Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El niño del Tambor

SheilaMorataya-Fleishman
16 julio 2008
Sección: El Calendario litúrgico

Cada navidad la escuchamos una y otra vez. Crecimos cada navidad con ella y si ahora somos padres la tocamos y enseñamos a nuestros hijos

“El niño del tambor” es una canción que, año tras año, enternece el corazón. Pero más que palabras no buscadas, un significado muy grande hay en su contenido. Una misión para cada uno de nosotros los católicos y cristianos que celebramos cada año el nacimiento de Jesucristo. El niño y su tambor canta a una conversión constante, es una llamado del hombre al hombre mismo a amar. Servirá imaginarte que eres un pequeño tamborilero y que vas a cantarle a su Alteza Real el Rey Jesús de Belén esta simple y evangelizadora canción:

“El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió”,

El camino a Belén reside en el corazón de cada uno, con todas sus venas, entradas y salidas de sangre. Ahí, hoy, en esta, una de las épocas más convulsionadas de la historia quiere nacer Dios. Tal vez tu corazón este cubierto de pena, rencor, dolor, enojo, o desaliento(nieve). Pues quizá a lo largo del año hubieron penas de amor, proyectos que no se realizaron y tantas cosas más que sin lugar a dudas uno por uno van cubriendo nuestro corazón hasta llegar a congelar su sangre misma. Este es el momento del año en que tu valle puede quedar limpio otra vez de toda esa nieve que lo cubre, hasta llegar a develar un corazón por el que la sangre corre libre para un nuevo comienzo. Estas a punto de contemplar un bebé, un recién nacido que además es Dios. ¿Qué corazón humano no se derretirá ante la dignidad de un niño?

“Los pastorcillos quieren ver a su Rey le traen regalos en su humilde zurrón

Ropopompom ropopompom

Ha nacido en un portal de Belén el Niño Dios”.

Tú eres uno de esos pastorcillos, yo soy otro, juntos llevamos regalos hasta el humilde establo de Belén. Ahí mismo encontraremos al Señor José y la Señora María, ¿Qué regalos le agradarían al niño? Quizá tienes tiempo de haberte distanciado de aquella amiga tan querida y por puro prejuicio de orgullo humano no se han hablado. El niño quiere ese regalo, que sigas y obedezcas a tu corazón y salgas en busca de esa amistad nuevamente. Como calmarás su hambre de amor que no tiene prejuicios, que hace humilde la inteligencia, que se abandona a la propia humanidad llena de defectos para poder mostrar su humilde zurrón, ropopompom, ropopompom.

“Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade Señor,

Más tu ya sabes que soy pobre también y no poseo más que un Viejo tambor

Ropopompom ropopompom en tu honor frente al portal tocaré, con mi tambor”

Si, cada uno de nosotros, tu, el amigo, la amiga, yo misma, queremos dar lo mejor que tenemos. Queremos ser donación de amor para el otro pues nuestra vocación humana y divina es el amor y si en esa donación va de por medio el amor por Jesús, ¿Qué presentes le agradarán más? Talvez que cuando tu hijo te pida jugar lo hagas con amor y paciencia. Quizá que cada mañana de este mes de adviento(venida), medites en torno a los pobres materiales y de esa forma vigils la forma en que usarás el dinero. Los regalos de navidad deben de ser significativos más que extravagantes. Y ¿Qué será para ti el Viejo tambor? Puede que venga en forma de generosidad, de servicio o de escucha atenta. ¿Qué es lo mejor que posees para darle al Rey Niño?

“El camino que lleva a Belén, yo voy marchando con mi Viejo tambor

Nada mejor hay que te pueda ofrecer, su ronco acento en un canto de amor

Ropopompom ropopompom”.

Sigue marchando amigo con tu tambor en forma de humildad, de respeto, de alegría, de empatía, de solidaridad y ofrece, siempre ofrece a Dios la vida entera. Busca momentos en los que puedas hacer silencio interior para estar a solas con El y decirle en actitud de adoración: sé que ya te hiciste hombre como yo y que también abrazaste el dolor como nadie. Jesús por favor te pido que me santifiques aún sabiendo que estoy lleno de defectos. Y llorando como niño ofrécele tu corazón un año más. Imagina que es un mantel, una alfombra, un pedazo de plastilina o barro que esta dispuesto a hacerse moldear por Él. ¿Qué mejor que ofrecer tu propio corazón a este Niño Dios para que te haga intensamente humano y divino como lo fue Él?. El camino que lleva a Belén, que hermoso es saber que esta dentro de tu propio corazón ropopompom, ropopompom.

“Cuando Dios me vio tocando ante Él me sonrió”.

Tocarás ante El todos los días y le verás sonreír cuando abraces todas las mañanas a tu pareja y le digas cuanto lo amas; cuando al despedir a tus hijos al colegio les pidas la bendición para ti, cuando tengas un detalle delicado con el servicio doméstico de tu casa, cuando hornees una torta para tus vecinos, cuando todos los días bailes las canciones de navidad con tus hijos. Tocarás para El al salir a la calle y des una Mirada de amor a un pobre, cuando escribas una carta a una amiga que hace tiempo no ves, cuando ores por todos aquellos que están solos y cuando llores en silencio y le pidas perdón por no haber amado y amadóle lo suficiente. ¡Cómo te sonreirá!. ropopompom, ropopompom.

El adviento es esa época para crecer como cristianos, para enriquecer el corazón a medida que esperas ansiosamente por Cristo, El Salvador y Cordero. Trata de hacer una pausa para meditar profundamente en el significado de esta canción y descubre la belleza extraordinaria que encierra el pertenecer al Reino de Cristo. ¡Ven Señor, te espero!

Comentarios
4 Comentarios en “El niño del Tambor”
  1. guillermo martínez caballero Dijo:

    maravillosa canción, por el dedo de dios se escribió

  2. guillermo martínez caballero Dijo:

    maravillosa canción, por el dedo de dios se escribió

  3. guillermo martínez caballero Dijo:

    maravillosa canción, por el dedo de dios se escribió

  4. Jmduran Dijo:

    Este canto nos muestra la grandeza de Dios, el deseo que como hijos tenemos por estar con él en el fin de los tiempos.

    Bendiciones




css.php