Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


3er. Miércoles de Cuaresma


15 julio 2008
Sección: El Calendario litúrgico

Del Libro de San Teófilo de Antioquía, obispo, a Autólico

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios

Un espejo puede reflejar con más o menos fidelidad tina figura y el ojo puede ver o no ver el sol; pero esto no prueba ni la existencia del sol, ni de la figura. Sólo prueba que el espejo y el ojo no resultan aptos para reflejar o ver, quizá porque están, respectivamente, rotos o enfermos. Así sucede con Dios. Podemos conocerla o no, podemos comprenderlo más o menos; no depende simplemente de él, sino del espejo de nuestra alma, de los ojos de nuestro espíritu. Y la fe" nunca es suficientemente límpida, nunca del todo sencilla; está necesitada de una purificación continua para acercarse a Dios en Cristo.

Si tú me dices: «Muéstrame a tu Dios», yo te responderé: «Muéstrame primero qué tal sea tu persona», y entonces te mostraré a mi Dios. Muéstrame primero si los ojos de tu mente ven, si los oídos de tu corazón oyen.

Del mismo modo, en efecto, que los que gozan de la visión corporal perciben lo que sucede aquí en la tierra y examinan las cosas opuestas entre sí como son la luz y las tinieblas, lo blanco y lo negro, lo deforme y lo hermoso, lo proporcionado y lo que no lo es, lo mesurado y lo desmesurado, lo que rebasa sus límites y lo que es incompleto, y lo mismo podemos decir con respecto a lo que es objeto de audición los sonidos agudos, graves, agradables, así también acontece con los oídos del corazón y los ojos de la mente, con respecto a la visión de Dios.

Efectivamente, Dios se deja ver de los que son capaces de verlo, porque tienen abiertos los ojos de la mente. Porque todos tienen ojos, pero algunos los tienen bañados en tinieblas y no pueden ver la luz del sol. Y no porque los ciegos no la vean deja por eso de brillar la luz solar, sino que ha de atribuirse esta oscuridad a su defecto de visión. Así tú tienes los ojos entenebrecidos por tus pecados y malas acciones.

El alma del hombre debe ser nítida como un espejo reluciente. Cuando en un espejo hay herrumbre, no puede el hombre contemplar en él su rostro; del mismo modo, cuando hay pecado en el hombre, no puede éste ver a Dios. Pero, si quieres, puedes sanar; confíate al médico y él punzará los ojos de tu mente y de tu corazón. ¿Quién es este médico? Dios, que por su palabra y sabiduría creó todas las cosas, ya que, como dice el salmo: La palabra del Señor hizo el cielo; el aliento de su boca, sus ejércitos. Eminente es su sabiduría. Con ella fundó Dios la tierra; con su inteligencia consolidó lo?"cielos, con su ciencia brotaron los abismos y las nubes destilaron rocío.

Si eres capaz, oh hombre, de entender todo esto y procuras vivir de un modo puro, santo y piadoso, podrás ver a Dios; pero es condición previa que haya en tu corazón la fe y el temor de Dios, para llegar a entender estas cosas."" Cuando te hayas despojado de tu condición mortal y hayas revestido la inmortalidad, entonces estarás en disposición de ver a Dios. Porque Dios resucitará tu cuerpo, haciéndolo inmortal como el alma, y entonces, hecho tú inmortal, podrás contemplar al que es inmortal, si ahora crees en él.

Comentarios
No hay comentarios en “3er. Miércoles de Cuaresma”