Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, Ciclo B


7 abril 2014
Sección: Ciclo B, Evangelio, Semana Santa

Juan 12, 12-16

Autor: Pablo Cardona

«Al día siguiente las muchedumbres que iban a la fiesta, oyendo que Jesús se acercaba a Jerusalén, tomaron ramos de palmas, salieron a su encuentro y gritaban: Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor; el Rey de Israel Jesús encontró un borriquillo y se montó sobre él, conforme a lo que está escrito: No temas, hija de Sión. Mira a tu rey, que llega montado en un pollino de asna. Sus discípulos no comprendieron esto de momento, pero cuando Jesús fue glorificado, entonces recordaron que estas cosas estaban escritas acerca de él y que fueron precisamente las que le hicieron.» (Juan 12, 12-16)

1º. Jesús, empieza la Semana Santa.

En pocos días vas a culminar tu misión en la tierra.

Vas a dejar tu mandamiento nuevo, el mandamiento del amor; vas a lavar los pies a tus discípulos y a rogar por ellos, no para que se aparten del mundo, sino para que el Padre los preserve del mal.

Vas a pedir por los cristianos de todos los tiempos, para que permanezcan unidos.

Y te vas a entregar en el acto de donación más sublime jamás visto: la Eucaristía.

Vas a sudar sangre mientras pides al Padre que pase de Ti este cáliz, pero que se haga su voluntad.

Te van a apresar; tus discípulos -tus amigos- te abandonarán.

Te azotarán y golpearán; se van a burlar de Ti.

Y llevarás la Cruz de tu muerte y de mi salvación hasta la cima del Calvario.

Allí estará tu Madre; y Juan, tu discípulo amado, a quien la vas a confiar.

Allí morirás después de salvar al buen ladrón y pedir perdón al Padre por los que te ajusticiaban.

Todos estos pensamientos se agolpan en tu cabeza en este día triunfal, como un eco que resuena tras los gritos de la gente que te aclama: «¡Hosanna; bendito el que viene en nombre del Seño, el Rey de Israel!»

Que me dé cuenta, Jesús, de que para conseguir la gloria, he de pasar primero por la Cruz.

Observa que Cristo llegó a la gloria a través de su pasión: «¿No era menester que el Cristo padeciese todo esto, y entrase así en su gloria?» (Lucas 24, 26).

De esta manera nos enseñaba el camino de la gloria a nosotros: «Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios» (Hechos 14, 21)

2º. «Cristo debe reinar; antes que nada, en nuestra alma. Pero qué responderíamos, si Él preguntase: tú, ¿cómo me dejas reinar en ti? Yo le contestaría que, para que Él reine en mí, necesito su gracia abundante: únicamente así hasta el último latido, hasta la última respiración, hasta la mirada menos intensa, hasta la palabra más corriente, hasta la sensación más elemental se traducirán en un hosanna a mi Cristo Rey.

Si pretendemos que Cristo reine, hemos de ser coherentes: comenzar por entregarle nuestro corazón. Si no lo hiciésemos, hablar del reinado de Cristo sería vocerío sin sustancia cristiana, manifestación exterior de una fe que no existiría, utilización fraudulenta del nombre de Dios para las componendas humanas.

Si la condición para que Jesús reinase en mi alma, en tu alma, fuese contar previamente en nosotros con un lugar perfecto, tendríamos razón para desesperamos. Pero «no temas, hija de Sión: mira a tu Rey, que viene sentado sobre un borrico». (…) No en el burro viejo y terco, rencoroso, que se venga con una coz traicionera, sino en el pollino joven: las orejas estiradas como antenas, austero en la comida, duro en el trabajo, con el trote decidido y alegre. Hay cientos de animales más hermosos, más hábiles y más crueles. Pero Cristo se fijó en él, para presentarse como Rey ante el pueblo que lo aclamaba. Porque Jesús no sabe qué hacer con la astucia calculadora, con la crueldad de corazones fríos, con la hermosura vistosa pero hueca. Nuestro Señor estima la alegría de un corazón mozo, el paso sencillo, la voz sin falsete, los ojos limpios, el oído atento a su palabra de cariño. Así reina en el alma» (Es Cristo que pasa.-181).

Jesús, en esta fiesta de ramos, no me quiero contentar con arrojar flores a tu paso; ni siquiera con poner mi vestido en el camino para que pises blando.

He de darte -no me pides menos- mi corazón, para que reines en él con todas sus consecuencias.

Comentarios
1 comentario en “Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, Ciclo B”
  1. PATRICIA MORA Dijo:

    Hola buenas noches,en este lugar a donde vivo actualmente, no se donde están las capillas, así que fui por la tarde a una población cercana, pero resulta que no habría, bendición de ramos, sino mas tarde, mi esposo no quiso esperar, asi que me regrese a casa con mis ramos, pero sin bendecir,mi duda es si yo puedo bendecirlos, donde vivia. anteriormente, en diferentes iglesias había bendición durante casi todo el día.buenas noches gracias de antemano la respuesta




Untitled Document
 

css.php