Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 25 Semana del Tiempo Ordinario


18 septiembre 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Lucas 8, 16-18

Autor: Pablo Cardona

«Nadie que ha encendido una lámpara, la oculta con uno vasija o la pone debajo de la cama, sino que la coloca sobre un candelero para que los que entran vean la luz.
Porque nodo hay oculto que no hoya de manifestarse y hacerse público. Mirad, pues, cómo oís: porque al que tiene se la dará, y a todo aquel que no tiene, incluso lo que piensa tener se le quitará».
(Lucas 8, 16-18)

1º. Jesús, con el Bautismo, has encendido una luz en mi alma.

La luz de la gracia.

La gracia es esa vida divina -Tú mismo- que habita en mí si yo no te expulso por el pecado mortal.

Pero no me has dado la gracia para mí solo, igual que la luz no se enciende sólo para alumbrar la lámpara, sino «para que los que entren vean la luz».

Jesús, quieres que la vida sobrenatural que has puesto en mi alma, esa gracia que recibo especialmente en los sacramentos, no quede infecunda, sino que brille ante los demás.

¿Cómo? A través de mi ejemplo: de mi trabajo bien hecho; de mi amor a los demás, con detalles de servicio que hago sin que se noten; de mi fortaleza para saber decir que no a lo que es una vida fácil, materialista o hedonista.

«Al que tiene se le dará; y a todo aquel que no tiene, incluso lo que piensa tener se le quitará».

Jesús, sigues hablando de esa luz, de la gracia.

Al final, en la vida eterna, obtendremos aquello que tengamos capacidad de recibir.

Si te he aprendido a amar, si tengo luz, recibiré Tu amor que me llenará por completo de felicidad.

Si no soy capaz de amarte más que a mí mismo, aun las pocas cosas que me daban un poco de placer y consuelo en esta tierra me serán quitadas.

Además, el no ser capaz de amar a Dios por toda la eternidad será el peor de los castigos.

«Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra El, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: «Quien no ama permanece en la muerte: Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él».

Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de El si omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos» (C. I. C.-1033).

2º. «Te aseguro que, sí los hijos de Dios queremos, contribuiremos poderosamente o iluminar el trabajo y la vida de los hombres, con el resplandor divino -¡eterno!- que el Señor ha querido depositar en nuestras almos.

-Pero «quien dice que mora en Jesús, debe seguir el camino que ÉI siguió», como enseña San Juan: camino que conduce siempre o la gloria, pasando -siempre también- a través del sacrificio» (Forja.-1018)

Jesús, Tú eres «la luz de los hombres». (Juan 1,4).

Pero quieres contar conmigo para iluminar el trabajo y la vida de los hombres, con un resplandor divino -¡eterno!- que has depositado en mi alma: la gracia de Dios.

Para que mi luz personal esté encendida y pueda iluminar a los demás, he de cuidar mi vida interior, mi vida cristiana.

Y la vida cristiana requiere sacrificio.

Jesús, a veces siento todo tipo de vientos -tentaciones, hábitos, amigos que me tiran hacia abajo, ambientes que quieren apagar esa luz.

Ayúdame a defenderla por encima de todo, pues es lo más importante que tengo.

Y si alguna vez se apaga, sé que Tú me la vuelves a encender a través de la Confesión.

Jesús, ser cristiano significa precisamente participar de esa luz que eres Tú, viviendo esa vida sobrenatural que recibo por la gracia.

Necesito tu gracia para imitarte y recorrer el camino que Tú seguiste: camino que conduce siempre o lo gloria, pasando -siempre también- a través del sacrificio.

Ayúdame a vivir siempre en gracia.

Ayúdame a cuidar esa luz en mi alma, ese fuego divino de tu amor.

Ayúdame a iluminar con tu luz a otros, para que descubran también la verdad que les oculta el mundo materialista y hedonista en el que viven. «Porque nada hay oculto que no haya de manifestarse y hacerse público.»

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 25 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php