Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 4 Semana de Cuaresma


24 marzo 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, La Cuaresma

Juan 4, 43-54

Autor: Pablo Cardona

«Entonces vino de nuevo a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaún, el cual, al oír que Jesús venía de Judea hacia Galilea, se acercó a él y le rogaba que bajase y curara a su hijo, pues estaba muriéndose. Jesús le dijo: Si no veis signos y prodigios, no creéis. Le respondió el funcionario real: Señor baja antes de que se muera mi hijo. Jesús le contestó: Vete, tu hijo vive. Aquel hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo y se marchó. Mientras bajaba, sus siervos le salieron a su encuentro diciendo que su hijo vivía. Les preguntó la hora en que empezó a mejorar Le respondieron: Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre. Entonces el padre cayó en la cuenta de que aquélla era la hora en que Jesús le había dicho: Tu hijo vive. Y creyó él y toda su casa.» (Juan 4, 43-54)

 

1º. Jesús, cuántas veces te quejas de la incredulidad de aquella gente: «Si no veis signos y prodigios, no creéis.»

Y, aun viendo los milagros, no quieren reconocerte como quien eres: el Hijo de Dios.

Por eso les tienes que decir: «Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, creed en las obras, aunque no me creáis a mí, para que conozcáis y sepáis que el Padre está en mí y yo en el Padre». (Juan 10,37-38).

Jesús, es fácil creer cuando se ve un milagro tan patente.

Con la curación del muchacho, «creyó él y toda su cosa»

Pero no es esta fe la que produjo el milagro.

No es la fe posterior a la curación, sino la fe anterior en tu palabra: «Aquel hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo y se marchó.»

Entonces se produjo el milagro.

Jesús, dame más fe.

Que crea realmente que Tú eres Dios, y que tu Palabra es la Verdad, porque no puedes engañarte ni engañarme.

Y que, fiado de tu palabra, me decida a seguirte más de cerca; porque Tú sólo buscas lo mejor para mi, lo que me va a hacer más feliz.

Pero he de creer «antes», y demostrarlo con hechos -oración, trabajo, servicio- para enamorarme de Ti y afianzarme en la fe.

No vale decir: haré más cuando lo sienta, o cuando vea los resultados.

Aquel hombre de Cafarnaún caminó todo un día para pedirte el milagro.

No se quedó esperando hasta que pasaras por su casa. Eso es fe.

 

2º. «Dios es el de siempre. -Hombres de fe hacen falta: y se renovarán los prodigios que leemos en la Santa Escritura.

-»Ecce non est abbreviata manus Domini» -¡El brazo de Dios, su poder no se ha empequeñecido!(Camino.-586).

Jesús, Tú eres el de siempre.

Sólo necesitas que yo corresponda con fe y con generosidad, y se renovarán los prodigios.

No se trata necesariamente de esos milagros de los primeros tiempos, curaciones portentosas para confirmar la fe de la Iglesia naciente.

Esos milagros «fueron precisos al principio para confirmar con ellos la fe. Pero, una vez que la fe de la Iglesia está confirmada, los milagros no son necesarios» (San Jerónimo).

Aunque se den algunas curaciones milagrosas, son casos excepcionales, entre otras cosas porque Tú nos has enseñado que la enfermedad no es un mal.

El único verdadero mal es el pecado, y por eso, los milagros más necesarios son los espirituales: las conversiones interiores.

Si a veces no veo más milagros espirituales, si a veces no soy capaz de atraer a la vida cristiana ni a los de mi propia casa, es porque me falta fe.

Hombres de fe hacen falta.

Hombres y mujeres como Pablo, o como la Magdalena.

Y el mundo volverá a ser cristiano, con una mayor madurez y con una extensión como nunca en la historia.

«Aquel hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo.»

Jesús, que crea más en tu palabra; que sea uno de esos hombres de fe que necesitas.

Ayúdame; aumenta mi fe, mi esperanza, mi amor a Ti.

Refuerza mi fe en tu presencia real en la Eucaristía; en tu acción a través de los sacramentos, especialmente el de la Confesión; en tu Iglesia.

Incrementa mi esperanza en la vida eterna, que he de luchar por alcanzar para mí y para los que me rodean.

Enciéndeme de amor a Ti, para que crezca también mi amor a los demás.

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 4 Semana de Cuaresma”


Untitled Document
 

css.php