Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Martes. 14 Semana del Tiempo Ordinario


2 julio 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Mateo 9, 32-38

Autor: Pablo Cardona

«Cuando se habían marchado, le presentaron un endemoniado mudo. Expulsado el demonio, habló el mudo, y la multitud se admiró diciendo: Jamás se ha visto cosa igual en Israel. Pero los fariseos decían: En virtud del príncipe de los demonios arroja a los demonios. Jesús recorría todas las ciudades y aldeas enseñando en sus sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.
Al ver a las multitudes se llenó de compasión por ellas, porque estaban maltratadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.» (Mateo 9, 32-38)

1º. Jesús, ante tu doctrina y tus milagros cabe siempre más de una interpretación: «Jamás se ha visto cosa igual en Israel,» dicen unos; «en virtud del príncipe de los demonios arroja a los demonios», dicen otros.

Está claro que el que no quiera entender no entenderá por más milagros que vea.

El problema no está en tu doctrina, sino en el interior de cada persona.

Siempre puedo encontrar alguna excusa para no seguir tus inspiraciones, para no «darme cuenta» de lo que me pides y a lo mejor me cuesta entregar.

Sin embargo, hoy como ayer, Tú sigues recorriendo «todas las ciudades y aldeas predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.»

Sigues en medio de los hombres, preocupándote por ellos -por mí- para atender sus necesidades espirituales y materiales.

Jesús, estás vivo y pasas hoy cerca de mí para ayudarme, para curarme, para darme fuerzas.

Jesús, pasas cerca de mí y me dices: «la mies es mucha, pero los obreros pocos.»

¿Por qué no me ayudas?

¿No sientes tú también compasión por esa gente que te rodea y que está «maltratada y abatida» porque no tiene pastor?

¿No te das cuenta de que te necesito para que tú seas otro Cristo, otro Yo, en medio del mundo, en tus circunstancias concretas, en tu ambiente?

Que no busque excusas, Jesús; que no me haga el sordo, como hacían los fariseos de aquel tiempo.

2º. «No se nos puede ocultar que resta mucho por hacer. En cierta ocasión, contemplando quizá el suave movimiento de las espigas ya granadas, dijo Jesús a sus discípulos: «la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe trabajadores a su campo». Como entonces, ahora siguen faltando peones que quieran soportar «el peso del día y del calor». Y si los que trabajamos no somos fieles, sucederá lo que escribe el profeta Joel: «destruida la cosecha, la tierra en luto: porque el trigo está seco, desolado el vino, perdido el aceite. Confundíos, labradores; gritad, viñadores, por el trigo y la cebada. No hay cosecha».

No hay cosecha, cuando no se está dispuesto a aceptar generosamente un constante trabajo, que puede resultar largo y fatigoso: labrar la tierra, sembrar la simiente, cuidar los campos, realizar la siega y la trilla… En la historia, en el tiempo, se edifica el Reino de Dios. El Señor nos ha confiado a todos esa tarea, y ninguno puede sentirse eximido» (Es Cristo que pasa.-158).

Jesús, cuenta conmigo.

Quiero trabajar esa tierra del mundo: «labrar la tierra, sembrar la simiente, cuidar los campos, realizar la siega y la trilla.».

Quiero ser uno de esos obreros que te ayude a recoger los frutos de tu Redención.

Pero ¿qué he de hacer?

No he de hacer nada especial, ni necesito cambiar de ambiente.

«Son innumerables la ocasiones que tienen los seglares para ejercitar el apostolado de la evangelización y de la santificación. El mismo testimonio de la vida cristiana y las obras buenas realizadas con espíritu sobrenatural tienen eficacia para atraer a los hombres hacia la fe y hacia Dios» Vaticano II.- A. A.-6).

Lo que sí necesito es hacer las cosas de otra manera: con espíritu sobrenatural y afán de servicio.

Y para ello, he de prepararme bien: formarme mejor, cuidar más mi vida interior, tener prestigio profesional: ser buen estudiante, buen trabajador.

Y, a la vez, he de rezar más, pidiendo al Señor de la mies -a Ti, Jesús- que envíe más obreros a su mies.

Fuente: almudi.org

Comentarios
No hay comentarios en “Martes. 14 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php