Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Señor pronunció mi nombre


24 marzo 2009
Sección: El Calendario litúrgico

Hay mucha gente que lleva meses preparando las celebraciones de estos días. En algunas regiones del mundo la Semana Santa tiene tanto arraigo popular, ha generado tantas tradiciones, que exige una "puesta en escena" compleja y costosa: cofradías, procesiones, espectáculos, … Los seres humanos, cuando sentimos que algo nos va, somos capaces de muchos sacrificios, de mucho entusiasmo.

¿Es posible preparar del mismo modo nuestro itinerario interior? La liturgia de estos días nos ayuda a vivir intensamente el triduo sacro. Hoy martes, y mañana miércoles, somos invitados a espabilar el oído para no perdernos ninguna palabra. El profeta Isaías comienza con una exhortación a escuchar: "Escuchadme, islas; atended, pueblos lejanos". La escena que Juan describe está llena de confidencias que sólo pueden percibirse con un oído fino: la pregunta del discípulo amado, la respuesta de Jesús, la admonición a Judas, el diálogo entre Jesús y Pedro.

El Señor pronunció mi nombre

Me parece que el martes santo es un día ideal para el silencio y la escucha, para caer en la cuenta de un par de verdades que sostienen nuestra vida.

Primera: existimos porque el Señor nos ha llamado en las entrañas maternas, porque ha pronunciado nuestro nombre. ¿Te sientes un don nadie, producto del azar, poco querido por tus padres o por las personas que te rodean? ¡El Señor sigue pronunciando tu nombre! ¿Te parece que tu vida es una sucesión de acontecimientos sin sentido? ¡El Señor sigue pronunciando tu nombre! ¿Crees que no merece la pena confiar en el futuro? ¡El Señor sigue pronunciando tu nombre!

Segunda: el Señor quiere hacer de nosotros una luz para que su salvación llegue a todos. ¿Te parece que tu vida no sirve para nada? ¡Tú eres luz! ¿Tienes la impresión de que nunca cuentan contigo para lo que merece la pena? ¡Tú eres luz! ¿Atraviesas un período de oscuridad, de desaliento, de prueba? ¡Tú eres luz!

No quisiera olvidar ese ejercicio de diálogo a cuatro bandas que se da entre Jesús, el discípulo amado, Simón Pedro y Judas, en una cena trascendental en la que Jesús se encuentra "profundamente conmovido".

El discípulo amado y Pedro formulan preguntas: "Señor, ¿quién es?", "Señor, ¿adónde vas?", "Señor, ¿por qué no puedo acompañarte ahora?". Quién, adónde, por qué. En sus preguntas reconocemos las nuestras. Por boca del discípulo amado y de Pedro formulamos nuestras zozobras, nuestras incertidumbres.

Judas interviene de modo no verbal. Primero toma el pan untado por Jesús y luego se va. Participa del alimento del Maestro, pero no comparte su vida, no resiste la fuerza de su mirada. Por eso "sale inmediatamente". No sabe/no puede responder al amor que recibe.

Jesús observa, escucha y responde a cada uno: al discípulo amado, a Judas y a Simón Pedro. La intimidad, la traición instantánea y la traición diferida se dan cita en una cena que resume toda una vida y que anticipa su final. Lo que sucede en esta cena es una historia de entrega y de traición. Como la vida misma.

Gonzalo Fernández, claretiano

Comentarios
No hay comentarios en “El Señor pronunció mi nombre”
  1. inelva diaz montaño Dijo:

    gracias a dios a ustedes,que hay este medio para aprender mas de dios.

  2. inelva diaz montaño Dijo:

    gracias a dios a ustedes,que hay este medio para aprender mas de dios.

  3. inelva diaz montaño Dijo:

    gracias a dios a ustedes,que hay este medio para aprender mas de dios.

  4. Gregorio Dijo:

    Que el Señor los bendida en su tareamisionera, en las junglas de internet y nuestra vida humana.

  5. Gregorio Dijo:

    Que el Señor los bendida en su tareamisionera, en las junglas de internet y nuestra vida humana.

  6. Gregorio Dijo:

    Que el Señor los bendida en su tareamisionera, en las junglas de internet y nuestra vida humana.




Untitled Document
 

css.php