Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Lunes. 3 Semana de Cuaresma


23 marzo 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio de la semana, La Cuaresma

Lucas 4, 24-30

Autor: Pablo Cardona

«Y añadió: En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria. Os digo de verdad que muchas viudas había en Israel en tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses se cerró el cielo y hubo gran hambre por toda la tierra; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. Muchos leprosos había también en Israel en tiempo del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue curado, sino Naamán el Sirio. Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira, y se levantaron, le echaron fuera de la ciudad, y lo llevaron hasta la cima del monte sobre el que estaba edificada su ciudad para despeñarle. Pero él, pasando por medio de ellos, seguía su camino». (Lucas 4, 24-30)

1º. Jesús, estás hablando en la sinagoga de Nazaret a los habitantes de tu pueblo.

Allí están tus compañeros de infancia, tus amigos y amigas.

Y sus padres, aquéllos que habrían ido tantas veces a San José para pedirle un favor, para que les arreglara algo.

Todos te miraban como un chico ejemplar, un compañero estupendo.

Pero… ¡un Profeta!: esto ya es demasiado.

No te reconocen, Jesús.

Tu infancia y juventud habían sido tan normales que ahora no pueden aceptar tu divinidad y necesitan milagros como prueba de que eres el Mesías.

«Ningún profeta es bien recibido en su patria»

¡Cuántas veces había pasado ya en el Antiguo Testamento, y cuántas veces ha pasado también en la historia de la Iglesia!: verdaderos santos queridos en todo el mundo pero criticados en su propia patria.

Y es que un santo no tiene por qué ser espectacular hacia afuera, aunque muchas veces se note realmente su unión con Dios por el amor que tiene a los demás; basta con que sea espectacular hacia dentro: en su amor, en su entrega, en su humildad, en su sacrificio escondido y discreto.

Jesús, Tú no quieres hacer la exhibición, el «milagrito» que te pedían.

Prefieres la naturalidad: santificar la vida corriente, las relaciones de amistad, el trabajo ordinario.

Que aprenda a seguir el ejemplo de tu vida ordinaria en Nazaret: trabajando, sirviendo, siendo amable con todos, buscando hacer la voluntad de tu Padre Dios en cada momento, en vez de buscar el aplauso humano.

 

2º. «Me dices: cuando se presente la ocasión de hacer algo grande… ¡entonces! -¿Entonces? ¿Pretendes hacerme creer; y creer tú seriamente, que podrás vencer en la Olimpiada sobrenatural, sin la diaria preparación, sin entrenamiento?» (Camino.-822).

A veces me creo que no pasa nada por no luchar en las típicas batallas de cada día: el minuto heroico; esas horas de estudio bien aprovechadas; pequeños detalles de servicio como ordenar las sillas, recoger la mesa, dejar el mejor sitio a otro, etc… Así –pienso- «me reservo» para las grandes ocasiones.

Y luego, Jesús, me sorprendo porque tengo fallos más gordos o, a la hora de la verdad, no sé ser generoso.

Tu vida oculta en Nazaret, viviendo como uno más pero llenando el día de detalles de amor a Dios y a los demás -viviendo vida de Hijo de Dios en medio del mundo- me anima a ver las cosas de otra manera.

«La vida oculta de Nazaret permite a todos entrar en comunión con Jesús a través de los caminos más ordinarios de la vida humana» (C. I. C.- 533).

Ayúdame a vivir las cosas más vulgares con vibración de eternidad: dándome cuenta de que es ahí donde me estás buscando, donde esperas que te demuestre que soy tu discípulo, hijo de Dios.

Todo ello con naturalidad, sin alardear de una santidad que no tengo; pensando en tu vida en Nazaret, como uno más, pero -eso sí- sin dejarme ganar en el amor a Ti.

Si vivo con esa presencia de Dios, luchando con constancia en los pequeños detalles del trabajo y de la vida familiar, estaré «en forma» para luchar -y vencer- en tentaciones más grandes o en momentos más difíciles.

Cualquier prueba, incluso «olímpica», podré superar -con tu gracia- si cada día me venzo en algún detalle pequeño.

Y sobretodo, esa vida oculta y ordinaria en apariencia, por estar llena de amor, me permitirá entrar en comunión contigo, Jesús.

Comentarios
No hay comentarios en “Lunes. 3 Semana de Cuaresma”


Untitled Document
 

css.php