Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 1 Semana de Adviento


28 noviembre 2013
Sección: Adviento, Ciclo B, Evangelio

Mateo 8, 5-11

Autor: Pablo Cardona

Al entrar en Cafarnaún se le acercó un centurión y, rogándole, dijo: Señor mi criado yace paralítico en casa con dolores muy fuertes. Jesús le dijo: Yo iré y lo curaré. Pero el centurión le respondió: Señor no soy digno de que entres en mi casa; basta que lo mandes de palabra y mi criado quedará sano. Pues yo, que soy un hombre subalterno con soldados a mis órdenes, digo a uno: ve, y va; y a otro: ven, y viene; y a mi siervo: haz esto, y lo hace. Al oírlo Jesús se admiró y dijo a los que le seguían: En verdad os digo que en nadie de Israel he encontrado una fe tan grande. Yo os digo que muchos de Orien­te y Occidente vendrán y se pondrán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos. (Mateo 8, 5-11)

1. Yo iré y lo curaré.

Jesús, ¡cuántas ganas tienes de hacer el bien!

Hay una persona con dolores muy fuertes y ese dolor te remueve.

Pero, ¿no sabías que el criado del centurión estaba enfermo antes de que te lo dijera su amo?

¿Por qué no habías ido antes?

¿No había más gente sufriendo dolores fuertes en Cafarnaún?

Jesús, empiezo a prepararme para tu nacimiento y veo que des­de Belén hasta la Cruz no rehuyes el dolor ni el sufrimiento: ni el tuyo ni el de los tuyos.

José no encuentra sitio en la posada; Herodes os persigue; Maria sufre cuando te «pierdes» en el Templo.

Podías haber evitado todo, pero no lo haces.

¿Por qué?

“Al liberar a algunos hombres de los males terrenos del hambre, de la injusticia, de la enfermedad y de la muerte, Jesús realizó unos signos mesiánicos; no obstante, no vino para abolir todos los males aquí abajo, sino a liberar a los hombres de la esclavitud más grave, la del pecado, que es el obstáculo en su vocación de hijos de Dios y causa de todas sus servidumbres humanas” C. I. C. 549

Jesús, no evitas el sufrimiento sino el pecado.

Maria es concebi­da sin pecado.

Tú te hiciste igual al hombre en todo menos en el pecado.

Perdonas los pecados al paralítico antes de curarle de su enfermedad: “tus pecados te son perdonados” Lucas 5,20.

¿No será que el sufrimien­to no es un mal, y en cambio el pecado sí?

Si quiero prepararme bien para tu venida, debo empezar por rechazar el pecado con todas mis fuerzas.

2. “Lázaro resucitó porque oyó la voz de Dios: y en seguida quiso salir de aquel estado. Si no hubiera «querido» moverse, habría muerto de nuevo.

Propósito sincero: tener siempre fe en Dios; tener siempre espe­ranza en Dios; amar siempre a Dios…, que nunca nos abandona, aunque estemos podridos como Lázaro”. Forja. 211.

“En verdad os digo que en nadie de Israel he encontrado una fe tan grande.”

Y por eso, Jesús, puedes hacer el milagro.

“Propósito sincero: tener siempre fe en Dios”.

Jesús, quiero moverme, quiero sa­lir de este estado mortecino o muerto- en el que me encuentro.

Quiero oír tu voz, tu llamada, y salir del mundo de mis miserias, de mis egoísmos, de mis envidias, de mis planes y proyectos persona­les en los que no cabe Dios ni los demás.

Mi alma yace quizá un poco paralítica porque no tiene fuerza para vencer la comodidad, la vanidad, la sensualidad, el egoísmo.

“Yo iré y lo curaré”.

Jesús, vas a venir al mundo para salvarme, pero aún “no soy digno de que entres en mi casa.”

Quiero prepararme bien.

Quiero aprender a amarte.

Y veo que lo primero que debo hacer es limpiarme, rechazar verdaderamente el pecado, empezando por acudir al sacramento de la confesión.

Jesús, vas a venir al mundo para salvar a todos los hombres. No sólo a los de Israel: “muchos de Oriente y Occidente vendrán y se pondrán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos”.

No haces grupitos, buscas a todos: sabios y menos sabios, ri­cos y pobres, sanos y enfermos.

Has venido a salvar a todos y por eso de todos esperas una respuesta.

Que sepa responder con fe, con mi vida de cristiano, a esa muestra tan grande de amor que es tu En­camación: la demostración más clara de que Tú no me abandonas.

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 1 Semana de Adviento”


Untitled Document
 

css.php