Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Tríduo de Navidad: Primer Día

Pbro. Dr. PabloArce Gargollo
16 julio 2012
Sección: El Calendario litúrgico

En los primeros tres días de Navidad celebramos fiestas importantes que marcan un boceto de la Historia del Cristianismo. Hoy celebramos a San Esteban, el primer mártir que ofreció su vida para dar testimonio de su fe en Jesús.

UN UNIVERSO PARA LA NAVIDAD

Acción del Espíritu Santo

En Navidad nos deseamos de corazón que este tiempo festivo, en medio de todo el ajetreo actual, nos otorgue un poco de reflexión y alegría. Que este tiempo nos de la posibilidad de entrar en contacto más vivo y personal con la bondad de nuestro Dios. Que estos días, con ánimos renovados, nos decidamos seriamente a seguir adelante en este camino maravilloso por el que Dios quiere que alcancemos la auténtica santidad.

Al iniciar este triduo de meditaciones en preparación a una Navidad, pedimos a Dios que nos permita esta noche hacer un rato de oración, con un dialogo franco y pausado ante Él, que está aquí presente en el Sagrario.

A lo largo de estos días en los diversos medios de comunicación, t.v., radio, prensa así como revistas de todo género, aparecen reportajes que pretenden hacer el recuento del año.

Hoy, hacemos un recuento total del Nacimiento del Hijo de Dios. No desde la perspectiva que da un año o una centuria, ni el lapso de mil años. Nos vamos mucho más allá. Al Principio de todos los principios.

Todos hemos observado en la quietud de una noche clara y oscura el palpitar de millones de estrellas en el firmamento. Algunos, que se consideran sesudos aventuran vida extraterrestre en los 10 mil millones de estrellas de nuestra galaxia o en las otras 10 mil millones de galaxias que dicen que existen. Y más de alguno asegura que vio a seres extraños que quizá son marcianos. ¿Qué habrá querido hacer el Creador con ese Universo plagado de luminarias fantásticas?

Al principio Dios quiso poner un Nacimiento y creó el universo para adornar la cuna.

Solo había nada. Creó de la nada una mota de polvo con enorme densidad de materia y de energía. La levantó en la palma de su mano y la colocó en el centro de un espacio vacío y oscuro. Después la miró, y toda la luz creada se concentró en aquel puntito. Y dio la orden de su Ley eterna: te dilatarás… y formarás galaxias, y estrellas, y planetas con lunas y millones de luces que alumbrarán mi Nacimiento. Y producirás agujeros negros, para desconcierto de astrónomos y matemáticos. Todo un universo de materia brotará de tus entrañas para preparar la cuna de mi Hijo.

Dios sabía que aquél instante, tan simple, lo llamarían los científicos big-bang con el paso de los siglos.

– Hizo el firmamento y lo llenó de estrellas. Hizo la luz, y luego el sol, y encendió una lámpara blanca en la noche para que se viera bien la cara de Jesús; no fuesen a equivocarse los ángeles y los pastores en la Nochebuena.

– Hizo las montañas, tan auténticas que parecían de corcho, y las coronó de águilas y de nieve.

– Hizo mares y océanos como los de papel de plata, y grandes desiertos de arena dorada para los camellos de los Reyes Magos.

– Después llamó a una pequeña estrella (apenas con 6 millones de hipermegavatios) y la llevó hasta la otra punta del universo. Allí, con mucho cuidado, le dio un empujoncito con el dedo, con la fuerza justa para que, miles de siglos más tarde, parpadeara para servir de guía a unos aventureros y valientes Magos de Oriente.

Todo esto no fue muy difícil para el Creador.

– Con solo su mirada coloreó todas las especies de flores que había creado.

– Hizo crecer los árboles que al desperezarse, agitaron el aire y formaron la brisa y los vendavales. (Aunque dicen que es el viento el que mueve a los árboles, pero… esa es otra historia).

– Del viento nacieron las dunas y la música primera del campo.

Luego Dios hizo una pausa y pensó dónde poner su Nacimiento. Y decidió que en Belén de Judá.

– Imaginó las figuras: el buey, la mula, la lavandera, los pastores.

– Y, como no tenía prisa, les dio una estirpe: padres, abuelos, bisabuelos…

– Cientos de vidas para crear una vida; centenares de amores para conseguir el gesto, el tono de voz, la mano extendida en la postura exacta para el Nacimiento de Dios.

Pensó en su MADRE: toda la eternidad soñó con Ella.

– Y, añorando sus caricias, fue dibujando en los antepasados de María como esbozos de esa flor que habría de brotar a su tiempo.

– Igual que un artista que persigue tenazmente la pincelada perfecta, Dios pintó miles de sonrisas en otros tantos labios.

– Y ensayó en otros ojos la mirada limpísima que tendría su Madre.

– Hasta que una día, exactamente el planeado, nació la Virgen, su Hija predilecta, su Esposa Inmaculada, la Obra de Dios, su Obra Maestra.

– Y la colocó en el Nacimiento, junto a la cuna, con Jesús, vivo retrato de Dios y de María.

Y vio Dios todo lo que había hecho. Y era muy bueno.

Y tanto le gustó, que decidió trasmitir en directo el nacimiento de su Hijo a todos los diciembres de la historia, y a todos los hombres de buena voluntad, y a todos los corazones que, por sus buenas disposiciones, hacen un agradable sitio para el Nacimiento.

Y así inventó la Navidad. La veremos a todo color, si nos disponemos a preparamos para ello en las próximas horas.

La Navidad no es un simple aniversario, ni un recuerdo. Tampoco es un sentimiento. Es el día en que Dios pone un Nacimiento en cada alma.

A nosotros sólo nos pide que le reservemos un rincón limpio; que nos lavemos las orejas para oír el villancico de los ángeles en la Nochebuena; que nos quitemos la roña acumulada.

Dios creó todo el Universo para engalanar el Nacimiento. La Sabiduría de Dios, el Espíritu Santo instrumentó todo. Todo un universo para preparar la cuna de su Hijo. Luz, lluvia, granizo, relámpago y trueno. Música y silencio. Las selvas y los desiertos; los océanos y las lagunas. Y en la plenitud de los tiempos nació el Unigénito.

Ahora, como cada diciembre, quiere nacer en tu corazón. Eso es la Navidad. Lo demás es adorno. ¿Qué querrá hacer Dios en tu corazón? De igual manera el Espíritu Santo quiere actuar en tu alma.

Si creó TODO el universo material para preparar su Nacimiento. Si el bien espiritual es superior a todos los bienes materiales… pensemos el universo que querrá poner en nuestra alma: luces, cantos, alegrías, paz…

“Cada creyente ha de acoger la invitación de los ángeles que anuncian incesantemente: « Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor» (Lc 2, 14).” (Tertio Milenio).

“Cada navidad ha de ser para nosotros un nuevo especial encuentro con Dios, dejando que su luz y su gracia entren hasta el fondo de nuestra alma.” (Es Cristo que pasa, n. 12).

He aquí que estoy a la puerta y llamo: si alguno escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo. (Ap. III, 20)

La Iglesia quiere que tomemos conciencia de que el Señor está al llegar y que nosotros debemos salir a recibirle. La iniciativa, una vez más, ha partido de Dios: es Él el que se acerca a nosotros, no obstante la infinita distancia que media entre Él y las criaturas, y no obstante nuestras ofensas, olvidos, negativas, que durante nuestra vida nos ha alejado Él. No quiere perdernos: por el contrario, insiste en estar con nosotros.

No sólo está cerca, sino que llama y quiere que le abramos porque quiere cenar con nosotros, quiere compartir con cada uno de sus hijos lo más íntimo de nuestra vida; quiere estar en nuestra casa y ser nuestro invitado.

Pero para llegar a esa intimidad con Cristo, debemos abrir la puerta y dejarle entrar. ¿Qué significa esto? Que Él no se va a imponer, ni va a violentar nuestra libertad, porque quiere servidores libres, que le acepten voluntariamente. Quiere que nos demos cuenta de que Él es nuestra felicidad y debe ser el amor de nuestros amores, y no puede haber amores impuestos.

Responder a la llamada que Cristo nos hace nuevamente en esta Navidad, abrir la puerta para que pase a nuestra casa, implica el que nosotros la tengamos arreglada para poder recibirle: no vendrá si no somos sus amigos, o sea, no vendrá si no nos arrepentimos de las ofensas que le hayamos hecho y le pedimos perdón en la forma en que Él lo ha establecido.

La manera eficaz de abrirle nuestra puerta es una buena confesión en la que le demostremos que nos duelen las faltas que hemos cometido y le digamos con corazón contrito que no queremos volver a ofenderle, ni en mucho ni en poco.

Arreglar nuestra casa, es limpiarla de egoísmos y sensualidades, de soberbia y de vanidades y de todo aquello que no va con el huésped que pretendemos recibir. No podemos tratar a Cristo en una forma menos delicada de como tratamos a otros huéspedes: a estos, cuando les recibimos en nuestra casa, les evitamos todo lo que pueda molestarles.

María nos enseñará a preparar nuestra alma.

PAG

ideas de Enrique Monasterio

Comentarios
5 Comentarios en “Tríduo de Navidad: Primer Día”
  1. HENRY MORENO J. Dijo:

    Es grandioso saber que Dios se ha ocupado de nosotros desde el principio del universo, pero da nostalgiay preocupación, la forma como a él le correspondemos. que el niño Dios nos traiga la reconciliaciòn y la paz.

  2. HENRY MORENO J. Dijo:

    Es grandioso saber que Dios se ha ocupado de nosotros desde el principio del universo, pero da nostalgiay preocupación, la forma como a él le correspondemos. que el niño Dios nos traiga la reconciliaciòn y la paz.

  3. HENRY MORENO J. Dijo:

    Es grandioso saber que Dios se ha ocupado de nosotros desde el principio del universo, pero da nostalgiay preocupación, la forma como a él le correspondemos. que el niño Dios nos traiga la reconciliaciòn y la paz.

  4. Hemilce Dijo:

    Gracias Señor por inspirar esta hermosa reflexión . Gracias por compartirla

  5. olga maria sevrini espárrago Dijo:

    Esta es una reflexion maravillosa inspirada por el Espíritu Santo.
    Bendito sea Nuestro Dios Con Nosotros que vino, viene y vendrá. Que siempre está.




css.php