Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El velo del Templo

Pbro. Dr. Enrique Cases
15 julio 2008
Sección: El Calendario litúrgico

Al morir Jesús "el velo del Templo se rasgó en dos de arriba abajo"(Mc). Era un velo grueso de gran tamaño. Ha acabado la antigua alianza para comenzar una nueva en la sangre del cordero inmaculado que es Jesús. El velo del Templo separaba lo más sagrado del Templo de Dios, el Santo de los santos, del resto de estancias. Allí se veneraba la presencia de Dios. Sólo entraba en aquel recinto el Sumo Sacerdote en los días establecidos.

En el lugar santo estaban los panes de la proposición, el altar de los sacrificios. En lo más interno llamado santo de los santos estaba el incensario de oro, y había estado siglos antes el arca de la Alianza, toda cubierta de oro; en el arca había una urna de oro conteniendo maná con el que Dios había alimentado a los judíos en el desierto, y también la vara de Aarón, la que floreció ante Dios como señal de elección divina. Se conservaban allí las tablas de la Ley que recibió Moisés de parte de Dios.

Sobre el arca, dos querubines de oro que se miraban y cubrían con sus alas la mesa de los panes de la proposición.

El velo rasgado fue la señal para los que estaban en el Templo y guardaban las cosas de Dios. Acababa de empezar un nuevo tiempo, lo antiguo ya estaba acabado. El maná era cambiado por el Pan vivo que es la Eucaristía. La ley era llevada a su plenitud, la elección era en el Hijo amado que se había entregado por los hombres. El sacrificio era cambiado por el sacrificio perfecto de la cruz en la que el Sacerdote es Cristo -hombre perfecto- que ofrece la víctima perfecta -Él mismo- con un amor y una obediencia perfectos. Sacrificio agradable a Dios. La acción más trascendente y más sagrada que los hombres podía realizar en la tierra. Todo lo anterior eran figuras de lo que acababa de suceder, ese era su valor. Ahora ya no eran necesarios. Dios había abierto una alianza perfecta.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
1 comentario en “El velo del Templo”
  1. Rosa Dijo:

    El maná era cambiado por el Pan vivo que es la Eucaristía.

    Me puedes argumentar biblicamente esto?????




css.php