Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 18 Semana del Tiempo Ordinario


1 agosto 2013
Sección: Ciclo B, Evangelio, Tiempo Ordinario

Mateo 14,13-21

Autor: Pablo Cardona

«Al oírlo Jesús, se alejó de allí en una barca hacia un lugar desierto él solo. Cuando se enteraron las multitudes le siguieron a pie desde las ciudades. Al desembarcar vio una gran multitud y se llenó de compasión por ella y curó a los enfermos. Al atardecer se acercaron sus discípulos y le dijeron: El lugar es desierto y ya ha pasado la hora; despide a la gente para que vayan a las aldeas a comprarse alimentos. Pero Jesús les dijo: No tienen necesidad de ir, dadles vosotros de comer. Ellos le respondieron: No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces. El les dijo: Traédmelos aquí. Entonces mandó a la gente que se acomodara en la hierba y tomando los cinco panes y los dos peces, levantó los ojos al cielo, recitó la bendición, partió los panes y los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta que quedaron satisfechos, y recogieron de los trozos sobrantes doce cestos llenos. Los que comieron eran como unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños. (Mateo 14,13-21)

1º. Jesús, cuando ves a aquellas gentes que venían siguiéndote, te llenas de compasión.

San Marcos especifica: «se llenó de compasión, porque estaban como ovejas sin pastor.» (Marcos 6,34).

Cambias tus planes y te pones a enseñarles la doctrina y a curar enfermos hasta el atardecer.

Y cuando los apóstoles quieren despedir a la gente, les respondes: «dadles vosotros de comer.»

Te vuelcas con aquella gente, estás por ellos, te olvidas de Ti mismo para enseñarles, curarles y darles de comer.

Jesús, también a mí me dices: da de comer a la gente que te rodea, acércalos a Mí, a los sacramentos.

Pero ¿cómo voy a poder hacerlo si no tengo medios, ni ciencia, ni virtudes?

Sólo me pides que ponga lo que pueda -mis «cinco panes y dos peces:» amistad, prestigio profesional, audacia, vida interior- de modo que Tú puedas realizar el milagro.

Jesús, a veces, por seguirte, no llego a todo: el estudio o el trabajo, planes con los amigos y con la familia…; hasta me falta tiempo para comer.

Al igual que a aquellas gentes que te seguían, casi me olvido de mí mismo.

Tendría más tiempo para mis cosas si no fuera a Misa, si no rezara el rosario o hiciera un rato de oración.

La gente que se quedó en su casa pudo comer tranquila.

Pero no vio el esplendor de tu gloria cuando hiciste aquel gran milagro.

Ayúdame a sabe ser generoso contigo.

Sé que, si me comporto así, Tú siempre me darás todo lo que necesite.

2º. «Pídele sin miedo, insiste. Acuérdate de la escena que nos relata el Evangelio sobre la multiplicación de los panes. -Mira con qué magnanimidad responde a los Apóstoles: ¿cuántos panes tenéis?, ¿cinco?… ¿ Qué me pedís?… Y El da seis, cien, miles… ¿Por qué?

-Porque Cristo ve nuestras necesidades con una sabiduría divina, y con su omnipotencia puede y llega más lejos que nuestros deseos.

¡El Señor ve más allá de nuestra pobre lógica y es infinitamente generoso!» (Forja.-341).

Jesús, Tú no has cambiado: eres el mismo hoy, ayer y siempre.

Creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes, que te preocupas de mí con aquella misma solicitud con la que trataste a la multitud: con aquella compasión, con aquel amor.

Hasta tal punto me quieres, que te das a Ti mismo como alimento en la Eucaristía.

Aquellas gentes dejaron las ciudades y fueron en tu búsqueda haciendo largos recorridos.

¡Yo lo tengo tan fácil!

Que vaya a visitarte más a menudo al Sagrario; que te reciba con más frecuencia en la Comunión.

«Que no perdamos tan buena razón y que nos lleguemos a El; pues si cuando andaba en el mundo de sólo tocar su ropa sanaba los enfermos, ¿qué hay que dudar que hará milagros estando dentro de mí -si tenemos fe- y nos dará lo que le pidiéremos, pues está en nuestra casa? Y no suele Su Majestad pagar mal la posada si le hacen buen hospedaje» (Santa Teresa).

Jesús, hoy sigues haciendo grandes milagros.

Sólo me pides que sea generoso para seguirte de cerca, y que te pida las cosas con fe.

«Comieron todos hasta que quedaron satisfechos.»

¿Qué milagro no harás si te lo pido cuando estás dentro de mí, en la comunión?

¿Qué me dejarás por pagar, si Tú eres infinitamente generoso?

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 18 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php