Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Jueves. 2 Semana del Tiempo Ordinario


13 enero 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, Festividades, Tiempo Ordinario

Marcos 3, 7-12

Autor: Pablo Cardona

«Jesús con sus discípulos se alejó hacia el mar; y le siguió una gran muchedumbre de Galilea v de Judea; también de Jerusalén, de ldumea, de más allá del Jordán, y de los alrededores de Tiro y de Sidón, vino hacia él una gran multitud al oír las cosas que hacia. Y dijo a sus discípulos que le tuviesen dispuesta una pequeña barca, por causa de la muchedumbre, para que no le oprimiesen; porque sanaba a tantos, que se le echaban encima para tocarle todos los que tenían enfermedades. Los espíritus inmundos, cuando lo velan, se echaban a sus pies y gritaban diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Y les ordenaba con energía que no le descubriesen.» (Marcos 3, 7-12)

1º. Jesús, se te echan encima para tocarte, pues tan sólo con tocarte quedaban sanos.

Pero ¿por qué es necesario que te toquen?

¿No te resultaría igual de fácil hacer el milagro «a distancia»?

El problema no es de distancia, sino de fe.

No sueles hacer milagros donde no hay fe.

Por ejemplo, los Evangelios cuentan cómo en Nazaret no hiciste «muchos milagros a causa de su incredulidad» (Mateo 13,58).

Por eso a esta gente les pides un gesto de fe: que se acerquen a Ti confiando en que les vas a curar.

Jesús, ¿por qué no curas a tanta gente enferma que existe a mí alrededor?

¿Por qué no quitas el sufrimiento del mundo?

No nos quitas el dolor ni la muerte; de hecho has querido que la Cruz sea la señal del cristiano.

Tal vez es que el sufrimiento físico no es el verdadero mal, sino que lo que te interesa es, sobre todo, el bien de las almas: que crean en Ti y que te amen de tal modo que hasta el sufrimiento tenga sentido.

«Jesús no curó a todos los enfermos. Sus curaciones eran signos de la venida del Reino de Dios. Anunciaban una curación más radical: la victoria sobre el pecado y, la muerte por su Pascua. En la Cruz, Cristo tomó sobre sí todo el peso del mal y quitó el pecado del mundo, del que la enfermedad no es sino una consecuencia. Por su pasión y su muerte en la Cruz, Cristo dio un sentido nuevo al sufrimiento: desde entonces éste nos configura con El y nos une a la pasión redentora» (C. I. C.-1505).

Jesús, haces milagros para mostrar que eres Dios; pero luego, ordenas que no te descubran.

¿Por qué?

Porque te has de ir mostrando poco a poco, de modo que puedan entender quién eres.

Yo también te voy conociendo poco a poco, te voy entendiendo poco a poco.

Ayúdame a entenderte mejor para que pueda quererte más.

Ayúdame a ser constante en la oración, a no dejarte; entonces, te conoceré mejor y me enamoraré más de Ti.

2º. «Comulga. No es falta de respeto. -Comulga hoy precisamente, cuando acabas de salir de aquel lazo.

-Olvidas que dijo Jesús: no es necesario el médico a los sanos, sino a los enfermos?» (Camino.-536).

Jesús, aquellas gentes buscaban tocarte para poder curarse.

Yo también estoy un poco enfermo del alma.

Pero Tú no quieres curarme «a distancia»; quieres que yo me acerque y te toque realmente.

Y ¿qué mejor modo de «tocarte» que la comunión?

Jesús, en la comunión te recibo físicamente: con tu Cuerpo, con tu Alma, con tu Sangre y con tu Divinidad.

Además, sé que sólo puedo recibirte si no tengo pecados graves, por lo que el propósito de recibirte en la comunión, me lleva a confesarme primero, si me hace falta.

Y luego, cuando te tengo dentro de mí, puedo pedirte perdón por las veces que te he fallado, y darte gracias porque te has quedado en la Eucaristía para que pueda recibirte y tratarte y amarte.

«Y dijo a sus discípulos que le tuviesen dispuesta una pequeña barca».

Jesús, me pides que disponga lo mejor posible mi pequeña barca, mi pobre corazón, para que puedas meterte dentro y dirigirlo a donde quieras.

Quiero tener un corazón muy limpio, muy lleno de amor, que esté dispuesto para recibirte como mereces en la comunión.

Y si no lo está, Jesús, lo limpiaré para poder comulgar con piedad.

Así te demuestro mi fe; esa fe que necesitas para seguir realizando en mí tantos milagros.

Comentarios
No hay comentarios en “Jueves. 2 Semana del Tiempo Ordinario”


Untitled Document
 

css.php