristianos de todos los tiempos.

Tú quieres que aprendamos de Ti a hacer oración, a dirigirnos a Dios, y a tratarle como el que es: mi Padre.

Un Padre Todopoderoso y de sabiduría infinita.

Por eso me dices: «bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes de que se lo pidáis».

Dios mío, Tú me conoces perfectamente, sabes lo que necesito en cada momento, pero quieres que te lo pida en la oración.

«Padre nuestro que estás en tos Cielos,» sé que también estas en mi alma en gracia y en el sagrario.

Estás cerca de mí: estás dentro de mí.

¿Trato de tenerte presente a lo largo del día, ofreciéndote todo lo que hago?

«Santificado sea tu nombre.» ¿Qué puedo hacer yo para que tu nombre sea más conocido y más amado?

¿Qué ejemplo doy entre mis amigos, yo que llevo el nombre de tu Hijo, el nombre de cristiano?

«Venga tu reino:»

-el reino de la paz entre los pueblos y entre las personas;

-el reino del amor y del servicio;

-el reino de la justicia, de la misericordia y de la solidaridad.

¿Cómo empiezo yo creando ese reino a mí alrededor?

«Hágase tu voluntad, así en lo tierra como en el cielo.»

¿Qué quieres que haga?

¿Estoy buscando hacer mi voluntad o la tuya?

¿Son mis objetivos acordes con lo que Tú esperas de mí?

2º. De acuerdo!, lo admito: esa persona se ha portado mal; su conducta es reprobable e indigna; no demuestra categoría ninguna.

-¡Merece humanamente todo el desprecio!, has añadido.

-Insisto, te comprendo, pero no comparto tu última afirmación; esa vida mezquina es sagrada: ¡Cristo ha muerto para redimirla! Si Él no la despreció, ¿cómo puedes atreverte tú? (Surco.- 760).

«El pan nuestro de cada día dánosle hoy.»

«Orad como si todo dependiese de Dios y trabajad como si todo dependiese de vosotros». Una vez hecho nuestro trabajo, el alimento viene a ser un don del Padre; es bueno pedírselo y darle gracias por éL Este es el sentido de la bendición de la mesa en una familia cristiana»

«Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores».

Jesús, a veces no es fácil perdonar, olvidar el daño que otro me ha hecho.

No me refiero a simples fallos, errores o malos entendidos.

Me refiero a los que positivamente han ido a hacerme daño o a dejarme mal; a los que han ido a fastidiar a sabiendas, o que -pudiendo- no han hecho nada por evitarme un disgusto.

« ¡De acuerdo!, lo admito: esa persona se ha portado mal.»

Pero Tú me has enseñado con tu vida y con tu muerte a perdonar.

Muchas veces el odio procede de la ignorancia:

«Padre, perdónales porque no saben lo que hacen» (Lucas 23, 34).

Esa otra persona puede haber tenido una educación muy distinta a la mía; y sobretodo, Tú has muerto por ella.

Si Él no la despreció, ¿cómo puedes atreverte tú?

«Pues si perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre Celestial»

Jesús, ayúdame a imitarte a la hora de saber perdonar a los demás.

Sólo entonces podré pedirte perdón por tantos pecados y faltas de amor a Ti que he cometido y cometo.

Y no me dejes caer en la tentación cualquiera que sea.

Yo, por mi parte, intentaré no ponerme nunca en ocasión de pecar.

Padre, puesto que soy tu hijo, líbrame de todo mal. Amén.

Comentarios
No hay comentarios en “Martes. 1º Semana de Cuaresma”


Untitled Document
 

css.php