Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 31 Semana del Tiempo Ordinario


29 octubre 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Lucas 14, 12-14

Autor: Pablo Cardona

«Decía también al que le había invitado: «Cuando des una comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos, no sea que también ellos te devuelvan la invitación y te sirva de recompensa. Al contra rio, cuando des un banquete, llama a pobres, tullidos, a cojos, y a ciegos; y serás bienaventurado, porque no tienen para co rresponderte; se te recompensará en la resurrección de los justos». (Lucas 14, 12-14)

1º. Jesús, como en muchas otras ocasiones te sirves de la ocasión inmediata para hablar de lo más profundo y permanente.

Como te han invitado a comer, usas el ejemplo de quien invita a otros a una comida o una cena.

Pero tu enseñanza no se queda en comidas ni banquetes; estás hablando del corazón.

Estás preguntando a cada uno -a mí, en particular- con qué intención hago las cosas y tra to a los demás: qué busco cuando doy y cuando me doy.

Jesús, hoy me hablas de generosidad.

La verdadera generosidad no es calculadora; no mira las contrapartidas; no busca retornos; no pone condiciones.

La verdadera generosidad nace del corazón, por que se basa en el amor.

Donde no hay amor, no cabe generosidad; y hasta el acto aparentemente más caritativo, se puede convertir en un negocio terreno.

La generosidad se recompensa con amor.

Muchas veces, el amor humano que recibimos de quienes nos rodean sobrepasa ya cualquier sacrificio por nuestra parte: es el ciento por uno que pro metes en esta tierra a quienes se entregan con generosidad a los de más, por amor a Dios.

Y siempre -¡siempre!- nuestra generosi dad será recompensada en el cielo, «en la resurrección de los justos.»

En cualquier circunstancia podemos hacer algo por los demás, incluso cuando estemos pasando nosotros mismos alguna dificul tad.

«Es éste un distintivo del hombre justo: que, aun en medio de sus dolores y tribulaciones, no deja de preocuparse por los demás; sufre con paciencia sus propias aflicciones, sin abandonar por ello la instrucción que prevé necesaria para los demás, obrando así como el médico magnánimo cuando está él mismo enfermo. Mien tras sufre las desgarraduras de su propia herida, no deja de pro veer a los otros el remedio saludable» (San Gregorio Magno).

 

2º. «De ordinario, la gente es muy poco generosa con su dinero -me escribes-. Conversación, entusiasmos bulliciosos, promesas, pla nes…

-A la hora del sacrificio, son pocos los que «arriman el hom bro». Y, si dan, ha de ser con una diversión interpuesta -baile, tómbola, cine, velada- o anuncio y lista de donativo en la prensa.

Triste es el cuadro, pero tiene excepciones: sé tú también de los que no dejan que su mano izquierda, cuando dan limosna, sepa lo que hace la derecha» (Camino.-466).

Jesús, mucha gente esta dispuesta a dar cuantiosos donativos con tal de que su nombre aparezca en una placa o en la prensa.

No es que esté mal que se reconozca al donante; pero si ése es el único motivo que impulsó la donación, esa persona ya recibió su recompensa.

Por eso es preferible pasar inadvertido, dar sin pedir nada a cambio.

Eso sí es verdadera generosidad.

Jesús, la generosidad no se mide por la cantidad de dinero que doy, sino por la cantidad de mí que entrego.

Porque la generosidad es una cualidad de mi corazón, y no una cantidad de mi cuenta ban caria.

Por eso, para examinar mi generosidad, es más preciso mirar el tiempo que dedico a los demás, especialmente a aquellos que más me necesitan.

Jesús, Tú pides a cada persona ser generosa con su tiempo de maneras muy diferentes.

Al padre de familia le pides que dedique tiempo a sus hijos; al profesor, que dedique tiempo a sus alumnos -preocupándose de sus almas y no sólo de sus cabezas-; al pro fesional le pides que procure acabar las tareas con perfección, más allá de lo que se necesitaría para «salir del paso».

Ayúdame a ser generoso con mi tiempo, para hacer tu voluntad en cada momento.

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 31 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php